FANDOM


Portada - Los Tiempos Oscuros

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana...

El Imperio Galáctico se ha alzado como la nueva potencia dominante, y en tan solo unos pocos años, absorbio mundo tras mundo y subyugo especies enteras. La bandera imperial ondeaba sobre la galaxia, y no había mucha oposición. Pequeñas células rebeldes organizaban ataques en un desesperado intento de triunfar, pero la mayoría de estas eran destrozadas antes de que se convirtieran en una amenaza mayor. Sin que los Imperiales supieran, el Caballero Jedi Edefen Shan y Maris Brood se encontraban en Alderaan, hasta que la guerra llega al planeta, y una célula Partissana pone en peligro la seguridad de ambos...

El Lago Organa

Alderaan, Regiones del Núcleo, 14 ABY

Edefen desperto agitado dentro de la choza. Su cabello largo de color castaño estaba haciendolo sudar de más, y una barba había surgido alrededor de su rostro. Había tenido otra pesadilla con la Orden 66, donde vío varios clones masacrando a sus seres queridos. Vío a Dion morir en un tiroteo. Estaba agitado, así que decidió ponerse la camisa. El Jedi salio en pleno amanecer y observo el lago Organa. Al fondo pudo observar una ciudad de Alderaan, donde se encontraba su benefactor, Bail Organa. - ¿Qué paso? - pregunto Maris. - Nada, solo un mal sueño - respondió Edefen. Desde hacía algunos años, Edefen había abandonado los estilos de vida Jedi, pero aun así entreno con lo que sabia a Maris. Ella ahora tenía diez años, y era lo mas cercano que tuvo a una hija. - Venga, vamos a ir por algo de comida - le dijo Edefen.

Bail Organa observo desde una inmensa torre la ciudad entera. Desde hacía algunos días, había tenido reportes de terroristas en el lugar. Terroristas de una alianza que se hacía llamar "Partisanos", guerreros de Onderon que luchaban por la justicia. Pero en realidad, provocaban mas muertes de las que queria salvar, o al menos eso quería creer Organa. Un interrogatorio con un soldado Partisano de nombre Inketh, un Dresseliano, le develo a Organa que los Partisanos querían acabar con el imperio y todos sus fieles, incluyendo civiles inocentes. Una actitud repudiable sin duda. Pero las fuerzas armadas de Alderaan no eran suficientes para terminar con todos ellos, por lo que Bail tuvo que llamar a su peor enemigo: El Imperio. - General Organa, un gusto en conocerlo - dijo un oficial imperial. - No quiero darle la mano, saben que tienen trabajo que hacer - dijo Organa. - Lo siento, solo queria informarle que seria necesario investigar el Lago Organa, creemos que puede haber Partisanos escondidos en los bosques - dijo el oficial. - Ya les dije que el Lago Organa esta despejado, no tienen de que preocuparse - dijo Organa.

Escape de Alderaan

Alderaan, Regiones del Núcleo, 14 ABY

Edefen observo el amanecer en el planeta. El lago estaba lleno de peces en esos momentos. Un momento adecuado para compartir un rato con Maris. - La vida en Alderaan es muy calmada, es lo bueno del exilio - dijo Edefen. - No tanto, era mas interesante cuando uno era jedi - dijo Maris. - Ahora no somos Jedi, la orden cayo, y tendremos que adoptar nuevas costumbres, podremos seguir usando la fuerza, sí, pero ya no en la forma que la antigua orden la usaba - dijo Edefen. Edefen entonces jalo un pescado y lo observo. - Carpa Alderaaniana, he escuchado que son muy deliciosas cuando son asadas - dijo Maris. - Si, tal vez - dijo Edefen. Pero hubo un momento en que sintio una misteriosa presencia. Entonces volteo hacia arriba. - Oh mierda, nos encontraron... - dijo asustado. Edefen observo a un destructor estelar Clase-Imperator. - ¿No deben estar aquí por nosotros? ¿O sí? - pregunto Maris. - No lo se, debe ser por los Partisanos, esos terroristas de los que me hablo Bail - dijo Edefen. 

Edefen volvio a la casa y entonces contacto con Bail. - Bail, ¿Qué sucede? - pregunto Edefen. - Los Partisanos y sus ataques hicieron que me viera obligado a colaborar temporalmente con el Imperio, sugiero que abandones Alderaan, si te descubren, podrian acabar con los dos - dijo Bail. - Bien, entiendo, nos vamos Maris - le ordeno a la Zabraak. - Edefen, que la fuerza te acompañe - dijo Bail. Edefen asintió y los dos guerreros abandonaron la choza, llevandose consigo blásters, los sables, y el holocomunicador.

Los dos Jedi abandonaron el lago y se dirigieron hacia la ciudad. Esta estaba construida en edificios de color blancuzco, y un suelo de color turquesa. Las vistas de la ciudad de Alderaan eran hermosas, un sitio perfecto para vivir de no ser por los Tiempos Oscuros. - Rápido, debemos buscar el Halcón de Ebano, esta en uno de los estacionamientos de la Casa de Bail - dijo Edefen. Los dos jedi avanzaron a traves de la gente. Los dos avanzaron entre las calles y llegaron hacia el edificio de la casa de Bail, entonces comenzaron a subir las escaleras. - Maldita sea, debimos haber usado el elevador - dijo Edefen. - Ya, solo avancemos - dijo Maris. Los dos llegaron hacia la parte de arriba del edificio y vieron a un escuadron de Stormtroopers. - Mierda - dijo entre dientes Edefen. - ¿Jedi? ¡Intentan robar este lugar! ¡Acaben con ellos! - exclamo un Stormtrooper. Los soldados de asalto abrieron fuego contra Edefen, el cual bloqueo las disparos enemigos con su sable. - ¡Señor! ¡Tenemos Jedi! - exclamo un soldado por el comunicador. Edefen arrojo al stormtrooper contra el Halcón, matandolo. El casco de este cayo rodando por el suelo, y mostro que su rostro no era el típico rostro de un soldado clon. - ¿Qué carajo? - se pregunto Edefen. - Deben estar reclutando nuevos miembros, ¿Pero por qué? - pregunto Maris. - Los clones, al igual que los droides solo eran titeres, tarde o temprano serían reemplazados, pero dudo mucho que estos reclutados sean igual de eficaces que sus contrapartes clon - dijo Edefen. 

Los dos abordaron un carguero Corelliano y entonces alzaron el vuelo. El carguero avanzo con estruendo entre la atmósfera, y entonces salio de esta, dejando atrás al crucero estelar que vino a revisar la actividad guerrillera. - ¿A donde iremos? - pregunto Maris. Pero entonces Edefen se dio cuenta de que lo seguían. - ¡Nos siguen cazas TIE! ¡Usa la artillería! - exclamo Edefen. Maris tomo los cañones de la nave y comenzo a atacar a los cazas redondos con alas que funcionaban en base a la energía solar. Las naves abrían fuego contra el carguero, pero este lograba evitar los disparos. - ¡Maldita sea! ¡Debemos conseguir llegar hacia el punto de hipersalto más cercano! - exclamo Edefen. - ¡Lo lograremos! - exclamo Maris. El viejo droide de Pheng entonces se conecto a los sistemas de la nave. - ¡Pedazo de chatarra! ¡Activa los escudos traseros! - exclamo Edefen. El droide entonces genero escudos de energía en la parte de atras de la nave, los cuales recibían los impactos de fuego enemigo.

La nave entonces llego hacia una de las lunas de Alderaan, el punto donde darían su salto hiperespacial. - ¡Rápido! ¡Activa los motores! - exclamo Edefen. - ¿A donde nos dirigimos? - pregunto Maris. - ¡Conozco de un planeta! ¡Balmorra! - exclamo Edefen. La nave entonces salto en el hiperespacio, escapando de sus perseguidores.

Confrontación en Balmorra

Balmorra, Regiones del Borde Medio, 14 ABY

El Halcón de Ebano arrivo sobre Balmorra, un mundo el cual hasta entonces era libre. - Oh maldita sea... - dijo al contemplar una estación órbital imperial. - Bien, las cosas cambiaron, ¿Ahora como salimos vivos? - pregunto Maris. El droide comenzo a hacer una extraña especie de pitidos. - Parece que los imperiales no se interesan en nosotros, pero, ¿Por qué? - se pregunto Edefen. La nave entonces fue atraída por el rayo tractor de la nave, el cual la deposito en sus hangares.

Cuando Edefen bajo, observo que los Stormtroopers no se dieron cuenta de ellos. - Estan enfocados más en combatir - dijo Maris. Entonces hubo una explosión tras otra. Un grupo de Insurreccionistas equipados con armamento viejo de las Guerras Clon habrían fuego contra los Soldados de asalto. - Creo que deberiamos irnos - dijo Maris. En ese instante, un guerrillero disparo con un lanzacohetes contra la cabina de mando del Carguero, la explosión resultante arrojo a Edefen y Maris. - ¡No! - exclamo enfurecido. - Bueno, al menos todavía debe servir - dijo Maris. Entonces Edefen intento trazar otro plan. - Debe haber mas naves en esta estación, pero no se donde se encuentra el otro hangar - dijo Edefen. - Tal vez este en la sala de mando de la estación, deberiamos ir a ver - dijo Maris. - Bien, mantente atrás de mí - dijo Edefen.

Los dos avanzaron entre los disparos entre ambas fuerzas Insurreccionistas e Imperiales. Edefen encendio su sable de luz y bloqueo los disparos de los soldados de asalto, pero entonces un grupo de milicianos los observaron y abrieron fuego contra ellos. Edefen bloqueaba los disparos y entonces ataco a los milicianos, los cuales no opusieron resistencia ante el sable de luz. Edefen con un ataque del sable le corto la cabeza a un miliciano y pateo su cadaver, para continuar avanzando. Maris encendio sus sables y bloqueaba los disparos. Un Stormtrooper intento dispararle, pero Maris salto y cayo sobre su enemigo, hundiendolo sus sables pequeños en el pecho. Los dos sables eran de color verde, y el aura de energía de la fuerza que liberaba eran del mismo color. Edefen arrojo a un Stormtrooper contra un grupo de milicianos, dejandolos inconscientes.

Los disparos entre ambos bandos permitieron que llegaran hacia otra habitación, pero entonces observaron un AT-ST. - Oh rayos... - dijo Edefen. El AT-ST disparo contra los dos Jedi, pero ellos se movieron y esquivaron sus disparos. El enorme caminante se movia rápido en un intento de atraparlos, pero entonces Edefen se mostro. - ¡Oye! ¡Ven a por mí! - exclamo. El caminante se volteo hacía Edefen para abrir fuego, pero no pudo. Edefen levanto una mano y entonces comenzo a usar la fuerza, pero estaba haciendolo de una forma que jamas había hecho. El Jedi comenzo a abollar la cubierta de metal del AT-ST, y sangre comenzo a salir de su nariz debido al esfuerzo que estaba haciendo. La parte de arriba de forma cuadrada comenzo a abollarse, y entonces estallo. El caminante intento mantenerse en pie, pero cayo derribado. - ¡Eso estuvo increíble! - exclamo Maris. Edefen se limpio la sangre de su nariz y entonces observo a un miliciano con pica de fuerza. El miliciano corrió hacia el blandiendo su arma, pero Edefen bloqueaba los ataques. El miliciano lograba contrarrestar de forma perfecta los ataques de Edefen, algo que lo sorprendió. - ¡Maris! - exclamo pidiendole ayuda. Maris emergio detras de unas cayas y salto sobre la espalda de su enemigo, hundiendole los sables de luz en su espalda. - ¡Ah! - grito de forma agonizante el miliciano, entonces Edefen le corto la cabeza.

Los dos jedi avanzaron a la sala de mando, pero entonces observaron a un Jedi de al menos unos ochenta años en el puente. - Dos Jedi, creí que estaban muertos en su mayoría - dijo el jedi. - ¿Quíen eres? - pregunto Edefen. Aquel hombre tenía la cara arrugada, y tenía una coleta en su cabello. - General Rahm Kota - respondió. - ¿Qué haces en esta batalla? ¡No es buen lugar para exiliarse! - exclamo Edefen. - Lo mismo les diría a ustedes - dijo Kota. - Enserio, ¿Qué haces aquí? - pregunto Edefen. - Liderando a mis fuerzas - respondió Kota. - ¿Esos milicianos son tuyos? - pregunto Edefen. - Así es - respondió Kota. - ¿Como reuniste tantos seguidores en poco tiempo? - pregunto Maris. - Ellos me siguen desde la Guerra de los Clones, cuando esta estallo, sabía que los clones no eran de confiar, así que comence a reclutar a damnificados, insurreccionistas y criminales de guerra, los cuales me apoyaron en la causa de combatir a los Separatistas, nos encontrabamos en Corellia cuando todo sucedio, tuve ventajas de seguir vivo y aprovechamos para unirnos a un grupo mayor que combatiera al Imperio - dijo Kota. - ¿Una grupo mayor? - pregunto Edefen. - Mi milicia y yo pertenecemos a una facción rebelde, los Partisanos, a su vez pertenecemos a una causa mucho mayor, la Red Rebelde - dijo Kota. - Escuche de ustedes, terroristas, masacran civiles, blancos imperiales, todo lo que se cruce en su camino - dijo Edefen. - Una desgracia, lo se, pero a toda costa debemos conseguir la victoria - dijo Kota. - Supongo que entonces ya no eres un Jedi, parece que estamos en las mismas - dijo Edefen. Kota solto una carcajada. - ¡Señor! ¡Hemos aniquilado a todas las fuerzas Imperiales! No dejamos a ningun testigo, ni un solo trabajador - dijo un general. - Bien, activare la secuencia de autodestrucción de la estación y nos vamos de este lugar - dijo Kota.

Kota y Edefen caminaron por la base mientras la alarma de autodestrucción sonaba. Cuidadoso de no pisar ningun cuerpo, se encontraba hablando con Kota. - ¿Hay mas Partisanos? - pregunto Edefen. - Así es, un líder importante es Saw Gerrera, el se encuentra en el planeta de Wrea, puedes contactar con el y con algo de suerte te asignara un puesto en mi facción o en la suya - dijo Kota. - Interesante, pero, ¿Si no me acepta? - pregunto Edefen. - Bien, puede matarte o entregarte a otra facción de la Red Rebelde - dijo Kota. Edefen quedo asustado al oír eso. - ¡Vamos! ¿Le tienes miedo a un sujeto que probablemente sea mas flaco que tú, y no tenga conocimiento de combate alguno? - pregunto Maris. Kota río. - Gerrera no es como cualquier superior de la República con el que hayan trabajado, es un guerrero hecho y derecho - dijo Kota. - Llevame con el - indico Edefen.

Un Nuevo Comienzo

Wrea, Regiones del Borde Exterior, 14 ABY

Edefen aterrizo en una nueva nave, junto a Maris y al droide T3. El droide genero un sonido extraño que indicaba preocupación. - Calma "Clanker", todo estara bien - dijo Edefen. Mientras avanzaba, observo las costas de Wrea, con olas que azotaban constantemente la playa. Los otros Partisanos lo observaban con recelo. - Pase lo que pase, no demuestres que somos Jedi, podrían vendernos por información - dijo Edefen. Cuando entraron en el puesto de avanzada de la República, observaron a varios guerreros de distintas razas. Había Togrutas, Twi´lek, dos Gamorreanos, entre otras. Una pequeña niña se encontraba jugando con un decodificador. Viendola mas de cerca, se dio cuenta que era aquella niña que salvo en Lokori. - ¿Jyn? - pregunto en voz alta. La niña levanto su cara y lo observo. Ella le sonrió al verlo, y Edefen devolvio su sonrisa. - ¿Se conocen? - pregunto Maris. - Algo así - respondió Edefen. - Oye estrellita, ¿Sabes donde se encuentra Saw Gerrera? - pregunto Edefen. - Sí, le informare que lo estas buscando - dijo ella. Desde la última vez que la había visto, había cambiado, y se le hizo extraño verla en una base de una celúla terrorista. Cuando regreso, la acompañaba un hombre de tez morena fornido, con la cabeza rapada y una frondosa barba. Estaba apoyandose en un bo. - ¿Quíen eres tú? - pregunto Gerrera. - Mi nombre es Edefen Shan, vengo de Balmorra, el General Kota me ordeno que viniera - dijo Edefen. - ¡Nosotros no admitimos a cualquier hombre! ¡Debes probar que eres combatiente! - exclamo Gerrera. Edefen se acerco celosamente a Gerrera y le mostro un sable de luz. - ¿Jedi? - pregunto Gerrera. - Lo fui, sí - respondió Edefen. - Sigueme, a la habitación de Jyn - dijo Saw.

- Supongo que abandonaste las tradiciones de la orden, como Kota - dijo Gerrera. - Así es - respondió Edefen. - ¿En qué batallas participaste? - pregunto Saw. - Bueno, antes de ser Jedi trabaje con Devastadores, ¿Oiste alguna vez de la masacre de Eriadu? Yo estuve allí, también estuve en una confrontación en Tatooine, detuve el tráfico de esclavas en el Corredor de Kessel, sin mencionar que rompimos el récord de recorrerlo en unos seis meses, entre otros combates que prefiero olvidar, sin mencionar que participe durante mi estadía con los Jedien la Batalla de Rhen Var, la Batalla de Sullust, una escaramuza en Kashyyk, una batalla en Jandoon, una escaramuza en Ryloth, Kril´dor, y sin olvidarnos de la última batalla que libre, Lokori - dijo Edefen. - No es exactamente el perfil de un veterano, pero sirve de algo - dijo Saw. - Oye, ¿Comó paro esta niña en tus manos? - pregunto Edefen. - Es mi hija - dijo Gerrera. Edefen comenzo a carcajearse como loco. - Qué buen chiste Saw, ya enserio, ¿Como la encontraste? - pregunto Edefen. - Es mi hija - dijo Saw. - Mmmmm, curioso, si mal no recuerdo, yo la rescate en Lokori junto a su padre - dijo Edefen. Jyn bajo la cabeza. - ¿Galen? ¿Galen Erso? - pregunto Saw. - Ajam, ¿Por qué? - pregunto Gerrera. - Fuimos amigos, recientemente fue secuestrado por el Imperio en un proyecto de cristales Kyber, su madre murió y dejaron a Jyn huerfaná, se quedara conmigo - dijo Saw. - Ya veo, vale, cuidala bien, presiento un futuro importante en ella - dijo  Edefen. Jyn sonrió al haber escuchado eso. - Mmmm, si conoces a Galen, puedes ofrecerme ayuda, tengo una misión para tí - dijo Saw. - Bien, damela - dijo Edefen.

- Recientemente, mis espías descubrieron que posiblemente Galen esta involucrado en una ruta de comercio que no he descifrado, conecta con Felucia y Telos IV, necesitamos sabotear la ruta y encontrar a Galen - dijo Saw. - ¿Se permite un rescate? - pregunto Edefen. Saw asintió secamente. - Primero los mundos menores, después Mimban, ¿Entendido? - pregunto Saw. Edefen asintió y partió. - ¡Espera! ¡No te he dicho con que célula trabajaras! - exclamo Saw. - ¿Cuál? - pregunto Edefen. - Iras con las fuerzas de Kota - dijo Saw.

Telos IV, Regiones del Borde Exterior, 14 ABY

Desde la órbita, una gran parte de Telos IV estaba cubierta en bosques de vegetación trópical, y el resto en una inmensa ciudad, construida desde los tiempos de la antigua República. Sobre la órbita del planeta se encontraba un crucero Clase-Venator reparado y recuperado, utilizado por los Partisanos de Kota. El mundo de Telos IV tenía importantes operaciones mineras en las regiones salvajes de aquel mundo, aquellas que no fueron colonizados y proliferaban de vida. - Bien, llegamos al sitio correcto - dijo Edefen. Su nueva nave, un caza Arc-170 modificado de color rojo y azul se adentro en la atmósfera del planeta.

El caza estelar aterrizo en las regiones cercanas a un bosque, aprovechando el caos de la batalla. - ¿A donde vamós? - pregunto Maris. - Espera aquí - le indico Edefen. Con un par de electrobinoculares, observo la lejanía. Había fuerzas imperiales movilizandose. - Los Imperiales estan desesperados desde que las fuerzas del General Kota arrivaron al planeta, tratan de cubrir todo el terreno posible. Debes ayudar a las fuerzas terrestres del General Kota, atacaran ese convoy Imperial no muy lejos de tu ubicación actuál - dijo Saw por el comunicador. - Entendido - dijo Edefen. - ¿Saldremos de las sombras? - pregunto Maris. - Escucha bien, Maris, esto lo hago por nuestro bien, nos vengaremos del Imperio, acabaremos con su legado de terror - dijo Edefen. - ¿Cón más terror? - pregunto Maris. - Hay que combatir fuego contra fuego - dijo Edefen.

Un grupo de fuerzas de la armada Imperial avanzaba en el bosque, acompañada de los Stormtroopers de la Legión 212th. - Vaya, estos terroristas creen poder ganar, cuando llegue la flota Imperial arrasaran con su único transporte -dijo un soldado. - No te confies demasiado, escuche que los lidera un Jedi Renegado, las tácticas de esos guerreros segun cuentan las leyendas eran buenas - dijo un soldado. - ¡Silencio! - exclamo un Stormtrooper. - ¿Qué sucede? - se pregunto un soldado. - Nada, solo me estresaron, mantengan la guardia, ¿Entendido? - pregunto un cápitan.

Benthic, un Tognarth observaba desde la colina junto con los otros militares. - El General Kota ordeno que atacaramos cuando el convoy estuviera en el punto de reunión, ¿No es hora ya? - pregunto un cápitan de la milicia. Benthic y su hermano Edrio eran Tognart del Nar Togna, un mundo lejano del borde exterior, el cual ahora se encontraba bajo opresión Imperial. Su objetivo era liberar a la galaxia del imperio, mediante guerra de guerrillas, hostigando al enemigo. Normalmente las fuerzas de Kota arrivaban a un sistema que se encontrara desprotegido, sin una flota de defensa particular y arrasaban con todas los objetivos Imperiales en el planeta, para huir en cuanto llegara la flota. Pero esta operación no era un simple encontrar y destruir, el objetivo era recuperar cargamentos de cristales Kyber en el planeta. El Imperio comenzo operaciones a escala interplanetaria para obtener Cristales de Kyber, habían extraído recursos de planetas enteros, dejando a dichos mundos estériles. Los cristales eran enviados hacía una ruta un tanto peculiar, atravesaban mundos como Telos IV o los puestos de avanzada en Felucia, y habían sido llevados a Telos IV con la intención de destruir el cargamento imperial de aquel planeta. - El General Kota informo que vendrían refuerzos, debemos esperar a esos refuerzos - dijo Edrio, el hermano de cáscara de Benthic.

Los Imperiales se encontraban avanzando, pero entonces, en medio de la movilización, uno de los soldados de la armada diviso una figura humanoide. - ¿Quíen es? - se pregunto. - No es ningun supervisor, levanten sus armas - ordeno un cápitan. Los Stormtroopers y soldados de la armada se prepararon para pelear. - ¡Identifiquese! - exclamo un oficial pilotando un AT-ST. - Mi nombre, es Edefen Shan, formalmente pertenecía a la Orden Jedi, hasta que gente como ustedes ordeno un ataque, una masacre, ahora, en venganza, masacrare a sus civiles como ustedes masacraron no solo Jedi, si no inocentes en sus campañas genocidas, luchare por todos aquellos que no pueden contra la opresión, ¡Y acabare con el imperio pieza por pieza! - exclamo enfurecido Edefen. - ¡Disparen al Jedi! - exclamo el oficial. Edefen encendió su sable de luz y comenzo a bloquear los disparos de los Stormtroopers y Soldados, pero sabía que no sería mucho lo que aguantaría. - Vamos Saw, envia a tus soldados - dijo Edefen.

- ¡Ahora! - exclamo Benthic. Los dos Partisanos con un movimiento de sus manos ordenaron a los Partisanos que comenzaran su ataque. Uno de ellos abrio fuego con su lanzacohetes y derribo un AT-ST, permitiendole a los otros avanzar. Los milicianos comenzaron a abrir fuego contra las tropas Imperiales, las cuales caían derribadas ante los disparos. - ¡Prosigan el ataque! - ordeno Benthic. Un Miliciano arrojo una granada al suelo y entonces la explosión acabo con varios Stormtroopers. En medio del ataque, las explosiones generaron llamas que comenzaron a dañar el terreno. - ¡Súban la colina! - exclamo Benthic. Los milicianos se movilizaron rápido, haciendo uso de vehículos pequeños como el AT-RT. Entre las tropas insurreccionistas, se encontraban milicianos de Kota, los cuales portaban cascos blancuzcos y trajes de color azul, equipados con armaduras caseras. Stormtroopers renegados, los cuales modificaron sus armaduras, y Mercenarios equipados con armaduras de Soldados clon Phase-II. Edefen observo los soldados que luchaban valientemente y entonces el alienígena Tognarth se acerco. - ¿Eres el contacto de Saw? No esperabamos un Jedi, ¿Sabes? - dijo Benthic. 

Los milicianos abrían fuego montando torretas en la colina, hostigando a los Stormtroopers que trataban de descender. Los disparos cubrían el terreno entero, y el ataque sorpresa dejo muchos cuerpos en el ataque inicial. Stormtroopers y Soldados yacían muertos sobre el suelo, mientras los milicianos apenas habían recibido bajas. Un AT-RT avanzo a toda velocidad entre el terreno, dando grandes zancadas y abriendo fuego contra todo el enemigo que estuviera en el camino. Los Stormtroopers caían derribados mientras se encontraban atrapados en el fuego contra los Partisanos. - ¡Llamen al Comandante Cody! ¡Necesitamos apoyo pesado! - exclamo un Stormtrooper. 

Cañoneras LAAT arrivaron a la colina, y una de ellas desplego un par de AT-ST. El pesado vehículo comenzo a avanzar entre la vegetación, y entonces disparo contra los Partisanos que se encontraban en el camino. Los disparos del AT-ST creaban explosiones que arrojaban soldados por los aires. - ¡Tienen vehículos pesados! ¡Ayuda! - exclamo un miliciano. Edefen entonces con su sable bloqueo el disparo de un AT-ST que trato de asesinar a un grupo de Partisanos. 

Cody avanzo entre los disparos y destrucción de la batalla. Detrás de el, una conífera cayo derribada y aplasto a un Partisano agonizante. Cody cargo su cañon pesado y comenzo a abrir fuego contra los milicianos. Los disparos acababan con los soldados del enemigo, los cuales apenas podían resistir. Los disparos del rifle pesado eran rápidos y mortíferos, permitiendole acabar con varios enemigos al mismo tiempo. Las explosiones del campo de batalla lograban confundir al enemigo, el cual caía rápidamente contra los Imperiales.

- ¡Estamos bajo asedio por AT-ST! ¿Comó los derrotamos? - pregunto un Cápitan. - Mantengan la posición, informenle a Kyle Katarn que prepare explosivos, esta batalla se prolongara un poco - dijo Benthic. - ¡No sobreviviremos a esta batalla! ¡Debemos romper las líneas enemigas! - exclamo un miliciano. - Yo ire - dijo Edefen. - ¿Estás seguro de esto Jedi? - pregunto Edrio. Edefen se levanto y encendió su sable. Mientras los Milicianos huían, el AT-ST se enfoco en el. El Jedi encendió su sable de luz y se puso en posición de combate. Entonces el vehículo comenzo a descargar disparo tras disparo contra el jedi. Una nube de escombros fue levantada, dejando la vista del campo de batalla bloqueada para los Partisanos. Cuando la nube se disipo, Edefen yacía con un campo de energía alrededor de el. Usando la fuerza, creo un escudo que lo protegiera. Edefen entonces corrió rápidamente y bloqueaba los disparos del AT-ST. El Caballero salto y con un veloz movimiento corto una de las patas del AT-ST. El vehículo entonces cayo derribado al no soportar su propio peso. - ¡Ataquen! - exclamo Benthic. Los partisanos entonces rápidamente reanudaron su ataque, abriendo fuego contra las tropas imperiales.

El otro AT-ST avanzaba hostigando a las tropas en el otro lado de la colina. - ¡Preparense! - exclamo un miliciano de la raza Duros. Unas minas habían sido plantadas por uno de los mejores guerreros Partisanos, un mercenario de nombre Kyle Katarn. El AT-ST piso una de las minas y la explosión hizo al vehículo ser dañado, mas no destruirse. Un soldado en armadura de soldado clon corrio con un lanzacohetes en sus manos y entonces se apoyo con una de sus rodillas en el suelo, apuntando al blanco con un localizador inteligente, abrió fuego contra la cabina del AT-ST. La explosión en esta derribo al vehículo y este cayo sin poder controlarse. - ¡Bien hecho Jason! - exclamo el Duros. El mercenario se quito el casco y revelo un rostro cubierto en una barba espesa. - ¡Sabía que eras de nuestros mejores hombres! - dijo un cápitan felicitandolo.

- ¿Comandante Cody? ¿Qué haremos? - pregunto un Cápitan Stormtrooper. - Informaremos al Emperador de esto, estos "Partisanos", tienen a un Jedi de su bando, y debe ser eliminado cuanto antes - dijo Cody. - Si señor - respondió el clon. - ¡Retirada! ¡Abandonen la base! - exclamo Cody. Los Stormtroopers comenzaron a abandonar el campo de batalla, mientras eran hostigados por las fuerzas Milicianas. Cuando las LAAT despegaron, las fuerzas Milicianas se habían apoderado de la colina, y entonces avanzaron hacia el complejo Imperial cercano.

- Supongo que fuiste enviado por Saw para asistirnos, ¿No es así? - pregunto Benthic. - Sí, algo así - dijo Edefen. - Bien, mientras mas ayuda tengamos, mejor, y viniendo de un Jedi Desertor, es excelente - dijo Benthic. - Bien, primero que nada, respondeme unas preguntas, ¿Por qué Kota colabora con Saw? Considerando que los recursos de Saw son menores - dijo Edefen. - Los Partisanos de Saw y los Partisanos de Kota son dos facciones distintas, pero comparten intereses similares, y la forma de trabajar es parecida, por ende, Kota y Saw forjaron una alianza, ambos son reconocidos como Partisanos, y en caso de ayuda, uno opera por el otro, pero normalmente cada uno opera por sus medios, mas qué nada por evitar detección Imperial - dijo Benthic. - Interesante, supongo que ambos bandos estan tras la cacería de Kyber - dijo Edefen. - Afirmativo, Galen Erso es prioridad, los Kyber tienen un alto potencial armamentístico, si el Imperio los quiere, deben estar haciendo algun proyecto militar, debemos descubrir que es y acabar con el antes de que llegue a mayores - dijo Benthic.

El Arc-170 de Edefen y las otras naves de la milicia de Kota regresaron a la órbita, donde se encontraba el "Freedom´s Progress", la nave de Kota. - Entonces, supongo que ahora me entrenaras para la guerra - dijo Maris. - Podría decirse, sí - dijo Edefen. - Pues, espero que hagas lo correcto - dijo ella. - Calma, seras una buen soldado - dijo Edefen. - No se, entrar en este conflicto traera consecuencias... - dijo Maris. La nave entro al crucero de Kota, el cual entonces salto al hiperespacio antes de que los Imperiales arrivaran.

El Contacto

Planeta Inexplorado, Regiones del Borde Exterior, 10 ABY

Edefen se encontraba en una de las habitaciones del Freedom´s Progress, el crucero de la milicia de Kota. El Jedi se encontraba meditando en la fuerza, y entonces sintio una presencia. El Jedi se levanto y encendió su sable de luz. De la oscuridad emergió Maris Brood, la cual portaba dos pequeños sables de color verde. La joven Padawan cargo contra Edefen, el cual bloqueo su ataque. Maris se enfocaba mas en ataques violentos, y trataba de romper la formación de Edefen estocada tras estocada, pero el Jedi las bloqueaba con su sable de luz. Edefen giro su sable y entonces choco con los de Maris. Los dos Jedi se separaron y Maris entonces procedio a cargar contra Edefen, el cual se deslizo y con una patada en el suelo la derribo. - Maris, ya te dije, enfocate en la defensiva, no en la ofensiva - dijo regañando a la joven. - Sí, maestro - dijo ella enojada. - Tienes que mejorar tus tácticas - le indico antes de retirarse.

Edefen avanzo por los pasillos de la nave y se reunio con el General Kota. - Bien, estoy aquí para otra misión - dijo Edefen. Kota observo al Jedi, el cual había cambiado. Ahora tenía un cabello bastante largo que le llegaba a la espalda, similar al de los Kiffar. - Bien, has cumplido muchas operaciones de sabotaje para los Partisanos, pero ahora tienes una misión, gracias a la información en Telos, descubrimos que los enviós llegan a Felucia, pero sera díficil debido al bloqueo Imperial, necesito que consigas la ayuda de la líder militar Riana Saren en Ryloth, ella podra ayudarnos a pasar el bloqueo Imperial de Felucia - dijo Kota. - Entendido - respondió Edefen. - Una última cosa Edefen, tu aprendiz se ha acercado mucho al lado oscuro, lo siento, tienes que hacer algo - dijo Kota. - Lo hare, no se preocupe - dijo Edefen.

Ryloth, Regiones del Borde Exterior, 10 ABY

El Arc-170 de Edefen arribo en el hiperespacio sobre Ryloth, el cual era un planeta en ocupación Imperial. El planeta había sido esclavizado, y los Twi´leks eran comerciados como simples herramientas de trabajo, o eran esclavizados en puestos de avanzada en el planeta. El droide de Edefen comenzo a generar una extraña especie de pitidos, refiriendose a Ryloth. - Si, es enfermizo, lo se, pero acabaremos con esto - dijo Edefen.

El Arc-170 aterrizo en una zona desértica de Ryloth, cubierta de árboles secos y rocas que se extendían por miles de kilometrós a la redonda. - Bien, ¿Donde se encuantra Riana Saren T3? - pregunto Edefen. El droide mostro un holograma y enseño una comunidad Twi´lek cercana, la cual se encontraba bajo ocupación Imperial. - Bien, esto no sera tán fácil como pense - dijo Edefen.

Coruscant, Regiones del Núcleo, 10 ABY

Una figura humanoide entro en la sala del emperador. El palacio del Emperador en Coruscant era donde se refugiaba este, no tenía contacto con el exterior, y solo daba las órdenes desde la comodidad de su palacio, con la falsa imágen del ahora abandonado Canciller Sheev Palpatine. - Me reporto para la misión maestro - dijo la figura, la cual se quito la capucha. Era una mujer pelirroja, posiblemente Coruscantii. - Bien, la misión es simple, un grupo de terroristas, que se hacen llamar a sí mismos como "Los Partisanos", al principio creímos que eran simplemente gente que estaba en contra del Nuevo Orden, pero descubrimos gracias al Comandante Cody, que uno de sus líderes es un Jedi, su nombre es Edefen Shan, creemos que fue enviado a Ryloth gracias a la inteligencia, estan planeando un ataque, no sabemos cual exactamente, pero debes terminar con el - dijo el Emperador, el cual se cubría en un traje con capucha de color rojizo. - Si, maestro - respondió Mara. Ella tomo su sable de luz de color violeta y salio del palacio.

Ryloth, Regiones del Borde Exterior, 10 ABY

Edefen avanzo cubierto con una capucha en la ciudad de Ryloth, muchos humanos y no-humanos por igual caminaban entre las calles, cubiertos en turbantes o trajes desérticos para evitar las tormentas de arena del planeta. - Este lugar es horrible - dijo para si mismo. Mientras caminaba en las calles, observo una especie de cantina, la cual era donde saboteadores y mercenarios se reunían por igual. 

Edefen camino entre distintas especies no humanas, las cuales para el eran alienígenas. Muchas de estas criaturas eran criminales o fugitivos imperiales, y a pesar de la ocupación en el planeta, era fácil escabullirse, debido a la poca presencia de fuerzas en el planeta. Varios Bith tocaban en las cantinas de este tipo, melodias alegres las cuales animaban a los bandidos que tomaban en el lugar. En unos strip-poles, se encontraban unas Twi´lek de color rojizo bailando y sorprendiendo a los urgidos espectadores. Edefen tomo un asiento y espero a encontrarse con Riana Saren, la cual descubriría mediante la palabra clave "Cristal".

Edefen observo a un grupo de mercenarios alienígenas hablando entre ellos. - Si, los Imperiales tienen una agenda un tanto extraña en los mundos llenos de recursos minerales, pero eso no importa, mientras más mercancías que exportar haya, mas para nosotros hay - dijo un Aqualish. - Sí, así es, en especial ese Cristal... - dijo ella. Edefen se acerco de forma discreta hacía una Twi´lek de color anaranjado, la cual había pronunciado dichas palabras.

Cuando los alienígenas se alejaron, la twi´lek volteo su atención hacia Edefen. - Kota me informo que enviaria a alguién - dijo ella. - Así es - respondió Edefen. - ¿Qué tramas esta vez? - pregunto Riana Saren. - Kota necesita tu ayuda, escuchamos que eres una decodificadora experta, debemos alejar la atención Imperial de Felucia, pero para ello debemos alejar a la flota, solo tenemos un crucero Clase-Venator, y no sera suficiente para enfrentar a los tres Clase-Imperator, a menos que enviemos una falsa señal que los aleje, en esa parte entras tu - dijo Edefen. - Mira, se que tu celúla necesita ayuda, pero yo también tengo mis asuntos en Ryloth, a menos que hagamos un trato, tu ayudas a los míos y ayudo a los tuyos, ¿Trato? - pregunto ella. - Acepto el trato - respondió Edefen.

Una lanzadera Imperial aterrizo en Ryloth. Aquél desértico mundo era uno de los peores lugares para vivir, pero eso no importaba ahora. Mara Jade se quito su capucho y se preparo para su misión. Mediante la fuerza, sintió la presencia de aquel Caballero Jedi, Edefen, en aquel planeta, y ahora lo mataría por el Emperador. - Señora, escuchamos rumores de un movimiento rebelde, ¿Viene a ayudar? - pregunto un Stormtrooper. - No, tengo mi propia misión... - dijo Mara. - Entendido - respondió el Stormtrooper. Mara tomo su sable de luz y se preparo para buscar al Jedi.

Edefen se escondió detras de unas cajas, para ayudar en el asalto rebelde de Riana Saren. Ella había conseguido vehículos recuperados de las Guerras Clon, entre ellos AT-RT y AAT de la antigua Confederación de Sistemas Independientes. Los soldados se hicieron con armaduras Phase-II y desertores Stormtroopers, la batalla estaba planeada. Aquel día las fuerzas imperiales de Ryloth sufrirían un fuerte golpe que los haría retirarse. Entre la multitud un convoy Imperial avanzaba. - Nube - exclamo Saren por el comunicador. Esa era la señal para la batalla. Los rebeldes entonces arrojaron granadas contra un tanque IFT-X, el cual estallo. Los rebeldes entonces desenfundaron sus armas y comenzaron a abrir fuego contra los Imperiales, los cuales apenas lograron responder.

- ¡Ahora! - exclamo Saren. La Twi´lek comenzo a abrir fuego contra los Stormtroopers, y Edefen encendió su sable, bloqueando los disparos de los Stormtroopers. El Jedi arrojo a un grupo de estos con la fuerza. Un Stormtrooper intento acabar con el, pero recibió un tiro a la cabeza de Riana Saren. - Cuida tu espalda Jedi - le dijo ella. La Twi´lek siguio abriendo fuego y junto a los otros Insurrectos abrian fuego atrincherandose entre los escombros. Los disparos derribaban a varios de los soldados enemigos, pero dejaron a civiles atrapados en el tiroteo. Edefen bloqueaba los disparos y entonces un Stormtrooper disparo contra el, el Jedi desvio el disparo pero este dio a un civil, un joven humano de doce años. Edefen observo el cadaver caer por su culpa. A pesar de eso, continuo abriendose paso entre los soldados de asalto.

- ¡Estamos bajo ataque! - exclamo un Stormtrooper. Un AT-ST comenzo a avanzar y abria fuego contra las tropas rebeldes arrinconadas en el pueblo. Los disparos altamente explosivos acabaron con varios enemigos. Un Rodiano entonces tomo un lanzacohetes y disparo contra el vehículo, sin mucho efecto. El AT-ST disparo sobre el Rodiano y acabo matandolo. Un mercenario en armadura Phase-II corrió y se cubrio. - ¡General Kota! ¡Edefen se ha enrolado en un tiroteo entre la facción de Saren y el Imperio! - exclamo Kyle. - Bien, encargate de ayudarlo y después consigan el apoyo de Saren, pero primero salgan de allí vivos - ordeno Kota. Kyle entonces tomo su lanzacohetes y se apoyo en su rodilla. Kyle procedio a disparar contra el AT-ST, la explosión logro dar en la cabina y derribo al caminante. Rebeldes Twi´lek abrían fuego contra las fuerzas Imperiales, pero eso no era suficiente para ganar la batalla.

Edefen avanzo entre los soldados de asalto y fuerzas de la armada que aniquilaba, por primera vez gozaba el sonido del sable cortando la armadura y la carne, los gritos del dolor del enemigo. El Jedi arrojo a un grupo de Stormtrooper por la fuerza y entonces observo a una figura femenina acercandose a el. Esta encendió un sable de luz morado y corrió hacia el. Edefen se preparo para combatir y entonces los dos guerreros comenzaron a combatir. Ambos chocaban sus sables una vez tras otra, pero ambos lograban contrarrestar sus ataques. Edefen arrojo a la asesina del lado oscuro, pero esta no se rindió y entonces dio un salto giratorio, volviendo a chocar sables con su enemigo. - ¡Acabare contigo como lo hiciste con mi familia! ¡Jedi! - exclamo ella enfurecida. - Vaya, yo no he asesinado gente inocente desde mis tiempos como Mercenario, no me involucres en tus asuntos - dijo Edefen. La joven asesina entonces lanzo una descarga de rayos contra el, pero Edefen la bloqueo. Los dos guerreros continuaron batallando en medio de los disparos y las explosiones. - ¡No ganaran! ¡El Emperador es el bien! ¿Qué no lo ves? - pregunto ella. - ¡Estas cegada! ¡Ha creado genocidios en masa! ¡Ha liquidado especies enteras por su simple xenofobia! - exclamo Edefen. - ¿Genocidios en masa? Ja, ¿Qué han hecho ustedes? - pregunto Mara. Edefen observo a su alrededor y vio los cadaveres de civiles que se habían llevado en el tiroteo. - ¡El Imperio es la única forma de mantener el orden! ¡Ustedes son los que lo alteran! - exclamo Mara. Edefen entonces preparo su sable y volteo hacia Mara. Los dos volvieron a chocar sus sables, pero entonces una explosión los separo a ambos. Un rebelde había capturado un AT-ST. - ¡Retirense! - exclamo un Stormtrooper. - Por ahora habras ganado Jedi, pero no sera por mucho - le dijo Mara. La guerrera del lado oscuro se retiro, pero no era una derrota para ella.

El Bloqueo de Felucia

Planeta Inexplorado, Regiones del Borde Exterior, 10 ABY

El Freedom´s Progress seguía orbitando aquel misterioso mundo desértico. Edefen regreso junto con Kota, acompañado de Riana Saren y Jason Warner. - Regrese de la misión, no me informaste que enviaste refuerzos - dijo Edefen. - No era necesario - dijo Kota. - Bien, ¿Requerías mis servicios? Dime que tengo que hacer y lo llevare a cabo - dijo Riana. - Bien, te enviaremos a Felucia, allí los Imperiales han establecido una base importante, allí reciben envios de Cristales Kyber y los exportan a otra base Imperial, debemos enviar una falsa alerta que aleje a la flota, después arrivamos, desplegamos operativos y acabamos con los enemigos - dijo Kota. - Me encargare de eso - dijo Riana. La Twi´lek se marcho y se preparo para llevar a cabo su parte de la misión. - Jason, necesito que te enfrentes a las fuerzas terrestres, lideraras al Escuadron Hardcase, Edefen, tu y tu Padawan iran de refuerzos, yo liderare el asalto terrestre - dijo Kota.

Edefen avanzo hacía su habitación, donde observo a Maris. - Maris, nos vamos, iremos a una batalla en Felucia - dijo Edefen. - Bien, preparare las cosas - dijo Maris. La joven Jedi tomo sus dos sables de luz y una mochila. Maris se levanto y salio de su habitación. - Tengo un mal presentimiento de esto - dijo Edefen.

Coruscant, Regiones del Núcleo, 10 ABY

Sidious observo a su joven asesina. - Mara Jade, tu primer encuentro con ese Jedi, fue repentino, si, pero tienes otra oportunidad, tu misión es ir a Felucia, gracias a la inteligencia Imperial, descubri que planean un ataque a la base minera de Felucia, intercepta a los Jedi y acaba con cada uno de ellos - ordeno Sidious. - Si, maestro - respondió Mara. La joven abandono la sala, pero esta vez estaba decidida a triunfar.

Felucia, Regiones del Borde Medio, 10 ABY

Riana avanzo entrela vegetación fungosa y entonces se acerco hacia la base imperial, un inmenso complejo de formas rectangulares simétricas que cubría inmensas extensiones de terreno. Riana uso un aparato decodificador y abrio una puerta de mantenimiento, por la cual avanzo. La Twi´lek entonces entro por los sistemas de ventilación, agazapandose y logro acceder dentro de la base. Riana noqueo a un Stormtrooper y entro hacía una base de comunicaciones, entonces emitió una señal. Las naves imperiales recibieron la señal, y los tres Imperator comenzaron a retirarse del espacio de Felucia. - General Kota, ya es seguro arrivar - dijo ella por el comunicador.

El Freedom´s Progress arrivo en la órbita de Felucia. Decenas de naves entonces comenzaron a arrivar a la superficie del planeta. Las fuerzas Imperiales ahora estaban abandonadas a su merced. Una cañonera LAAT atraveso la atmósfera del planeta y aterrizo en un pantano del planeta. El cielo de Felucia ahora era de un color verde oscuro, y el suelo había sido marchitado a un color grisaceó. Edefen observo el suelo y el estado del planeta, con la vegetación que ya no poseía aquellos vividos patrones de color, ahora tenía colores marchitos. - El Imperio ha extraído recursos del planeta, tantos que lo dejo como un parámo desolado - dijo Edefen. - Bien, el plan es el siguiente, Kota liderara el asalto a la base Imperial, yo me encargar de liderar a mi equipo y destruimos la minería Imperial, Edefen y Maris, detengan la base de operaciones de la armada - ordeno Kyle. - Entendido - dijo Edefen. Edefen, Maris y unas cuantas tropas avanzaron entre la destrucción.

Las tropas de Jason se acercaron a las instalaciones mineras, observaron naves cargueras despegando. Con un ademán, el mercenario indico que abrieran fuego con un lanzacohetes contra un IFT-X cercano. Un miliciano de raza Ithoriana abrio fuego, destruyendo el vehículo terrestre. Los milicianos comenzaron a abrir fuego contra los Stormtroopers, los cuales trataban de devolver el fuego, pero eran superados. Los disparos acabaron con varias bajas de las tropas enemigas, y entonces las fuerzas de Jason avanzaron. - Mmmm, es extraño todo esto, los Imperiales cayeron sin resistencia, tengo un mal presentimiento de esto - dijo Jason. - ¡Bien! ¡Implanten las cargas demoledoras! - ordeno el Mercenario.

Kota y sus tropas avanzaron a traves del bosque abriendo fuego contra las tropas de la Legión 327th. - ¡Ataquen! - ordeno Kota. Los disparos resonaban a traves de la jungla, y los Jumptroopers devolvian el fuego. Los milicianos hacían uso de AT-RT para poder ganar terreno y eliminar a los Stormtroopers, pero estos lograron atrincherarse y hacer la batalla imposible. Kota encendió su sable y bloqueaba los disparos, con la fuerza, arrojo a varios de los Stormtroopers atrincherados en el lugar. - ¡Avancen! - ordeno Kota. Los milicianos avanzaron a traves de la devastación, mientras disparaban contra las fuerzas Imperiales. Kota arrojo su sable y acabo con varios Imperiales, mientras la batalla en Felucia era encarnizada.

Edefen y Maris avanzaron entre la jungla. Edefen se detuvo por un instante y sintio una criatura rastreandolos. - Detente - le dijo Edefen. Una bestia horrible dio un salto y trato de atacarlo. La criatura era un guerrero Feluciano con el rostro desfigurado. Un aborrecible rugido salió de sus fauces, y la criatura rasguño a Edefen en el vientre. Maris pateo al Feluciano y se abalanzo sobre este, hundiendo sus sables y una otra vez de forma violenta. - ¡Basta! ¡Hay que avanzar! - exclamo enfurecido Edefen. Los dos Jedi avanzaron entre la jungla, y vieron que los Stormtrooper se enfrentaban a los Felucianos. Los Stormtroopers lograron acabar con varios Felucianos, pero estos eran resistentes.

Edefen y Maris avanzaron por el lugar, y entonces llegaron donde había un Sarlaac. Sobre este, había sido construida una Instalación Imperial. - Dios, lo que estan haciendo a este planeta, es horrible - dijo Edefen. Los dos escalaron y se enfrentaron a un grupo de Stormtroopers, la batalla fue corta, pero al final solo quedaron ellos sobre la plataforma. - Bien, hay que continuar la misión - dijo Edefen. En ese momento, un empujón con la fuerza derribo al Jedi. - No, no continuaras nada - dijo Maris. Edefen se levanto y encendio su sable de luz. - ¿Qué? - se pregunto. - Desde que te enrolaste en la guerra, vi las atrocidades que cometías, acababas con Civiles, matabas inocentes, ¡No eres diferente de esos monstruos! - exclamo Maris. Edefen se quedo callado. Ella tenía razón. Maris entonces procedío a atacarlo, pero Edefen bloqueo los ataques. Los ataques de Maris eran freneticos y sin algun pensamiento, lo que daba una ventaja a Edefen. El Jedi salto de la plataforma y cayo en el suelo de la jungla, y los dos continuaron luchando internandose en esta. Después de un combate los dos se lanzaron hacía una fosa, donde solo había huesos de animales. Edefen bloqueaba los ataques de su Padawan inexperienciada, y entonces Maris salto. Edefen se movio y ella cayo en el suelo. Maris se reincorporo y cargo contra Edefen. La joven Padawan continuaba atacando, pero ella tenía una debilidad. Edefen aprovecho el hecho de que no podía tomar la defensiva y le arrebato un sable. Maris apenas pudo resistir la ofensiva y Edefen le corto las dos manos. - ¡Agh! - exclamo Maris. - ¡¿Por qué lo hiciste?! - pregunto enfurecido. - El Imperio es el verdadero orden, ellos brindaran paz a la galaxia, así que, yo los traicione y le informe al Emperador del plan - dijo ella. Edefen estaba horrorizado. Frente a el, su Padawan cayo al lado oscuro y apenas se daba cuenta. Edefen levanto su sable y entonces corto el vientre de Maris, dejandola caer muerta en el suelo. El guerrero cayo en el suelo de cuclillas, y entonces una lágrima broto de su rostro. - ¡Noooooooooooo! - exclamo. La impotencia consumía al antiguo Jedi, y no podía hacer nada para regresar a su antiguo estilo de vida. El Jedi arrojo los sables de Maris con la fuerza. Edefen levanto la vista y entonces observo una flota de varios cruceros Imperiales arrivando. - ¡No! - exclamo enfurecido.

Una lanzadera Imperial aterrizo en la jungla de Felucia, donde se encontraban un grupo de Stormtroopers abriendo fuego contra los Felucianos. - No esperabamos fuerzas especiales - dijo uno de estos. - Vengo en mi propia misión - dijo Mara. Mara Jade encendio su sable y entonces ataco a los Felucianos, ataque tras ataque lograba cortar a sus enemigos y eliminarlos. Los Stormtroopers se unieron en su ataque y lograron eliminar a los guerreros en el campo de batalla.

Mara Jade entonces llego al complejo principal de Felucia, una enorme instalación militar. Las fuerzas Partisanas estaban apoderandose de la base. - Mara Jade, tienes la misión de destruir a las fuerzas enemigas que encuentras a tu paso, y si encuentras al General Jedi, acaba con él - ordeno Sidious. - Si, maestro - respondió ella. Mara apago su holocomunicador y dio un salto hacia la base. - ¡Inquisidora! - exclamo un partisano. Estos comenzaron a abrir fuego en contra de Mara Jade, la cual bloqueaba los disparos de los enemigos y los arrojaba con la fuerza. Entre todo el caos, rebanaban a los insurreccionistas y les permitía el paso a las fuerzas del Imperio. Mara entonces fue atacada por un guerrero que usaba picas de la fuerza, pero logro arrebatarle su arma y rebanarlo a la mitad. Mara Jade avanzo entre los disparos y entonces observo al General Kota atacando a las fuerzas Imperiales. Mara dio un salto y golpeo el suelo con la fuerza, arrojando a varios soldados de Kota. - ¡General Rahm Kota! ¡Tú legado de terror termina aquí! - exclamo ella. - ¿Una niña? ¿Es todo lo que el emperador envio? ¿Una niña? ¡Ja! - exclamo Kota. Mara entonces cargo con su sable de luz y los dos guerreros comenzaron a luchar, Kota bloqueaba las estocadas de Mara Jade, la cual atacaba de forma violenta dejando llevarse por el lado oscuro. Mara sostenía su sable con furia y atacaba de forma frénetica, pero Kota bloqueaba los ataques. Los dos guerreros dieron un salto hacia otra parte de la base y siguieron luchando, repartiendose estocadas. Kota arrojo a Mara contra una torre de vigilancia, y después la dejo caer en el suelo. Mara se levanto enfurecida y salto, chocando sus sables con Kota. Los dos guerreros siguieron luchando, pero Mara uso una patada contra el guerrero. Kota se recupero, pero entonces Maris lanzo una descarga de rayos de la fuerza sobre Kota. - ¡Ugh! - exclamo el maestro, retorciendose del dolor. Mara lo levanto y lo arrojo contra una pila de cajas. Mara dio un salto y entonces cayo con su sable de luz encendido sobre Kota, acabando con el. En un último aliento, Kota observo a Mara. - Tu futuro, lo siento, no siempre seras una asesina del Imperio, tendras un maestro, y sera... - dijo haciendo esfuerzo. Kota murió en ese justo instante.

Edefen avanzo entre la jungla y observo que el Imperio comenzo a desplegar caminantes AT-AT. En ese instante, recibió una holoseñal de Jason Warner. - ¡Edefen! ¡El General Kota ha sido asesinado! ¡Debemos de regresar al Freedom´s Progress y escapar! - exclamo Katarn. Edefen estaba sorprendido. ¿Quíen asesino a Kota?. - Bien, hay que reunirnos en órbita y regresar al espacio profundo, a planear una última batalla - dijo Edefen. - Bien, habra que regresar - dijo Edefen. El Jedi avanzo entre la jungla y regreso a una cañonera LAAT, con pocos milicianos supervivientes, muchos de estos se encontraban heridos. - ¿Y Riana Saren? - pregunto Edefen. - Ella ha escapado, por suerte, se reunira en la órbita - dijo Jason.

Las LAAT salieron de la atmósfera del planeta y observaron el Freedom´s Progress siendo atacado de forma violenta. Disparos de turbolaser y cazas TIE atacaban constantemente la nave, y muchas de las naves que se reunían en órbita eran destruidas. Solo unas pocas naves pudieron aterrizar en sus hangares. Las naves Imperiales destruyeron muchos sistemas primarios, y entonces, al verse superada, la nave salto en el hiperespacio.

Infiltración de Mimban

Wrea, Regiones del Borde Exterior, 10 ABY

El Freedom´s Progress había arrivado a la órbita de aquel mundo, dañado por la batalla. Una buena parte de la milicia de Kota había muerto en la refriega de Felucia. Edefen se encontraba en su cuarto, tratando de asimilar lo que había pasado. Tal vez jamás debió haber enlistado a su Padawan. El fue el responsable de la muerte de Maris, y no había forma de volver atrás. Edefen lanzo un grito de impotencia y usando la fuerza, comenzo a destrozar su habitación. El Jedi lanzo otro grito de fuerte dolor, sin saber que hacer.

Edefen camino por los pasillos de la nave y entonces llego hacia la sala de mando. En ella se encontraban los pocos militantes de alto rango que habían sobrevivido. - Bien, solo quedamos yo, Saren, Edefen, y los hermanos Tognarth - dijo Jason. Benthic hizo una especie de resoplido y observo a Edefen. - En la batalla perdimos al General Kota - dijo Riana Saren. - ¿Y Ahora qué? - pregunto Edefen. - Descubrimos algo revelador, la mayoría de envios de cristales Kyber se envián a Mimban, una instalación minera imperial, debemos cortar el envió y descubrir que esta tramando el Imperio, creemos que el científico Galen Erso esta involucrado, pero hemos reflexionado que sería mejor eliminarlo en lugar de rescatarlo - dijo Riana Saren. - ¿Lo descubriste en las Instalaciones? - pregunto Edrio. Ella asintió. - Escuchen, no es buena idea atacar al Imperio ahora mismo, tenemos una flota demasiado pequeña y no creo que logremos resistir más - dijo Edefen. - La intención no es resistir, la intención es acabar con su operación minera, a pesar de que nos llevemos a todas las tropas por delante - dijo Benthic. - No, yo no me unire, tengo mejores cosas que hacer - dijo Edefen.

El Arc-170 aterrizo en la base de operaciones Partisana de Wrea. Edefen avanzo entre los pasillos y llego junto a Saw. - Escuche del fracaso de Felucia, lo lamento - dijo Saw. Edefen se detuvo y lo observo. - Ya perdi demasiadas cosas en aquella batalla, no estoy seguro de ir a Mimban - dijo Edefen. - Escucha Edefen, ya no eres mas un Jedi para que te exilies por haber asesinado a tu Padawan, ahora eres un guerrero, buscaras venganza contra el Imperio, y aplastaras a todos los bastardos que se crucen en tú camino - dijo Saw. Edefen alzo la cabeza. - Hazlo, por aquellos que quieren luchar pero no pueden - dijo Saw. Las palabras de Saw hicieron pensar a Edefen, a pesar de que la forma que usaban era extremista, había una causa todavía, una batalla que luchar.

Edefen abordo su caza Arc-170 y entonces se preparo para partir. - ¿Iras solo? - pregunto Saw. - No estoy dispuesto a sacrificar más hombres - dijo Edefen. - Bien, ¿Tú llevaras a cabo esta misión? - pregunto Saw. - Al menos hare el intento - dijo Edefen. - Bien, yo te informare de lo que debes hacer allá en Mimban - dijo Saw. Edefen asintió y entonces partió de aquel océanico mundo.

Mimban, Regiones del Borde Medio, 10 ABY

El Arc-170 de Edefen emergio en la órbita de Mimban, un mundo cubierto en superficies pantanosas. El Imperio estaba conduciendo operaciones con cristales Kyber en aquel planeta, así como operaciones mineras de otras rocas preciosas. Edefen se adentró en la atmósfera y entonces el vació del espacio comenzo a convertirse en una espesa capa de nubes, la cual aumentaba conforme se adentraba. Edefen aterrizo en una de las zonas pantanosas del planeta, y salió de su nave. El ex-jedi encendió su sable de luz y avanzo entre la superficie pantanosa de aquel mundo.

Edefen camino entre el agua fangosa, y escucho los sonidos producidos por las armaduras de Stormtroopers al caminar. Edefen se agazapo y observo a los clones de la Legión 501st, definidos por sus armaduras con franjas de color azul. Con su sable de luz apagado, se mantuvo oculto y entonces cuando se fueron, continuo avanzando. El caballero Jedi dio un salto y llego hacia la base minera de Mimban, cercana a una aldea de trabajadores. El comunicador se prendió y observo a Gerrera. - Bien, tu misión es encontrar a Galen, enviare una imágen de el para que logres identificarlo, en cuanto lo encuentres, sometelo y traelo de vuelta a Wrea, si es posible, destruye la base - dijo Gerrera. Edefen asintió y entonces se dio cuenta que un trabajador lo observo. - ¡Un Jedi! - exclamo horrorizado. Edefen encendió su sable de luz y entonces ataco al trabajador, matandolo. - ¡Acaben con el! - ordeno un Stormtrooper. Los soldados abrían fuego contra Edefen, pero el bloqueaba los disparos y arrojaba a sus enemigos con la fuerza. Edefen le corto la cabeza a un cápitan, y continuo enfrentandose a los soldados de la legión 501st.

Edefen se abrío paso en la aldea minera, acabando con los Imperiales que se encontrara en su camino. Pero entonces, tuvo una extraña sensación con la fuerza. Observo el Freedom´s Progress arrivando en la atmósfera, el cual apenas era visible. - ¡Idiotas! - exclamo Edefen. El guerrero continuo avanzando y atacando con su sable. Edefen encendio su holocomunicador y observo la imágen de Galen, al levantar la vista observo a un grupo de Stormtroopers escoltandolo. El Jedi dio un salto y acabo con ambos Stormtroopers de un tajo. Galen observo al guerrero. - Vaya, un Jedi, no esperaba que siguieran vivos - dijo Galen. - Solo quedan unos pocos, pero yo ya no sigo los principios de la Orden, un viejo amigo tuyo me envio, Saw Gerrera, necesitamos saber por que el imperio requiere de tantos cristales - dijo Edefen. - Ellos me obligaron a construir una superarma, capaz de silenciar a los movimientos rebeldes de una vez por todas - dijo Galen. - Bien, necesitare mas detalles, pero vendras conmigo - dijo Edefen. 

Los dos avanzaron entre la superficie pantanosa de Mimban, pero entonces una explosión los separo. Edefen observo milicianos enfrentandose a los Stormtroopers. - ¿Ellos son tus amigos? - pregunto Galen sarcásticamente. - No exactamente, hay que irnos - dijo Edefen. Mientras avanzaba entre los tiros, Galen se agachaba, hasta que se encontraron con Jason Warner. - Así que desobedeciste ordenés - dijo Jason. - Saw me envio primero, pienso terminar esto, y si se interponen en mi camino, acabare con ustedes - dijo Edefen. Jason tomo de su espalda un vibroespada, un arma creada en base a la Cortosis, un metal resistente al calor del sable de luz. - ¿De donde conseguiste eso? - pregunto Edefen. - Tengo mis contactos - dijo Jason. Edefen entonces comenzo a enfrentarse al mercenario, que a pesar de ser un mercenario, sabia manejar el sable muy bien. Los dos chocaron sus armas y lucharon por un rato más, pero entonces Edefen se dio cuenta de algo. Jason arrojo al Jedi con la fuerza y lo estrello con un arból. - Vaya, eso fue, inesperado - dijo Edefen. - Por algo deserte, ¿Creiste que era un simple mercenario? Hace años me enliste en la academia Imperial, creía que era lo correcto, hasta que vi la muerte de mi padre en manos rebeldes, pero investigando más, el Imperio acabo con ellos, y descubrí mi sensibilidad a la fuerza, antes de morir, Kota me enseño, y ahora vengare su muerte, acabando con un traidor como tú - dijo Jason. Los dos continuaron repartiendose estocadas y bloqueandolos, pero la batalla no duraria mucho más. - ¡Ustedes no entienden! ¡Hay mas en juego de lo que creen! - exclamo Edefen. - ¡Mientes! ¡Desobedeciste órdenes! - exclamo Katarn. Los dos continuaron luchando, pero entonces Edefen logro derribarlo. El guerrero apago su sable de luz. - No acabare contigo, no eres mi enemigo - dijo Edefen. 

- ¿Por qué Saw te envio a buscarme? - pregunto Galen. - Ya te dije, lo que te sucede es de nuestro interés, y eres un amigo suyo - dijo Edefen. - ¿Y Jyn? - pregunto Galen. Edefen se detuvo a pensar en aquella niña, la pequeña estrellita que salvo en Lokori hacía años, y encontro de nuevo trabajando con los Partisanos. - Esta bien, tránquilo - dijo Edefen. - ¡Alto allí Jedi! - exclamo Benthic. - ¿Qué quieres? - pregunto Edefen. - Iremos contigo, Katarn se ha apoderado de las fuerzas de Kota, se cree un Jedi solo por tener un sable robado y usar la fuerza, pero no tiene la pinta de un guerrero que nos lleve a la victoria a diferencia de Kota, yo y mi hermano de cáscara iremos contigo - dijo Benthic. - Bien, ustedes retirense a Wrea, es la única orden que les puedo dar, tengo mi propia misión que cumplir - dijo Edefen.

Edefen y Galen se alejaron de la batalla entre Partisanos e Imperiales, casi al punto de escapar. Pero entonces, una figura en armadura Mandaloriana apareció. - Creo que ese científico le pertenece al Imperio - dijo Boba Fett. - Si lo quieres, pasaras sobre mi cadáver - dijo Edefen. El Cazarrecompensas cargo su rifle y comenzo a disparar, pero los disparos eran bloqueados por Edefen. Boba se impulso con una mochila cohete y entonces arrojo un misil de mano, derribando a Edefen. El guerrero se levanto y entonces Boba disparo una red contra el. Edefen cayo al suelo, atrapado. - Escucha Jedi, tú no eres de mi interés, así que te dejare vivo, pero no te garantizo que salgas vivo de esta - dijo Boba. Boba escapo con Galen, y Edefen se limito a observar. El Jedi, entonces hizo uso de la fuerza y logro desgarrar la red, pero sabía que no era hora de rescatar a Galen. Una LAAT llena de tropas milicianas aterrizo cerca de el, y cuando aterrizaron, activaron sus armas. - ¡Fusilenlo! - exclamo un miliciano. Los soldados comenzaron a disparar contra Edefen, el cual bloqueaba los disparos de los milicianos y logro asesinar a algunos, pero mas  y mas tropas llegaban, desplegando vehículos como IFT-X o AT-RT. Edefen estaba superado, y corrió hacia su nave.  El Arc-170 escapo de la batalla sobre Mimban. Las instalaciones mineras fueron asediadas, posiblemente destrozadas, pero logro observar unas cuantas lanzaderas imperiales escapando, posiblemente entre ellas Galen. Edefen activo su holocomunicador y hablo con Gerrera. - Saw, he fracasado, las fuerzas de Katarn arrivaron y ahora apuntaron en contra mía, la única oportunidad de rescate se ha ido, pero he logrado descifrar algo, estan llevando a cabo un proyecto armamentístico, pero no estoy seguro de la magnitud que representa - dijo Edefen. - Calma, necesito que regreses a la base para tu siguiente misión - dijo Saw. Edefen interrumpió la transmisión, una vez mas entraría en el exilio, hasta que necesitaran de el una vez más.

Llamame cuando me necesites

Eadu, Regiones del Borde Medio, 10 ABY

Galen observo un cristal Kyber que se encontraba estudiando. El proyecto armamentístico se había retrasado un poco por el ataque en Mimban, pero había sido reanudado. Galen penso en aquel desertor Jedi, aquel que intento salvarlo. Gracias a el sabía de una cosa, Jyn, su estrellita, seguía viva. Un rayo de esperanza surgió en el, y ahora tenía una idea en mente para terminar con el legado de terror del imperio.

Coruscant, Regiones del Núcleo, 10 ABY

- El ataque en Mimban involucro al menos un Jedi, pero lograste acabar con el líder de su rebelión, a pesar de eso, todavía tienes que cazar a este guerrero para completar tu entrenamiento - dijo Sidious. - Si, maestro, cazare a ese Jedi, lo eliminare para mantener la frágil paz, y no descansare hasta completar mi misión - dijo Mara Jade. Sidious observo con una demacrada sonrisa a su aprendiz.

Tython, Regiones del Núcleo, 10 ABY

La brisa en el aire de aquel lejano mundo le daba una sensación a Edefen de calma y tranquilidad. El guerrero Jedi entonces se sento frente a su comunicador y se preparo para emitir una señal. T3 comenzo a grabar un videolog que enviaria hacia las fuerzas Partisanas. - Bien, como sabran, soy Edefen Shan, vine a refugiarme en Tython, mientras busco consuelo en la fuerza, encontrar mi verdadero destino, pero, si necesitan de mi ayuda, envien a alguién a buscarme - dijo Edefen. El droide entonces envio la señal. - Bien T3, es hora de irnos - dijo Edefen. Edefen comenzo a caminar en el bosque, preparandose para exiliarse.....

FIN

Capítulo Anterior / Capítulo Siguiente