FANDOM


Portada - El Fin del Imperio

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana...

¡Captura! Edefen Shan ha sido capturado por la Rebelión después del escape con Jyn Erso, siendo conducido a estas circunstancias por una entidad paranormal manifestada en una niña de doce años. Edefen ahora se encuentra bajo interrogatorio por los líderes rebeldes, mientras el Imperio sigue la pista de este Jedi, el cual creen que puede tener lazos con la Rebelión...

La Rebelión

Yavin 4, Regiones del Borde Exterior, 0 DBY

Edefen se quedo pensando. Las palabras de Jyn le demostraron que había otras formas de combatir al Imperio, sin la necesidad de unirse a un bando, como la Rebelión o los Partisanos. Edefen trabajaba por los Partisanos por venganza más que por derrocar al Imperio, pero ¿Acaso estaba haciendo lo correcto? ¿Asesinar civiles y crear genocidios planetarios era correcto?. Edefen estaba dudoso de sus propias acciones, Jyn lo había hecho reflexionar. Entonces la Líder Rebelde Mon Mothma apareció frente a el. - Escuchamos de tus acciones en Revocs Prime, tu y tus hombres liberaron una cantidad de radiación que asesino a la mayoría de colonos, solo pocos escaparon de la catástrofe en el planeta, ahora eres buscado por el Imperio, un criminal de guerra auténtico, y tus acciones no pasaron desapercibidas por la Alianza - dijo Mon Mothma. - ¿Es esto por lo que luchas? ¿Genocidio? Creí que eras un Jedi, pero veo que eres un monstruo como aquellos Imperiales... - dijo Bail Organa. - Esto no es por justicia, es una venganza - dijo Edefen. - ¿Así que luchas junto a terroristas solo para vengarte? - pregunto Mon Mothma. Edefen asintió. - Eres un asesino letal más que un Jedi, eres una amenaza pública, pero creemos que puedes revindicarte, necesitamos que nos ayudes, creemos seguir la pista de un arma Imperial, una estación de combate capaz de volatilizar un planeta, enviamos a Jyn Erso y Cassian Andor a Jedha, creemos que la información fue filtrada por un líder Partisano a Jedha, pero solo necesitamos que nos ayudes, tu puedes acompañarlos en esta batalla, puedes salvar a la Rebelión, y a la Galaxia... - dijo Mothma.

Thrandulla Prime, Regiones del Núcleo, 0 DBY

Thrawn se encontraba observando las distintas transmisiones de la HoloNet relacionados con Revocs Prime, Partisanos, la Almirante Rocwyn y Wobani. Recientemente se había percatado del asalto rebelde en una de las granjas, donde se tenía registrada la presencia de Edefen. - Parece que la pequeña presa de Rocwyn ha escapado - dijo Thrawn soltando una pequeña risa burlona. - ¿Sugieres que lo eliminemos? - pregunto Mara. - Rocwyn enviara un Inquisidor, pero me gusta llevar las cosas a un nivel más alto, iremos tras el, y demostraremos a Palpatine de la incompetencia de Rocwyn como Almirante, ella solo ha traido desgracias y fracasos... - dijo Thrawn. - Así que, esto ya no es una simple misión para mi, ¿Cierto? - pregunto Mara. - Desde que consultaste por mi ayuda dejo de serlo... - respondió Thrawn.

Cenizas de Jedha

Yavin 4, Regiones del Borde Exterior, 0 DBY

Edefen se encontraba en una habitación vacia, donde los rebeldes lo habían dejado mientras pensaba en su decisión. Las puertas se encontraban selladas, pero el Jedi no estaba completamente dispuesto a ayudar a la Alianza, la forma de operar de Edefen era mas basada en asaltos guerrilleros, no en la diplomacia, aun que para ser realistas, la guerra entre la alianza y el Imperio comenzaría en cualquier momento. En ese instante, la puerta se abrió. Un par de soldados rebeldes se encontraban junto a el. - La senadora nos ordeno que vinieramos a preguntar su estátus, ¿Ha tomado una decisión? - pregunto un soldado. Los dos tenían sus rifles en modo aturdidor, sabía que estaban preparados en caso de que intentara luchar contra ellos, pero podía usar la fuerza.

Edefen observo fijamente a los dos rebeldes. - ¿Se encuentra bien? - pregunto uno de ellos. Entonces sus cuellos fueron rotos, sus huesos pulverizados y dejandolos caer en el suelo. Edefen tomo uno de los rifles y activo el modo de disparo. El guerrero salió de la habitación y observo a otros guardias, entonces abrio fuego. El rifle A280C era poderoso y lograba acabar con varios de los rebeldes, mientras el Guerrero avanzaba entre los pasillos del templo. Edefen continuaba abriendo fuego y se agazapo detrás de un pedazo de roca, y arrojo un detonador térmico robado contra un grupo de guardias. La explosión derribo parte de la estructura sobre estos, y lo obligo a buscar otro camino.

Edefen avanzaba de forma rápida y se agazapaba cuando había demasiados guardias. - ¡Tenemos un fugitivo! ¡Tenemos un fugitivo! - exclamo un guardia. Los guardias rebeldes avanzaban entre los pasillos de la prisión, ubicados en una especie de templo ceremonial Masassi. Los gritos de los soldados resonaban, mientras Edefen avanzaba entre los escombros, haciendo uso de la fuerza al simplemente romperle los cuellos a sus enemigos o arrojarlos contra las paredes. Edefen entonces salío del templo y observo la jungla, no muy lejos se encontraba aquella imponente pirámide Massasi. 

Edefen avanzaba entre el espeso follaje verdoso de la humeda jungla, los sonidos de las aves y otras criaturas resonaban en el aire. Entonces avanzo entre ruinas, hojas y distintas plantas hasta llegar hasta los hangares de la base. Había distintas naves aparcadas, entre ellas una Cañonera LAAT tomada del Imperio, pero portando severas modificaciones, entre ellas el hiperviaje. Edefen corrió rapido y fue observado entonces por rebeldes. - ¡Es el prisionero! ¡Acabenlo! - exclamo un soldado. Los rebeldes comenzaron a abrir fuego contra Edefen, pero el esquivaba los disparos y entonces con la fuerza provoco la explosión de la LAAT, desatando el caos en el hangar. Edefen corrió y entonces abordo un X-Wing. 

Edefen abandono en su X-Wing y entonces la densa capa de nubes se convirtio en el vació del espacio, donde había varias naves rebeldes órbitando Yavin 4. X-Wing y Y-Wing estaban siguiendolo, preparandose para interceptarlo. Edefen observo que la nave emitia una señal que permitia ser rastreado, por lo que procedio a desactivarla. Edefen puso curso al sistema de Jedha y entonces dio un salto en el hiperespacio. La nave comenzo a acelerar y entonces el vació negro del espacio se convirtio en estrellas rasgadas, las cuales llevaron hacía una especie de tunel donde había inmensas tormentas de energía de color azulado. Edefen había saltado en el hiperespacio.

Mon Mothma observo el hangar. - ¿Escapo? - pregunto ella. - Afirmativo - respondió un soldado. - ¿A donde iría? - se pregunto Bail. - No tengo una idea exacta, pero probablemente vaya a Jedha - dijo un rebelde. - ¿La Luna Sagrada? ¡Es una zona de guerra! ¡Los Imperiales estan tomando medidas fuertes contra los Partisanos, no se andaran con rodeos! - exclamo Mon. - Ese Jedi, pudo haber tenido potencial como agente de la rebelión... - dijo Bail, laméntandose.

Jedha, Regiónes del Borde Exterior, 0 DBY

El hiperespacio era un lugar aburrido y peligroso. A pesar de su monotonía, seres alienígenas vagaban en este, acechando a los pilotos y devorandolos en sus propias naves. Por suerte, Edefen no había encontrado ninguno. La nave entonces salio del hiperespacio sobre Jedha. Pero había algo que no era normal. Edefen entonces se dio cuenta de un enorme cráter que se había formado sobre la región de Nar-Jedha, la ciudad sagrada. No muy lejos estaba la base Partisana, consumida en una nube de escombros, y una inmensa cantidad de estos fue arrojada al espacio. No había pasado mucho, posiblemente unas dos horas después de aquel evento. - ¿Qué demonios? - se pregunto sorprendido. - El fruto de otra de tus decisiones incorrectas - dijo la niña fantasma. - ¡Ya basta! ¡Deja de seguirme en mi maldita vida! ¿Qué quieres de mí? - pregunto Edefen. - Esperaba que el encuentro con Jyn, aquella niña con la que formaste un vínculo en la fuerza sin saberlo hace tiempo, podrías recapacitar, pero veo que no funciono, pero pues, no lo hiciste, ahora pagaras... - dijo la niña. - ¡Ya me has arrebatado demasiado! ¡Pheng, Maris, todos ellos! - exclamo Edefen. - Yo no he sido la responsable, todo es obra de un orden en el cosmos, todo iba a pasar tarde o temprano, pero puedes cambiar Edefen, puedes evitar otra masacre como la de Jedha - dijo la niña. 

La niña entonces se desvaneció y Edefen se quedo pensativo. Aquel enorme estallido no pudo haber sido provocado por una simple arma como el cañon de un turbolaser, era algo más. Entonces una debil frecuencia se escucho en las comunicaciones del X-Wing. Una débil frecuencia proveniente de una flotilla bastante pequeña: Partisanos. - ¡Aquí General Edefen Shan! ¿Me copian? - pregunto Edefen. - Te recibimos, Edefen - respondió Benthic. - ¡Benthic! ¿Reparaste tu comunicador? - pregunto Edefen. - Recientemente, sí, no debiste regresar, los Imperiales arrasaron con el planeta, la Ciudad Sagrada, la Base, todo fue destruido, perdimos a Dion durante el caos, tienen una enorme estación de combate, ese láser debe estar potenciado por cristales Kyber, no encuentro otra forma de que sea tan poderoso... - dijo Benthic. - ¡Debes retirarte! ¡Patrullas Imperiales buscan por naves que hayan escapado! - exclamo Benthic. Edefen se quedo pensativo, al escuchar que Dion había desaparecido durante el caos,una lágrima corrio sobre su hojo, y entonces dejo que la rabia lo consumiera, el Jedi la vengaría, cueste lo que cueste. Entonces Edefen observo un escuadrón de cazas TIE abriendo fuego contra unas pocas naves que habían escapado. No eran naves muy pesadas, una Corbeta Corelliana modificada para combate, y unos pocos escoltas U-Wing, así como Y-Wing y X-Wing. Los disparos eran repartidos entre ambas naves, pero había una pequeña nave Imperial, un crucero pequeño. 

Edefen entonces se acerco con su X-Wing y comenzo a abrir fuego contra los TIE. Los disparos lograron derribar a varios de estos, y los TIE hacían maniobras rápidas y agiles acompañadas de un sonido atronador. El X-Wing de Edefen giraba y bloqueaba los disparos mientras abría fuego contra los TIE. - ¿Qué crees hacer? ¡No podremos con todos ellos! - exclamo Benthic. - ¡Ordena a los escuadrones que sigan mi liderazgo! - ordeno Edefen. - Bien, ¡Sigan las órdenes de Edefen! - exclamo Benthic. - Las naves repartanse en escuadrones, dos X-Wing y un Y-Wing, protejan a los U-Wing y la nave principal, un escuadrón acompañeme hacía el pequeño crucero - ordeno Edefen. 

Dos X-Wing y un Y-Wing acompañaron a Edefen, mientras las desorganizadas naves reformaban su estructura de combate. Edefen y sus cazas giraban y abrían fuego contra los TIE, disparando continuamente. En los disparos, lograron eliminar a varios TIE, pero entonces un X-Wing fue derribado. - ¡Continuen disparando! ¡Abran fuego contra los cañones antiáereos! - exclamo Edefen. El Y-Wing entonces disparo un torpedo y destrozo unos cuantos cañones, mientras el X-Wing restante se abria paso entre las torretas. Una de estas logro interceptarlo y disparo contra la pequeña nave. - ¡Mierda! - exclamo Edefen. - ¡Tomen nueva posición! ¡Dirijan los ataques contra el crucero! - ordeno Benthic. El Y-Wing entonces fue derribado, pero más TIE emergían del crucero. - ¡No Benthic! ¡Mantengan la posición! ¡Me encargo de este gigante yo solo! - exclamo Edefen. Entonces el Jedi hizo una maniobra y se acerco peligrosamente con el crucero. Edefen preparo su nave y se estrello contra la cábina de mando.

La nave se encontraba con los escudos desactivados, creyendo que tendrían superioridad sobre los terroristas, pero entonces el X-Wing se estrello contra su puente. La explosión destrozo varios sistemas de control vital, y la nave comenzo a caer derribada sobre la luna resquebrajada. Una serie de explosiones cubrieron otras regiones de la nave. - ¿Edefen? ¡Idiota! - exclamo Benthic.

Edefen se desperto entre la poca gravedad, el orificio que había horadado provoco que los sistemas de la nave expulsaran aire. Por suerte quedo prensado entre una pieza de metal, entonces se libero y avanzo en gravedad cero. Edefen activo una puerta la cual eyecto todo su contenido hacia afuera, pero Edefen logro sellarla. El Jedi comenzo a respirar, agitado por la falta de gravedad y se abrio paso entre los escombros y explosiones, mientras el personal de la nave huía para escapar. Edefen observo una cápsula de escape y la abordo. Edefen la eyecto y escapo de la nave mientras esta caía sobre Jedha. Edefen suspiro. - Benthic, si escuchas este mensaje, sigo vivo - dijo el. Edefen fue escoltado por un par de milicianos que habían escapado. Edefen estaba herido, debilitado por su exposición al vació del espacio. - Debemos irnos, ahora - indico Edefen. - ¿De Jedha? - pregunto Benthic. - Afirmativo - respondió Edefen. - ¿Qué sugieres? ¡No tenemos ninguna base a donde huir! - exclamo Benthic. - Llevame con Saw, necesito saber qué paso - dijo Edefen. Benthic y los otros Partisanos de la sala de mando se mantuvieron callados. - Saw murió, decidio quedarse atrás - dijo Benthic. - ¿Qué? - pregunto Edefen. - Se quedo en la base, cuando el disparo de aquella estación cayo sobre el planeta - dijo Benthic. - ¿Qué clase de estación era? - pregunto Edefen. - Una inmensa esfera de coloración gris, con un enorme espacio que recuerda a un crater, logramos verla antes de que saltara en el hiperespacio, estaba potenciada de un enorme turbolaser de Kyber, parece que para eso saquearon mundos enteros, es tan grande como un planetoide pequeño, logro oscurecer Jedha por un momento, antes de volatilizar todo - dijo Benthic. En ese momento Edefen recordo lo que le había dicho Galen, una superarma de Kyber, pero no creyo que fuera tan poderosa como para volatilizar una buena parte del planeta. - Benthic, tu eres ahora el que lidera a los Partisanos, ¿No? - pregunto Edefen. - Sí - respondió Benthic a secas. - Debemos ir a Yavin 4 - dijo Edefen. - ¿Con los líderes rebeldes? ¡Bromeas! - exclamo enfurecido. - Es nuestra única forma de salir vivos de esta, si quieres que los Partisanos restantes sobrevivan, deberíamos coordinarnos con la Alianza, si de esta forma queremos sobrevivir, el Imperio enviara más fuerzas a Jedha, no creo que quieras estar en ese momento... - dijo Edefen. - Bien, ¡Pongan curso a Yavin 4! ¡Pero preparen la artillería en caso de ser necesario! - exclamo Benthic. Este se volteo hacia Edefen y lo observo. - Si queremos llegar tendremos que evitar los mundos Imperiales, tardaremos algo de tiempo antes de llegar a la luna - dijo Benthic.

La Batalla de Yavin

Yavin 4, Regiones del Borde Exterior, 0 DBY

Mientras la nave viaja a traves del hiperespacio, Edefen estaba caminando por los pasillos, recuperado de la Escaramuza de Jedha. - ¿Donde esta Ryuko? - pregunto Edefen. - Esta en su habitación, desde que arrivo a Jedha esta pensativa - dijo Moroff. Edefen camino hacía su habitación y observo a Ryuko en cuclillas. - ¿Estas bien? - pregunto Edefen. - Desde Revocs Prime me he sentido, culpable, miles de personas murieron por tu causa, no se como reaccionar a eso... - dijo Ryuko. - Calma, calma - dijo Edefen. - ¡No! ¡Tú asesinaste a Mako y a millones de inocentes! ¡Eres un monstruo! - exclamo Ryuko. - Si, tienes razón, soy un monstruo, algo que siempre me han dicho es que eso soy, un monstruo, nada diferente del Imperio Galáctico que he combatido, y podria decirse que tienen la razón, he perdido una buena parte de mi humanidad, he asesinado miles de personas, no solo he hecho eso, cuando comenze a trabajar con los Partisanos, asalte colonias Imperiales, asesine trabajadores y testigos, y después Revocs Prime... - dijo Edefen. - Y creeme que estoy arrepentido de eso, en su momento estaba cegado por la venganza, y ahora todo ha caído mal, he perdido muchas cosas, y ahora con la destrucción de la facción, solo nos queda unirnos a la Alianza, replantearme mis acciones y comenzar un nuevo camino, como me dio a decidir aquella mujer - dijo Edefen. - No se si confiar en tí, pero, bien, te creere, si necesito ser entrenada en los caminos de la fuerza, creere en tí... - dijo Ryuko.

La flotilla Partisana encontes emergió sobre Yavin 4. Una inmensa flota compuesta de cruceros Mon Calamari, Corbetas Corellianas, Fragatas Nebulon, y otros tipos de naves. - ¿Eso es la Alianza? - pregunto Moroff. - Pense que serían simples pacifistas que nos odiaban - dijo Benthic. Entonces una transmisión de la General Mon Mothma aparecio. - Soy la Almirante Suprema Mon Mothma de la Alianza Rebelde, Reportese nave no identificada - dijo Mothma. - Soy Benthic, líder de los Partisanos, Saw Gerrera se encuentra muerto, he tomado el liderazgo, venimos en son de paz - dijo Benthic. - Así es, no tenemos ninguna intención mala - dijo Edefen. - ¿Edefen? No importa, desciendan sobre el planeta, queremos hablar con sus líderes - dijo Mothma. Edefen entonces sintio aquella presencia, la niña estaba detrás de el. Edefen lo observo y se dio cuenta de que la niña lo observaba con una sonrisa, con un signo de aprobación. ¿Acaso quería que trabajara con la Alianza?.

Edefen fue escoltado por guardias rebeldes junto a Benthic y a Ryuko. Ellos fueron escoltados dentro de la base rebelde, construida dentro de aquella pirámide. Edefen entonces llego hacía la Almirante Mon Mothma. - Parece que regresaste después de tu pequeña masacre - dijo Mon Mothma. - Si, lo lamento - respondió Edefen. - Veo que entonces se han rendido los Partisanos - dijo Mothma. Benthic se encontraba cabizbajo, arrodillado. - Sí, queremos aliarnos con su facción, solo de esta forma seguiremos vivos - dijo Benthic. - Bien, pero tus tropas no podran actuar de la misma forma qué antes, tus crímenes de guerra no se perdonaran y cuando ganemos la guerra, seras enviado a condenda duradera - dijo Mothma. Benthic no tuvo de otra más que asintir. - No sera lo mismo para tí, asesinaste la población de un planeta entero... - dijo Mothma. - Hagan lo que quieran, no es como si fuera a trabajar para ustedes por siempre... - respondió Edefen. - Bien, puedo contar con ustedes para esto - dijo Mon Mothma, la cual abandono la sala.  Edefen camino por la base y entonces se encontro con un espía rebelde, el cual se encontraba horrorizado. - Han destruido varios mundos, acabaron con Jedha, después destruyeron su base en Scarif, volatilizaron Alderaan, y ahora vienen a por nosotros... - dijo aterrorizado. - ¿Qué sucede? - pregunto Edefen. - Tenemos los planos de la superarma, pero vienen a por nosotros, acabaran con todos... - dijo el espía. Edefen dejo de lado al espía. Entonces Benthic y sus tropas se acercaron a Edefen. - Mothma nos dio una misión, viajaremos a Jedha de nuevo, tenemos que evitar la ocupación Imperial en el planeta, es una pérdida de tiempo, pero es lo que debemos de hacer, Jedha era nuestro objetivo, Saw quería que acabaramos con la ocupación Imperial en el planeta, hare esto por el... - dijo Benthic. Moroff se acerco hacía Edefen, escoltando a Ryuko. - Lamento lo de Dion - dijo Benthic. - Eso ya no importa - respondió Edefen. Ryuko se acerco hacía Edefen, y entonces las naves de los Partisanos despegaron. - Allá va un  gran amigo - dijo Edefen. - Entonces, ¿Cambiarás? - pregunto Ryuko. - Lo intentare - dijo Edefen. 

Edefen se encontraba avanzando por los pasillos de la base, consumido por la inquietud. Los Partisanos y el ahora estaban sujetos a una condena al final del conflicto, el cual era inminente. La flota rebelde estaba fortaleciendose, y miles de sistemas estaban uniendose a su causa. Era solo cuestión de tiempo para que la guerra a gran escala comenzara entre ambas facciones, y el conflicto regresara una vez más a la galaxia. - Edefen, ¿Cuando comenzara mi entrenamiento? - pregunto Ryuko. - Cuando sea el momento - respondió. Ella observo fríamente al Jedi, posiblemente seguía enfurecida por lo sucedido en Revocs Prime. En aquel momento, una especie de sonido agudo comenzo a resonar por la base. Una sirena de emergencia. Soldados rebeldes corrían por los pasillos, desesperados y preparados para una batalla.

Edefen y Ryuko salieron de la base y observaron los hangares atestados de pilotos preparandose para abordar sus naves. Los rebeldes estaban desesperados mientras en el comunicador se escuchaba continuamente "Todos los pilotos a sus puestos de combate". - ¿Qué coño sucede? - pregunto Edefen. El Jedi entonces salió del hangar y observo a la distancia un pequeño punto, pero no era parte de las lunas del gigante gaseoso Yavin. - Esa debe ser la estación espacial que menciono Benthic... - dijo sorprendido. - ¿Qué haremos? - pregunto Ryuko. - Sigueme, los rebeldes tienen vehículos robados, con algo de suerte obtendremos un Arc-170 - dijo Edefen. Los dos caminaron entre el hangar y Edefen observo un Arc-170 de coloración rojiza con las insignias de la rebelión pintadas de azul. - ¡Ryuko! ¡Entre en la silla de pilotaje trasera! - exclamo Edefen. Mientras Ryuko montaba la nave, observo a un joven piloto rebelde de piel morena y un cabello rubio hablando con otros. Edefen logro sentir su presencia, aquel Jedi oscuro que enfrento en Mustafar, Anakin Skywalker. Muy posiblemente era su hijo, pero a diferencia de su padre, había luz en el, una sensación de luchar por los que no podían. - Skywalker... - dijo Edefen. - ¡Edefen! ¡Ya estoy lista! - exclamo Ryuko. Entre el hangar escucho el pitido de T3, el cual se acerco hacía el. - Pense que los Partisanos te habían dejado atrás... - le dijo. 


Estrella de la Muerte, Órbita de Yavin 4, Regiones del Borde Exterior, 0 DBY

Edefen subio a la nave y la encendio, pero entonces en el comunicador sono una transmisión. - Aquí Wedge Antilles, no tienen permitido despegar - dijo el piloto. - Aquí Edefen Shan, necesitan de todos los pilotos necesarios, pido permiso para despegar - dijo Edefen. - Permiso aceptado - respondió Wedge. T3 genero un pitido de emoción, y entonces las naves comenzaron a despegar. Las naves partían de la jungla y entonces avanzaban por los cielos de la luna, mientras dejaban estelas de aire. Las naves entonces salieron de la atmósfera hacia el vació del espacio, donde se encontraba la inmensa estación espacial. - Santa mierda... - dijo Ryuko.

Los X-Wing, Y-Wing y el Arc-170 avanzaron hacía la estrella de la muerte. - Bien, necesitamos que uno de nuestros bombarderos logre entrar en la trinchera, allí hay un compartimiento donde podremos dar en el blanco, por suerte sus torretas estan diseñadas para naves capitales, pero ellos no cuentan con un ataque de cazas, ¡Vamos a darles1 - exclamo Wedge. - Copiado líder rojo - dijo Luke. Los cazas entonces se adentraron en la trinchera, bloqueando los disparos de las torretas, las cuales erraban sus tiros debido al tamaño de las naves. - ¡Odio las batallas espaciales! - exclamo Edefen. - Relajate amigo, por algo estas ayudandonos, ahora comportate - dijo Wedge.

Las naves entraron hacia el campo magnético de la estrella, y estas se prepararon para la posición de ataque. Mientras las naves entraban en la trinchera, las torretas abrían fuego contra las naves, casi sin éxito. Edefen disparo contra una torreta y logro destruirla. La explosión destrozo a otra torreta cercana, mientras giraba hacía la derecha. - ¡No te emociones chico! - exclamo Wedge. - Oye, aquí el mayor soy yo - dijo Edefen. - ¡Cuidado! ¡Vienen cazas TIE! - exclamo Ryuko. La estrella de la muerte respondio enviando escuadrones enteros de cazas TIE. Los cazas de cabina redonda y alas aplanadas abrían fuego contra las naves de la rebelión. Uno de los X-Wing fue destruido en el proceso por una torreta. - ¡Perdimos a Porkins! ¡Perdimos a Porkins! - exclamo un piloto por el comunicador. Los cazas TIE abrían fuego continuamente, mientras algunas naves de la rebelión provocaban maniobras de vuelo, como girar por el espacio para desorientarlos. Los X-Wing lograron contraatacar y destrozaron unos cuantos TIE. Los disparos verdosos y los rojos se cruzaban entre sí, provocando una espectacular vista de destellos verdes y rojos.

Las naves que quedaban se acercaban constantemente hacia el punto de impacto, aquella falla dejada por Galen Erso. - Bendito seas Erso, bendito seas - dijo Edefen. Pero entonces en el comunicador comenzo a sonar la voz de Wedge. - ¡Perdimos los Y-Wing! ¡Tenemos TIE detrás! - exclamo el piloto. - Tenemos un bombardero TIE y dos cazas persiguiendonos - dijo Ryuko. En ese instante, Edefen sintio una presencia, trayendolo recuerdos de Mustafar, aquel enfrentamiento contra el Jedi que destrozo a toda la orden. - Permiso para interceptarlo - dijo Edefen. - Permiso denegado, salga de la trinchera - dijo Wedge. - ¡Separense para cubrir a Rojo 5! - ordeno Wedge. Edefen movilizo su nave y junto a los otros cazas se separaron para poder encargarse de los TIE y distraerlos de Luke. Los TIE entonces comenzaron a abrir fuego contra los rebeldes. Una de las naves quedo dañada, y otra fue destruida. - ¡Me retiro! ¡He sido dañado! - exclamo Wedge. 

Edefen entonces comenzo a recibir disparos, y uno de estos provino del bombardero. - ¡Ugh! - exclamo Ryuko. El disparo la daño seriamente, pero seguía viva. - ¡Ryuko! - exclamo Edefen. El Jedi entonces se vio en la necesidad de abandonar la trinchera. - Vamos Skywalker, eres nuestra unica oportunidad - dijo entre dientes. Mientras se alejaba de la estrella, observo a un carguero Corelliano acercandose y disparando contra los TIE. El carguero dejo a uno desorientado en el espacio, y los otros dos fueron destruidos. - ¡Ya estas libre chico! ¡Dispara y termina con esto! - exclamo una voz en el comunicador. Entonces unos segundos después, todo era silencio. - ¡Lo he logrado! - exclamo Luke. Las naves que quedaban, unos pocos X-Wing, el Arc-170, un Y-Wing y el Carguero Corelliano escaparon. Edefen observo por un retrovisor un inmenso destello, acompañado de un enorme silencio. La estrella había estallado. 

Edefen aterrizo en el hangar, y cuando descendio con Ryuko herida entre sus brazos, observo como todos celebraraban la victoria de aquel joven. Edefen no evito sonreír, entre la oscuridad y la sangrienta guerra que estuvo enfrentando, vio un pequeño rayo de esperanza en medio de la tormenta. Edefen observo a su lado a la niña, mirando con una sonrisa al joven. - En medio de la oscuridad siempre debe existir un balance, ese joven es el que ayudara a restaurarlo... - dijo la niña. - ¿Es el elegido? - pregunto Edefen. - No, pero hara que el elegido regrese a la luz - dijo ella mientras observaba a Edefen con una sonrisa. La niña entonces desapareció y Edefen observo la escena, mientras una lágrima corria por su ojo, una lágrima de felicidad.

Escape de Yavin 4

Taspypso Prime, Regiones del Borde Exterior, 0 DBY

Sobre aquel desértico mundo, el Inflictor, la nave personal de la Almirante Rocwyn se encontraba orbitando. - Veo que tienen a una superviviente de Jedha, ¿No es así? - pregunto Rocwyn. - Una botánica Jedi que cooperaba con los Partisanos, Dion Soveco - dijo un Stormtrooper. - Vaya, el Emperador quiere que le entreguemos vivo a ese hombre, Edefen Shan, sus viejos asesinos fallaron, ni con la ayuda de Thrawn pudieron, pero nosotros podremos atraerlo a una trampa... - dijo Rocwyn. - ¡Señora! ¡Tenemos informes de Darth Vader! - exclamo un oficial. - Pongan su mensaje - dijo ella. - Almirante Rocwyn, la Batalla de Yavin ha sido un fracaso, los Rebeldes lograron destruir la estrella de la muerte, el Gran Moff Tarkin esta muerto, y allí perdimos millones de créditos invertidos, es un fuerte golpe para el Imperio - dijo Vader. - ¿Y Qué quiere que hagamos? Yo no soy Orson Krennic para cometer tremendo error - dijo Rocwyn. En ese instante, Rocwyn sintio una fuerte presión en su pecho, estaba siendo ahorcada. - Insolente, necesito que tu y tu flota hagan un bloqueo sobre Yavin, arrasen la base rebelde, y acaben con todos allí - dijo Vader. - Sí, mi lord - dijo Rocwyn. - Ire a supervisar la batalla, espero que hagan lo correcto - dijo Vader.

Yavin 4, Regiones del Borde Exterior, 0 DBY

La ceremonia era un momento importante. Una de las primeras victorias de la Alianza, algo que parecía imposible. El golpe que habían hecho fue mas significativo que los que Edefen dio junto a los Partisanos, destruir una operación minera en un mundo pantanoso no era lo mismo que destruir una estación de combate que se tardo al menos quince años en construir. Los tres rebeldes, entre ellos el contrabandista Han Solo, Luke Skywalker, y la Princesa Leia Organa recibián su reconocimiento. El Wookie que los acompañaba, Chewbacca también recibio la suya. Edefen vio la emoción en sus rostros, pero sabía que esto no pasaria desapercibido. El Imperio estaba consciente de la destrucción de su superarma, y es probable que fueran por venganza. Tarde o temprano las tropas rebeldes evacuarían poco después de su ceremonia, y cuando eso sucediera no sería bonito.

- ¿Se encuentra bien? - pregunto Edefen. - Esta en estado comatoso, pero se encontrara bien - dijo el droide médico. Ryuko se encontraba en un tanque de bacta, herida por la batalla. - Los Partisanos, ¿Dejaron más naves? - pregunto Edefen. - Dejaron un carguero Corelliano de la antigua república - dijo el droide. - Bien, necesito que lleves a Ryuko allí, nos vamos de este planeta - dijo Edefen. - Señor, no tiene permiso para abandonar - dijo el droide. - En cualquier momento los Imperiales arrivaran, debemos advertirle al resto de la rebelión - dijo Edefen. - Solo soy un droide médico, no puedo hacer más - dijo el androide. En ese momento la alarma comenzo a sonar por la base. - Estan aquí, los Imperiales estan aquí - dijo Edefen. Los soldados rebeldes estaban corriendo apresurados, muchos de estos se preparaban para luchar, otros subían a los transportes Clase-Gallofrey, y las fragatas Corellianas. Uno de los transportes estaba despegando, pero entonces este estallo. Los pedazos de metal cayeron sobre el suelo, y entonces Edefen vio cruceros Imperiales cubriendo el cielo del planeta. - Maldita sea... - se dijo a sí mismo. Cañoneras LAAT descendían en la selva, dejando a sus tropas de avanzada, La Legión 501st. Los soldados estaban equipados con armaduras de rayas azuladas. - ¡Avancen y eliminen la oposición rebelde! - exclamo uno de ellos. Los Stormtroopers abrían fuego contra los soldados rebeldes que se encontraban en la base, y los disparos aniquilaron a varios rebeldes. Entre el tiroteo, Edefen se cubrio y encendió su sable de luz, preparandose para combatir. El guerrero salio detras de su cobertura y encendio el sable, desviando los disparos de sus enemigos. - ¡Concentren el fuego en el Jedi! - exclamo un Stormtrooper. Edefen bloqueo sus disparos y arrojo a los Stormtroopers con la fuerza. Unos de estos portaban armas pesadas y disparaban a quemarropa, asesinando a varios rebeldes. Edefen pateo a uno y uso el cuerpo inconsciente de este para noquear a otro. - Parece que sus armaduras no son tan resistentes con las de los soldados clon - dijo Edefen. Los disparos de los Stormtroopers eran desviados, pero Edefen solo estaba provocando una distracción.  - ¡El Jedi esta resistiendo! ¡Abran fuego contra las tropas mientras las naves escapan el bloqueo Imperial! - exclamo un soldado rebelde. Los soldados abrían fuego contra los Imperiales, mientras Edefen bloqueaba los disparos y arrojaba a varios de estos con la fuerza. Cazas TIE y X-Wing se enfrentaban en el aire, mientras el ultimo transporte lograba partir. Edefen sonrío y continuo luchando, usando su sable para cortar a varios Stormtroopers. El suelo de la jungla y las aréas cercanas al templo estaba quedando cubierto de cuerpos, y entonces un AT-ST emergió de los arboles. Edefen entonces corrio con su sable activado, mientras bloqueaba los disparos de los enemigos.  Edefen se dirigio a la sala médica y entonces observo a su Padawan, sumergida en bacta. El abrio el tanque y cargo a la herida Ryuko, semidesnuda en sus brazos. Edefen corrio con su padawan en brazos mientras disparos de naves, soldados y vehículos chocaban contra el templo. Un AT-ST logro destruir a un vehículo rebelde, el cual logro disparar una salva de misiles antes de ser destruido. Los láseres acababan con las tropas, y entonces Edefen abordo el Halcón de Ebáno. La nave despego con un fuerte rugido, quemando a algunos Imperiales cerca de sus motores. La nave despego y comenzo a volar en el azul cielo del planeta, para despues dejar la espesa capa de nubes y llegar al vació del espacio. - Bien, ¡T3! ¡Conecta el piloto autómatico! ¡Debemos llegar a las naves principales antes de que este lugar quede hecho polvo estelar! - exclamo Edefen. Las naves de la rebelión y los Imperiales se agarraban a tiros continuamente, los turbolaseres impactaban contra sus cubiertas y los cazas se enfrentaban entre sí.  La Almirante Rocwyn observo la encarnizada batalla. - Edefen escapo, probablemente se reunio con estos rebeldes, quiero acabar personalmente con el, envien un mensaje a la flota rebelde, quiero que muestre su presencia... - dijo Rocwyn. - Entendido señora - respondió un oficial. Mientras T3 pilotaba, Edefen controlaba los cañones. En ese momento recibio una transmisión de Leia. - ¿Qué sucede General Organa? - pregunto Edefen. - ¡Edefen! ¡Tienes que salir de aquí! ¡Vienen a por tí! - exclamo ella. Entonces vio el mensaje de Rocwyn. - Caballero Jedi, tenemos a tu amada aquí con nosotros, entregate, el Emperador te quiere vivo, y no nos iremos sin ti, si te entregas dejaremos a los rebeldes en paz, calma - dijo Rocwyn. - Maldita sea, ¡Hay que irnos! - exclamo Edefen. - ¡T3! ¡Entra al hiperespacio! ¡Ahora! - exclamo Edefen. T3 emitio un pitido de aprobación y esquivaron los disparos de los turbolaseres imperiales, para alejarse lo suficiente de la batalla y llegar al campo de escombros de la estrella. El Halcón entonces salto al hiperespacio, hacia un destino aleatorio, con tal de escapar de la inminente perdición. Edefen se encontraba cansado, derrotado, y penso en esa transmisión. Dion todavía estaba viva, pero ahora había dos Imperiales siguiendolo, lo querían vivo, ¿Pero por qué?

Tesoros y Asesinatos

Sistema Estelar no Identificado, Regiones del Borde Exterior, 1 DBY

El Halcón de Ebano se encontraba a la deriva en algun sistema estelar aleatorio. No hacía mucho que la nave escapo del hiperespacio, y entonces una nave de forma similar se acerco a esta. La nave se acoplo y comenzaron a generar una brecha para poder entrar. Los tripulantes de esta entraron armados con todo, esperando saquear y hacerse con un botín. Edefen desperto, había quedado inconsciente. El observo a Ryuko, todavía comatosa en una camilla improvisada por el Jedi. Edefen tomo su sable de luz y con un ademán le ordeno a T3 que esperara. El Jedi encendio su sable y entonces observo a un par de droides comando modificados. - ¡Abran fuego! - exclamo el droide. Los droides comenzaron a abrir fuego, pero Edefen bloqueo los disparos y destrozo a uno de estos con la fuerza. Edefen blandió su sable y partio al otro. - ¿Qué demonios? - se pregunto. Pero entonces observo a HK-51, equipado con armas pesadas. - Oh, Hola amo - dijo el droide. - ¿HK? Creí que estabas con los Partisanos - dijo Edefen. - Sí, bueno, escape poco después de la Destrucción de Jedha, y un horrible monstruo me contrato como parte de su ejército privado, así que me veo en la necesidad de aturdirte - dijo HK. HK disparo una rafagá aturdidora a Edefen y lo dejo dormido.

Estación Outland, Regiones del Borde Exterior, 1 DBY

Edefen desperto en alguna zona de la estación Outland, siendo arrastrado por HK. - ¿Donde esta Ryuko? - pregunto Edefen. - Descuida, esta sana y a salvo - dijo el droide. Entonces continuo arrastrandolo a traves de un pasillo y abrio una puerta, donde había varios criminales de distintas razas, así como droides jugando con piezas de la armadura de la milicia local. - ¿Qué sucedio? - pregunto Edefen. - Nos apoderamos de la estación gracias a nuestro señor del crimen, Triple Cero - dijo HK. - ¿Mataron al Gobernador? - pregunto Edefen. - Oh, para nada, le hicimos algo peor - dijo HK. Edefen observo en una especie de estaca el gobernador empalado, retorciendose. - ¡Ugh! ¡Saquenme de aquí! - exclamo. Edefen observo sus yagas, heridas de quemaduras y ácido. - Qué repulsivo - dijo Edefen mientras contenía el vómito. Entonces lo llevo frente a un droide de protocolo de coloración negra. - Oh vaya, tenemos aquí a un Jedi - dijo el droide. - ¿Quíen eres? - pregunto Edefen. - Mi nombre es Triple Cero - dijo el droide. - Dejame ir máldito - dijo Edefen. - Oh no, tu y tu Padawan seran interesantes para usar, posiblemente los convierta en cyborgs - dijo el droide. Este activo una especie de cuchilla en su dedo y se preparo para torturar a Edefen. - ¡No! - exclamo enfurecido, y entonces con la fuerza arrojo a Triple Cero. Los otros droides y mercenarios lo observaron, armados. Edefen se libero y comenzo a luchar cuerpo a cuerpo contra estos, un Gamorreano recibió una patada en la cara y entonces Edefen lo arrojo contra un Weequay. Un par de droides intentaron acribillarlos, pero mediante la fuerza aplasto sus cuerpos. Los mercenarios abrían fuego y un droide descargo todo tipo de artillería sobre el, pero Edefen esquivaba los tiros y entonces desato una poderosa ola con la fuerza, arrojandolos a todos contra la pared, matándolos. Triple Cero apenas se reincorporo. - Vaya, eres fuerte, pero no lo suficiente - dijo el droide. Edefen derribo una lámpara sobre el y lo dejo en el suelo . - Escuchame bien, tu y tu patético sindicato del crimen no me interesan, solo quiero escapar del Imperio, es todo - dijo Edefen. - Podemos ayudarte carnoso - dijo Edefen. - ¿Enserio? - pregunto Edefen. - ¡No! ¡Yo soy el que manda aquí! - exclamo el. - Bueno, ya no tienes a nadie que te sirva, creo que volveras a ser mio, triple cero... - dijo una voz femenina. Una mujer de rasgos orientales, ropa corta y un casco con gafas llego hacía el lugar. - ¡Inaceptable! - exclamo Triple Cero. - Pues ahora lo eres, gracias a este Jedi - dijo ella. Aphra entonces se acerco al droide y comenzo a reconfigurarlo. - ¿Quíen eres? - pregunto Edefen. - Soy la Arqueologá Chelli Lona Aphra, pero puedes decirme, Dra. Aphra - dijo ella. - ¿Una arqueologá trabajando con mercenarios? - pregunto Edefen. - Arqueologá Picára - dijo ella. - Ya veo - respondió Edefen. - ¿Jamás escuchaste hablar de mí? - pregunto ella. - Bueno, estuve mas ocupado escondiendome de los Imperiales, así que no - respondió Edefen. Aphra lo miro de forma fría y enojada. - Qué mal - dijo ella. - Ustedes, parecen tener experiencia con el Imperio, ¿Pueden ayudarme? - pregunto Edefen. - ¿Qué si tuvimos experiencia? ¡Trabajamos con Darth Vader y conoci al Emperador! ¡Es un tío muy agradable! - exclamo Aphra. - Vaya, supongo que desertaron - dijo Edefen. - Así es - respondió Aphra. - Mmmmm, ¿Son mercenarios, no? - pregunto Edefen. - Así es - respondió HK-51, el cual se mantuvo quieto todo el rato. - ¿En qué necesitas ayuda? - pregunto Aphra. HK-51 observaba la escena, mientras miraba fijamente a Triple Cero, lo que suponía que Edefen volvía a ser su amo. - Quiero venganza contra el Imperio - dijo Edefen. En ese instante todos en la habitación comenzaron a reír, especialmente Aphra. - Estas demente viejo, nadie puede desafiar al Imperio, lo digo por experiencia, a duras penas sali viva... - dijo Aphra. - El Emperador ha enviado todo tipo de asesinos a acabar conmigo, ellos tienen capturada a mi amada, y quiero terminar con esto - dijo Edefen. - Así que, venganza familiar, ya veo - dijo Aphra. - El colaboro con terroristas para conseguir su objetivo, y vaya que no ha salido impune, es famoso por haber destruido Revocs Prime - dijo HK-51. - Espera, ¿Tu asesinaste toda esa población? ¡Qué maravilla! ¡Estamos a tu servicio! - dijo Triple Cero. - Bien, tal vez de alguna forma pueda ayudarte, pero a cambio necesitamos tus servicios... - dijo Aphra. - Vale, cooperación mutua, me gusta la idea - dijo Edefen.

Punto de reunión de la Gran Armada Imperial, Regiones del Núcleo, 1 DBY

Una inmensa flota Imperial se encontraba reunida sobre algun planeta rocoso. Todos los doce Almirantes habían sido llamados a aquella región, entre ellos Piett, Versio, Thrawn, Rocwyn y otros más. - Los Rebeldes han destruido La Estrella de la Muerte, pero las acciones de la Legión 501st y Vader en el Yavin 4 fueron de gran ayuda, los rebeldes han escapado, pero no por mucho - dijo el Emperador. - Gracias Emperador - dijo Rocwyn, enorgullecida en la sala de reunión. Thrawn observaba a la joven almirante, entusiasmada, pero su victoria la logro a duras penas, una buena parte de sus tropas había muerto, y si no hubiera sido por su intervención final, Yavin 4 seguria en manos rebeldes. - Ahora, quiero hablar personalmente con Thrawn y Rocwyn - dijo el Emperador. Los otros almirantes se retiraron así sin más, dejando solos a los dos almirantes. - Ustedes dos estuvieron tras la pista de Edefen Shan, pero ambos fallarón, al igual que mis aprendices, ese Jedi es escurridizo, pero tengo una idea para tenerlo de rodillas, el Jedi es como un ejército andante, así que enviare más naves, les proporcionare asesinos Noghri, Inquisidores, y Lord Vader supervisara la captura del Jedi, si fallan, los matare a ambos personalmente, ¿Entendido? - pregunto Palpatine. - ¡Si señor! - exclamarón los dos. Thrawn esta vez tenía la certeza de que las probabilidades de capturar al Jedi eran mayores, pero Rocwyn era joven e inexperta, incluso pudo notar su nerviosismo al escuchar las amenazas de Palpatine. Debía eliminarla del juego lo más pronto posible.

Thrawn observo a Vader entrando en la habitación. - Ese Jedi es escurridizo, pero casi lo atrapabamos, si no hubiera sido por las circunstancias... - dijo Thrawn. - Lo comprendo Gran Almirante, sera escurridizo, pero no invencible, puede que su movimiento rebelde ya haya sido derrocado, pero creemos que ahora esta haciendo alianzas en el submundo, es su forma de trabajar, debemos encontrarlo junto a sus aliados, posiblemente la Alianza Rebelde, y aplastar el movimiento de una vez por todas - dijo Vader. - No se, a mi me parece una exageración usar tantos recursos para capturar un solo individuo, podríamos bombardear el mundo en el que este y ya - dijo Mara. - El Emperador sabe lo que hace, ese hombre es de los pocos Jedi que siguen vivos que son tan poderosos que podemos considerarlo amenaza pública, trabajo con los Partisanos y destruyo varios mundos, entre ellos Revocs Prime, esta movilización es necesaria, a pesar de lo exagerada qué es - dijo Rocwyn. - ¿Qué plan proponen? - pregunto Mara. - Lo atraeremos a el y a sus aliados en la rebelión a una trampa, ¿Han oido del sistema estelar Infernus? - pregunto Thrawn. - Una estrella inestable, no muy lejos del Núcleo Galáctico, sí - respondió Rocwyn. - Veran, atraremos al Jedi con aquella excusa, su mujer, y una vez capturado, lo llevaremos ante el Emperador- dijo Thrawn. 

Vader avanzo por los pasillos del Inquisitor, y entonces sintió una presencia. Una niña de doce años aproximadamente, ataviada con una túnica blanca. - ¿Es correcto lo que estas haciendo? - pregunto ella. - El Imperio mantiene el orden en la galaxia, sí - respondió Vader. - ¿Estas seguro de que por eso trabajas con el Emperador? - pregunto la niña. - Sí - respondió Vader. - No, tu más que yo sabes que trabajas motivado por tu odio, por tu venganza hacia los Jedi, los culpas de la muerte de tu esposa, pero tu fuiste la que acabo con ella, y ahora quieres encontrar a Luke, ¿No es así? ¿Quíeres convertirlo en el hijo que debiste haber cuidado uniendolo al lado oscuro? No podrás, tu más que yo sabes que solo eres una herramienta, Sidious te traicionara en cualquier momento, debes regresar al lado luminoso y restaurar el balance, Anakin - dijo la niña. Vader encendió su sable de luz y de un tajo ataco a la niña, pero ella se desvaneció, y una inocente risa se escuchaba en el aire. - Lord Vader, ¿Esta bién? - pregunto un Stormtrooper. - Sí, solo fue una ilusión - dijo Vader.

Mimban, Regiones del Borde Exterior, 1 DBY

El tormentoso y pantanoso mundo de Mimban era una importante colonia minera, pero tras el asalto por parte de los Partisanos, una buena parte de este mundo quedo dañada. Los Imperiales habían sometido al planeta a una vigilancia intensiva, y habían construido más bases. En una operación rutinaria, se descubrio una extraña especie de artefacto alienígena de tiempos ancestrales, una especie de núcleo de memoria ancestral de un droide antiguo, datando de aproximadamente tres millones de años de antiguedad.

El Arca del Ángel aterrizo en una zona pantanosa cerca de la fortaleza Imperial donde se habia resguardado el artefacto. - Bien, necesitamos conseguir aquel poderoso artefacto, y venderselo al mejor postor, pero para ello necesitaba recuperar el control, ahora gracias a ti lo he logrado, solo es cuestión de atacar - dijo Aphra. Triple Cero observaba con furia a la Doctora, posiblemente tramaba una rebelión. - Droide, escuchame bien, estoy consciente que fuiste creado para matar, y por ende, aprovechare tus habilidades, atacaremos esa fortaleza y tienes la autorización de matar y torturar cuantos Imperiales quieras... - dijo Edefen. Triple Cero entonces lo observo fijamente. - ¿Lo dice en serio amo Edefen? - pregunto el droide. Edefen asintió. 

El grupo avanzo entre la jungla y se acercaron hacía una puerta, la cual fue abierta por BT. El droide astromecánico modificado abrio el panel y el grupo entro, Krrsantar, un Wookie que los acompañaba vigilo que no hubiera camarás de seguridad. Cuando se dio cuenta de una, HK-51 abrio fuego contra esta y la destrozo. - Bien, BT y Triple Cero, necesito que se infilitren en la sala de mando, desactiven todos los sistemas de la base, cuando sea seguro informen, después Krrsantan y HK-51 haran una distracción, mientras yo y el Jedi nos infiltramos, ¿Entendido? - pregunto Aphra.

Triple Cero y BT avanzaron entre el personal, los cuales no les dieron mucha importancia. - Oigan, ustedes dos, deberían estar teniendo otros puestos, tenemos una posible intrusión, vayan a investigar, ahora - dijo un soldado de la armada. - Oh, no diria lo mismo, ¡BT! - exclamo el droide. El pequeño astrómecanico desato una oleada de llamas, las cuales cremaron a varios soldados. Triple Cero tomo un rifle E-11 y comenzo a abrir fuego contra los Stormtroopers y Navytroopers, disfrutando del dolor y la agonía de sus enemigos. BT hacía arder a los enemigos, los cuales gritaban fuertes alaridos. - ¡Sufran malditos carnosos! - exclamo Triple Cero. Los dos droides se abrieron paso a tiros contra los Imperiales, los cuales gritaban del horror y dolor al ser calcinados vivos. Triple Cero arrojo una granada de astillas, la cual cayo cerca de un par de Stormtroopers. La granada se detono y las astillas lograron atravesar la armadura de sus enemigos, encajandose en su carne y provocando que estos se retorcieran en agonía. - ¡Me encanta el sonido de sus gritos BT! ¡Es relajante! - exclamo Triple Cero. Los dos droides finalmente llegaron a la sala de mando, dejando tras de sí un rastro de muerte y destrucción a su paso. BT se anclo a los controles y comenzo a desactivar sistemas de poder, de defensa, camarás de seguridad, energía, entre otros. - ¡Buen trabajo BT! ¡Ahora podemos hacer una masacre de carnosos sin que se den cuenta! ¡Informa al amo Edefen y a Aphra! - exclamo Triple Cero.

Un par de Stormtroopers se acercaron hacia el hangar, donde aparantemente había sucedido una intrusión. - No parece haber presencia enemiga - dijo uno de los dos. Detras de él emergio un droide HK-51, equipado con un vibrocuchillo. El droide le hundio el arma en su cuello y lo asesino, dejando un charco de sangre en el suelo cuando comenzo a brotar de su cuello. El otro Stormtrooper volteo y trato de abrir fuego, pero un Wookie emergio y tomo sus brazos. - ¡No! ¡No! ¡No! - exclamo. El Wookie de un fuerte tirón le arranco los brazos, y la sangre comenzo a brotar por borbotones. El soldado gritaba en agonía mientras caía en el suelo, perdiendo sangre. Aphra emergio y abrio fuego con su pistola, acabando con su vida. Edefen observo la repulsiva escena. - He hecho cosas aborrecibles, pero esto cruza la línea - dijo Edefen. - Lo dice quien acabo con la vida en un planeta - dijo HK-51. - Qué gracioso eres HK - dijo Edefen. - Definitivamente debes contarnos esa historia - dijo Aphra. HK y Krrsantan avanzaron hacía las profundidades de la base, con la intención de causar estragos. Mientras ellos avanzaban, un Stormtrooper se encontraba agazapado. - Informen que el fugitivo de Revocs Prime se encuentra aquí - dijo el Stormtrooper.

HK-51 y Krrsantan se abrieron paso a tiros en la base, HK abria fuego con su rifle pesado y con poderosas y rapidas rafágas logro acabar con varios Stormtroopers. Krrsantan abrio fuego con su ballesta y asesino a un par de soldados de la armada Imperial, para rugir en victoria. - Si lo se, somos buen equipo - dijo HK-51. Mientras ellos abrían fuego, Edefen y Aphra se abrían paso entre la ventilación, hacía la sala donde se encontrara el artefacto. - ¿Segura que sabes a donde vamos Aphra? - pregunto Edefen. - Claro que lo se idiota, yo tengo los planos del complejo, no vine sin tener una estrategia trazada - dijo Aphra. - Escuchame bien, ten más respeto, yo soy el que tiene control sobre esos droides, perfectamente podría decirles que te mataran, pero todavía seras útil, solo trata de no volver a insultarme - dijo Edefen. Aphra trago su saliva, sintiendose incomoda. Los dos finalmente llegaron hacía aquella habitación, y allí se encontraba una especie de artefacto similar a un ojo. - ¿Qué coño es eso? - pregunto Edefen. - Eso, es una reliquia del pasado, posiblemente la consciencia de un droide ancestral - dijo Aphra. Edefen encendio su sable y entonces creo una abertura en la ventilación. - Rápido, bajemos - ordeno Edefen.

Los dos cayeron en el suelo de aquella habitación, teniendo varios paneles y sistemas conectados al artefacto. Las computadoras se encontraban analizandolos, y entonces Aphra trato de encenderlo. Su rostro de asombro cambio a uno de frustración cuando no se activo. - Maldita sea, ¿Quíen diseño esto? - se pregunto. Edefen sintio una extraña presencia, aquel artefacto usaba la fuerza. - Parece que solo yo puedo activarlo - dijo el. Edefen toco el ojo y entonces este se reactivo. - Protocolo 3-2-1, aquí reportandose Isildur-II, reportese forma de vida orgánica sensible a la fuerza - dijo el artefacto, parecia ser una inteligencia artificial ancestral. - Edefen Shan, usuario de la fuerza - respondió. - Interesante, ¿En qué tiempo nos encontramos? - pregunto el droide. - Ehm, ¿Mil después de Malachor? - pregunto Edefen. - Error, no comprendo tu unidad de tiempo - dijo el droide. - Te sacaremos de aquí, podemos ayudarte en nuestra nave - dijo Aphra. - ¡Amo Edefen! ¡Los Imperiales enviaron una transmisión! ¡Es para usted! - exclamo Triple Cero. - Visualizala en la nave Cero, hay que irnos, encontramos el paquete - dijo Edefen. - Bueno, fue divertido mientras duro - dijo el droide.

Operación: Captura

Espacio Interestelar, Regiones del Borde Exterior, 1 DBY

El Arca del Ángel viajo a traves del vacio del espacio. Edefen observo aquella transmisión. - Edefen, el emperador te necesita vivo, si te unes a nuestra causa, podremos liberar a tu esposa - dijo la Almirante Rocwyn. - Si nos buscas, estamos en el Sistema Infernus, tu tienes la última palabra - dijo Rocwyn. - Suena a peligro - dijo Aphra. - Rocwyn, es curioso que ella me esta dando caza y no el Almirante Thrawn, esto es raro, no es la primera vez que intentan acabar conmigo usando a Dion, pero no puedo dejar que le hagan daño - dijo Edefen. - Bueno, cumpliste tu parte del trato, podemos ayudarte - dijo Aphra. - Tengo una idea - dijo Edefen. - Pilotaje de la galaxia, si, puedo ayudarles con eso - dijo el droide. - Bien, espero que nos ayudes, si eres de utilidad, te mostraremos la historia de la galaxia, ¿Entendido? - pregunto Edefen. - Sera un buen trato sensible - dijo el droide. - Bien, nos ayudaras a pilotar la nave, si, tratas de traicionarnos, te desconectaremos y te regresaremos a tu letargo, ¿Entendiste? - pregunto Edefen. - No me trates de intimidar, soy una computadora viviente con millones de años de antiguedad, no me subestimes - dijo el androide. - Bien, el Sistema Infernus se encuentra en el núcleo galáctico, esta a siete años luz de Coruscant, da el salto hiperespacial - ordeno Edefen. La nave entonces brinco hacia el hiperespacio, preparandose para el conflicto.

Sistema Infernus, Regiones del Núcleo, 1 DBY

El Arca del Ángel emergio del hiperespacio, y observaron la Inmensa flota Imperial. Alrededor de doce superdestructores estelares se encontraban, acompañados de Clase-Venator, Clase-Acclamator, y otros tipos de corbetas Imperiales más pequeñas. - Es la flota Imperial más grande que he visto desde la subyugación de Anaxes - dijo Aphra sorprendida. - ¿Todo esto es por ti? - pregunto Isildur. - Parece que sí... - respondió Edefen. - Enserio debes estar siendo muy buscado por el Imperio - dijo Aphra. - Si alguno de ustedes intenta traicionarme ahora mismo, los matare a todos - dijo Edefen. El Jedi encendio su sable de luz y volteo hacia los mercenarios. - Bien, necesito que nos infiltremos en el Inquisitor, la nave personal de Thrawn. Allí siento a Dion, necesitamos rescatarla, pero primero debemos desatar el caos, Aphra, tu y los droides tienen la misión de infiltrarse en la nave y bloquear la mayoría de escotillas, bloqueen toda ruta de acceso para las tropas, después Krrsantar y HK-51 deberan asesinar todo lo que este en su camino, desaten el caos en el crucero, yo me encargo de enfrentar a Thrawn, y por último, BT, encargate de buscar a Dion - ordeno Edefen. - ¿Y como sabra BT quien es Dion? - pregunto Triple Cero. - Es la prisionera Miraluka de la nave - respondió Edefen.

El Arca del Angél entonces se acerco hacía los hangares del Inquisitor, los cuales se abrieron y permitieron a la nave entrar. - ¿Estan esperandonos? ¿Qué diablos? - se pregunto Aphra. - Bien, parece que esta operación acaba de complicarse un poco, mejor esperense en la nave hasta que les de una orden - indico Edefen. Cuando la nave aterrizo, varios Stormtroopers los estaban esperando. En el hangar fueron recibidos por Mara Jade, la cual caminaba con su capucha puesta. - Vaya, veo que viniste - dijo ella. - Solo entreguenme a Dion, y no me vere obligado a asesinar a todos en la tripulación - dijo Edefen. - No te creas la gran cosa Jedi, el que hayas destruido un planeta entero no te hace tan especial, aquí hay un ejercito totalmente entrenado de tropas, podríamos tirotearte ahora mismo, cuida tus palabras - dijo ella. - Tengo a una panda de mercenarios especializados, podríamos hacerles suficiente pelea por un tiempo - dijo Edefen. - Mira, tu y tus mercenarios siganme, no pregunten nada, solo siganme - dijo Mara. 

Un comandante de la 706 se acerco hacía Mara y le pregunto en lenguaje codificado una orden. - Lleven a los mercenarios a la sala de prisioneros, yo llevare a Edefen ante Thrawn - dijo ella. El comandante asintió y entonces comenzaron a escoltar a los hombres de Aphra. Un par de Deathtroopers escoltaron a Edefen y a Aphra, los cuales avanzaron por los pasillos del Inquisitor. Mientras avanzaban, estos dos llegaron a un pasillo donde no había personal. Entonces los dos Deathtroopers levantaron sus armas, pero estos fueron arrojados contra una pared por Edefen. Mara encendio su sable de luz y observo al Jedi. - Finalmente, acabare contigo Jedi, y le demostrare mi valía al Emperador - dijo ella. Mara y Edefen prepararon sus sables, y entonces comenzaron a luchar. Los dos guerreros se repartían continuamente estocadas, y ambos se concentraban en el ataque. Edefen trataba de contener los ataques de Mara, pero la aprendiz era fuerte. Esta dio un salto y arrojo un orbe de fuerza, su coloración era roja y tenía una fuerte carga del lado oscuro en ella. Edefen esquivo el ataque y continuo luchando contra Mara. - Vaya, has mejorado tu estilo de pelea desde la última vez - dijo Edefen. Los dos continuaron luchando, pero Edefen dejo de bloquear los ataques y se limitaba a esquivarlos. - Si, lo mismo diría de ti - dijo ella. 

Los dos guerreros de la fuerza continuaron luchando estocados, pero entonces fue que Mara lo desarmo y le arranco un brazo. - ¡Ugh! - exclamo adolorido Edefen. Mara arrojo una descarga de rayos eléctricos contra Edefen y lo arrojo contra la pared, dejandolo herido. - ¡Este es tu fin Jedi! ¡Tu dinastía caera! - exclamo ella. Mara preparo su sable para dar el tajo final contra Edefen. El Jedi entonces observo detrás de ella una figura humanoide, un joven con un cabello suelto y ojos rojizos. - ¡Matála! - exclamo el joven. Los ojos de Edefen se abrieron completamente y dejo consumirse por el lado oscuro. Mara dio su estocada final, pero Edefen detuvo el sable con la mano. Mara observo atónita al Jedi mientras sujetaba el sable. - ¡Yo no soy un Jedi! - exclamo enfurecido. Edefen le arrebato el sable de luz y entonces le dio un golpe, Mara cayo en el suelo pero logro reincorporarse, los dos comenzaron a luchar cuerpo a cuerpo. Mara bloqueaba los golpes de Edefen, y entonces lanzo rayos de la fuerza para tratar de acabar con el, pero rodo y esquivo el golpe de estos. Edefen se reincorporo y entonces un brazo de energía pura comenzo a formarse en su herida cicatrizada. - ¿Qué carajo eres? - se pregunto ella. Edefen entonces arrojo a Mara con la fuerza y lanzo una descarga de rayos eléctricos de la fuerza. Mara lanzo un desgarrador grito y entonces Edefen la dejo de electrocutar. - Patético - dijo el Jedi.

Edefen abrio la puerta del pasillo y observo a un grupo de Stormtroopers recibiendolo, los soldados de asalto comenzaron a abrir fuego, pero con un ademán de su mano Edefen asesino a los Stormtroopers. Edefen con la fuerza tomo el sable de Mara y su propio sable, y comenzo a avanzar hacía la cabina de Thrawn. Mientras más avanzaba, su ira se incrementaba. Entonces fue que abrio la puerta y observo el puente de mando. Los oficiales imperiales intentaron huir, pero Edefen comenzo a atacarlos con su sable. Disparos de bláster fueron desviados, y entonces procedio a masacrar brutalmente a los Imperiales. Muchos cadaverés partidos a la mitad quedaron en el suelo, y entonces solo quedaba Thrawn, el cual se encontraba protegido por su Ysalamiri. - Veo que has mejorado, supongo que vienes por una venganza - dijo Thrawn. El guerrero solo corrió enfurecido, pero entonces fue arrojado por una figura negra. Darth Vader se encontraba en el Inquisitor. 

Vader observo a su oponente, consumido por una ira primitiva almacenada en su interior. - Dejate guiar por tus instintos, acaba conmigo - dijo Vader. Thrawn entonces se limito a observar. Los dos guerreros comenzaron a luchar, pero Vader lograba contener los salvajes ataques de Edefen, los cuales no se enfocaban en la defensa. Vader logro desarmarlo de un brazo y arrebatarle uno de sus sables. Edefen continuo luchando contra Vader, pero el Lord Sith mantenía la superioridad. - Eres patético, no puedes contra un Lord Sith - dijo Vader. Edefen continuo atacando brutalmente, pero Vader entonces lo arrojo contra una pared. Edefen entonces genero una especie de rugido primitivo, un alarido ensordecedor para distraer al Sith. Edefen se arrojo sin sus armas y trato de atacar a Vader, pero este propino un tajo en su pierna. Edefen cayo derrotado en el suelo, gritando del dolor. - Intenta que el lado oscuro te salve esta vez, adelante - dijo Vader. Edefen lanzo una especie de descarga eléctrica contra Vader, pero este la contuvo con su sable y finalmente Edefen cayo debilitado. - Diste buena pelea, pero no eres un Sith - dijo Vader. - Solo liberenla, no le hagan daño - dijo Edefen. - Has fracasado en salvarla, ahora ella morirá- dijo Thrawn.

Aphra y los mercenarios observaron el bloque de prisión. Mientras eran escoltados, observaron a un grupo de Deathtroopers arrivar. Estos traían a una joven Miraluka emprisionada, y entonces la ataron a una especie de "Cruz". Mientras estaba en posición de crucifixión, los Deathtroopers cargaron sus armas. - ¡Abran fuego! - ordeno un verdugo Imperial. La Miraluka susurro unas palabras antes de morir. - La fuerza me acompaña, soy una con la fuerza - susurro. Los Death Troopers comenzaron a abrir fuego contra ella, y los disparos acabaron dejando su cuerpo calcinado. - Pude haber sugerido una muerte mas violenta - dijo Triple Cero. - ¡Callad! ¡Ese era nuestro objetivo! - exclamó Aphra. - Oh, entonces, supongo que no habra salida - dijo Triple Cero. Edefen sintio la muerte de Dion, aquella mujer que amo por años estaba muerta. Edefen lanzo un grito de desesperación e impotencia. Vader entonces se acerco hacía el Jedi caído. - Escucha bien, puedes abrazar el Lado Oscuro para ahogar tus penas, para poder cumplir tu venganza... - dijo Vader. Edefen entonces penso las cosas. Tal vez si no se hubiera unido a la rebelión, nada de eso hubiera pasado. - Abrazare el lado oscuro, hare lo que sea para vengarme de los verdaderos causantes de todo esto... - dijo Edefen. Thrawn solto una sonrisa de satisfacción. Finalmente había terminado su cacería, había atrapado a su enemigo que estuvo por años escapando del Imperio, ahora se uniría a este.

Con el pasar de unos días, Aphra y los otros fueron tomados prisioneros y retenidos en el Inquisitor. - Qué aburrido es esto, ¿No pueden dejarnos hacer algo? ¡Podremos hacer trabajos para ustedes si lo necesitan! - exclamo Aphra. Un Deathtrooper se limito a observarla. Cuando las escotillas se abrieron, estos hicieron una especie de saludo colocando su mano en su frente. Una figura en armadura negra entro, con un casco metálico de color plateado. - ¿Vader? ¡No! - exclamo Aphra asustada. Una lágrima se derramo sobre su ojo, estaba preocupada por su vida. Entonces observandolo más de cerca, se dio cuenta que no era Vader. - ¿Aphra? - pregunto Edefen. - ¿Qué paso contigo? ¡Te perdemos de vista por unos días y sales con que te has convertido en un Sith! - exclamo ella. - Lo hago por mi esposa, llegue tarde a salvarla luchando por una causa perdida... - dijo Edefen. El Jedi Oscuro con un ademán de sus manos indico que abrieran las puertas de las celdas. Los Deathtroopers abrieron las celdas y dejaron pasar a Aphra. - El Imperio pago tu deuda con Krrsantar el negro, pero aprovechamos para conseguir sus servicios, tienen un término de cuatro años junto a nuestras fuerzas, creo que estas libre de todo cargo Aphra - dijo Edefen. Ella observo con una sonrisa al Jedi Oscuro. - Espera, ¿Qué haremos con Ryuko? - pregunto ella.


Espacio Interestelar, Regiones del Núcleo, 1 DBY 

Ryuko desperto agitada del tanque de Bacta, esta observo a un grupo de mercenarios frente a ella. - ¿Qué quieren de mí? - pregunto. Cuando se dio cuenta, estaba en una camilla ubicada en una cápsula de escape. - Edefen penso que esto es lo mejor para tí, el no quiere hacerte daño - dijo Aphra. Edefen camino con su nueva armadura del lado oscuro. - Lo lamento, me he unido al lado oscuro, pero no pienso acabar contigo, no podre cumplir mi promesa, pero al menos espero y lo logres sin mi ayuda, te lanzare antes de que cambie de opinión, espero que tomes el camino correcto - dijo Edefen. - ¡Traidoooooor! - exclamo enfurecida Ryuko. HK-51 presiono un botón de la capsula y cerro la puerta de esta, mientras BT la eyectaba. La cápsula de escape fue eyectada hacía el vacio del espacio. Una lágrima escurrio por el ojo de Edefen, aquella chica que trato de proteger estaba lejos de el. - Bien, Isildur, pon curso hacía Coruscant, tenemos que reunirnos con el Emperador - dijo Edefen. - Entendido - respondió la IA. Edefen camino por los pasillos de la nave, y entonces observo a la niña fantasma. - Veo que finalmente has sucumbido a tus deseos carnales, te uniste al lado oscuro, ya veo... - dijo ella. - Esto lo hago por Dion, no por mí - dijo Edefen. - Bien, yo solo trate de orientarte, pero tu negaste mi ayuda, es la última vez que nos veremos Edefen... - dijo la niña.

Ryuko se encontraba desesperada. Consiguio liberarse de la camilla y se puso de cuclillas en una esquina de la cápsula de escape. Ella comenzo a llorar, sin saber que hacer. No estaba segura de cuanto estaría en un sistema estelar desconocido, cuanto duraría, y si alguien la encontraría. Entonces fue que observo una presencia de la fuerza, una pequeña niña que observaba como se sentaba. - ¿Quíen eres? - pregunto ella. - Soy Ashla, se quien eres Ryuko, no hay necesidad de presentarse - dijo ella. - ¿Qué quieres de mí? - pregunto ella. - Tu eres esencial para mantener el balance - dijo ella. - ¿Cómo? - pregunto Ryuko. - Necesito tu ayuda, eres el catalizador para que Edefen vuelva a la luz, solo tienes que seguir mi tutela - dijo Ashla. Ryuko se quedo pensando al escuchar eso, podría aceptarlo y ayudar a su maestro, pero estaba enfurecida, y quería acabar con el. En ese instante, penso en algo que su padre siempre dijo "No te dejes llevar por el odio". - Bien, lo hare, te ayudare - dijo ella. La niña entonces se desvaneció y observo una nave de chatarreros acercandose al lugar. Parecía ser una nave Rodiana por su figura.


Coruscant, Regiones del Núcleo, 1 DBY

El Arca del Ángel arrivo en el palacio Imperial, una enorme estructura de forma piramidal con varias espiras. Antaño, esa estructura fue el Templo Jedi, pero tras la aniquilación de la orden, el Emperador lo tomo como su base principal, una especie de símbolo de la caída de la vieja Orden y la República, y el poder que el nuevo orden tenía. La nave aterrizo en una pista donde había varios Stormtroopers. La mayoría de estos eran cadetes entrenados, debido al abandono de los soldados clon. Un grupo de hombres con un ropaje excéntrico de color morado, escoltados por guardias Imperiales en armaduras rojizas arrivaron hacía la zona. Los guardias portaban poderosas lanzas, y estos las juntaron a su pecho cuando la puerta del arca se abrio.

Aphra camino lentamente y observo a los Imperiales, los cuales hicieron una especie de reverencia. - Vaya, no es necesario chicos... - dijo ella sorprendida. - No es para tí, tu solo calla y sigueme, el resto esperara en la nave - dijo Edefen. Krrsantar respondió con un rugido mientras retuvo a los droides en la nave. El sujeto que se encargo de recibirlo presentaba una piel verdosa arrugada, probablemente era un Murkhaniano. - Bienvenido sea, el emperador lo esta esperando en la sala del trono - dijo el Murkhaniano. El alienígena humanoide parecía ser una especie de ayudante de Palpatine, un Profeta del Lado Oscuro, una especie de culto que adoraba a Sidious como un dios. Edefen y Aphra siguieron al misterioso hombre y entraron en el Palacio Imperial, estos caminaron por los enormes pasillos y entonces abordaron un elevador, que lo llevaría hacía la parte alta de las torres que se erigían sobre el templo.

El sacerdote se mantenía firme y no dijo ninguna palabra durante el camino. Parecía que obedecia de forma sumisa al Emperador, y entonces fue cuando el elevador se detuvo. - ¿Ya llegamos? - pregunto Aphra. - No se, espera - dijo Edefen. El Jedi Oscuro ahora poseía un brazo metálico y una pierna próstetica que reemplazaron las extremidades perdidas en el duelo contra Mara y Vader. Cuando el elevador se abrio, Edefen observo la habitación que alguna vez fue la camara del Consejo, ahora solo había una silla. Allí se encontraba una figura espectral, el Emperador, un hombre viejo y demacrado, con ojos inyectados en furia y una sonrisa macabra. El Murkaniano hizo una especie de reverencia y regreso al elevador. - Veo que estas aquí, Jedi... - dijo Sidious. - Así es, he abrazado el Lado Oscuro, y necesito que usted me guie - dijo Edefen. - Puedo sentir el odio en tí, eres prometedor, pero espero no me decepciones... - dijo Sidious. - No lo hare, acepto ser entrenado por usted en los caminos del reverso tenebroso - dijo Edefen. - Bien, te entrenare, seras mi asesino personal, espero no me defraudes como Mara... - dijo Sidious. - Si trabajare para usted, necesito más tecnología, mis mercenarios son una buena ayuda, y deduzco que para que efectuen de mejor forma su trabajo, obtengamos mejor calidad de armas... - dijo Edefen. - Concedido aprendiz, ahora ya no responderas al nombre Edefen Shan, eres el Acechador Sith... - dijo Sidious.

Fuego y Hielo

Tarsus-II, Regiones del Borde Exterior, 3 DBY

Mara Jade se encontraba meditando. Las preocupaciones que la atormentaban desde hace años habían regresado. Ella sabía que ya no era la mano del emperador, y solo servía a un Almirante Imperial ahora. Había perdido a aquella figura paterna, y no estaba satisfecha con eso, fue reemplazada por un Jedi Oscuro enfurecido, no tenía idea del como el adquirio ese poder, generar un brazo compuesto de energía pura, y lograr esquivar la estocada del sable. No fue posible, y todavía trataba de asimilarlo. Mara abrio sus ojos y decidio hablar con el Almirante Thrawn. El Almirante se encontraba analizando planos de guerra del Imperio, había algunos posibles mundos que serían blancos importantes para el Imperio. - ¿Cuál es la siguiente misión? - pregunto ella. - Parece que hemos encontrado una base rebelde en Hoth, un mundo gélido en el Borde Exterior, una flota de avanzada ha sido enviada al sistema, pero después debemos eliminar toda resistencia en el planeta - dijo Thrawn. - ¿No saben de lo que se avecina, cierto? - pregunto Mara. - Aprovecharemos que el planeta esta sometido a constantes lluvias de asteroides, desplegaremos droides sonda en el planeta, cuando la presencia enemiga sea confirmada, destruiremos su base - dijo Thrawn. 

Un Interceptor Imperial Clase-Fury emergio del desliespacio sobre Tarsus-II, aquel desértico planeta donde se encontraba orbitando el Inquisitor y la flota de Thrawn. El Interceptor, apodado "Raven" arrivo en los hangares del destructor. Aquella nave era grande, y poseía suficientes sistemas de ocultación. La rampa de descenso se desplego, y entonces una figura en armadura negra comenzo a bajar. Edefen estaba acompañado de la Dra. Aphra y sus mercenarios, entonces ellos se encontraron con una oficial Imperial. - ¡Inquisidor! ¡El Almirante Thrawn solicita su presencia en el puente! - exclamo ella. - Ire para allá, Aphra, vienes conmigo - indico Edefen. Ella tenía su blaster enfundado, y los dos fueron escoltados por Stormtroopers. Cuando llegaron hacia el puente de mando, observaron al alienígena Chiss. - Vaya, es bueno que estes aquí - dijo Thrawn. - ¿Qué sucede? - pregunto Edefen. - Necesitamos tus servicios, lanzaremos un ataque a gran escala contra Hoth - dijo Thrawn. - ¿Hoth? Es solo un planeta helado, no hay mucho que investigar - dijo Edefen. - Inteligencia ha descubierto transmisiones rebeldes en el planeta, enviamos una flotilla de avanzada y desplegamos droides sonda, parece que hay generadores de escudo en Hoth, ya enviamos una flota en camino, daremos un salto al planeta en los próximos minutos, recomiendo que te prepares para la batalla - dijo Thrawn. Aphra se limitaba a escuchar la conversación, y esta se dio cuenta como Mara, la Inquisidora que alguna vez sirvio como la asesina personal del Emperador observaba con recelo. Edefen y Aphra avanzaron por los pasillos del Inquisitor, y esta se sentia incomoda con el ambiente de trabajo. - Edefen, se que trabajar con un almirante como Thrawn debe ser considerado un honor, pero hay algo que me da una mala espina de su asesina personal, Mara, debe guardarte resentimiento por lo que sucedio hace un año, no se, no me da confianza - dijo Aphra. - Aphra, tu no te preocupes, solo sigue ordenés y listo - dijo Edefen. - Tengo un mal presentimiento de esto... - dijo la doctora. 

Hoth, Regiones del Borde Exterior, 3 DBY

El Inquisitor emergio del hiperespacio sobre la órbita de Hoth, donde ya se encontraba una flotilla de avanzada Imperial. Las naves habían formado una posición de bloqueo sobre el planeta, la Legión 501st y Darth Vader habían sido despachados en la superficie del planeta. - Bien, el Cápitan Keelah se encargara de supervisarte en el planeta, en caso de que se convierta en un problema para el Imperio, eliminalo... - ordeno Thrawn. - Sí señor - respondió Edefen. - ¿Nosotros qué haremos? - pregunto Aphra. - Mantenganse a la espera de ordenés - dijo Edefen. - Venga, ha pasado un tiempo desde nuestra última misión, cazar Jedi le gusto a esos droides, y estan a la espera de mas violencia - dijo Aphra. - Calma, solo diles que esperen un poco más - dijo Edefen. Los colosales AT-AT avanzaban sobre la superficie nevada del planeta. Los colosales caminantes cuadrúpedos con una cabeza cuadrada avanzaban de forma imponente sobre el planeta. Desde sus cabezas disparaban contra la base rebelde recientemente descubierta. Los disparos provocaban poderosas explosiones en la nieve y destruían algunos puestos de avanzada rebeldes. Las torretas rebeldes abrían fuego contra los AT-AT, pero estos apenas sufrían daño alguno. Un grupo de Snowspeeders avanzaron a toda velocidad contra los AT-AT, y uno de estos sujeto una especie de cable sobre las patas de uno. El vehículo giro y entonces creo un nudo que imposibilito el avance del AT-AT, el colosal vehículo trato de avanzar, pero este cayo tropezado y se estrello contra la nieve.

Snowtroopers de la Legión 501st avanzaban entre las pisadas de los AT-AT, y utilizaban vehículos pequeños como Speeders, los bípedos caminantes AT-ST o tanques IFT-X para desplazarse por la nieve. Los AT-AT abrían fuego constantemente, pero muchos de estos eran derribados por los Snowspeeders. Un Snowspeeder se acerco peligrosamente hacía un AT-AT, y este abrío su compartimiento lateral derecho. Un sable de luz de color negro fue arrojado contra el Snowspeeder y rebano la cabina de pilotaje, asesinando al conductor. El Snowspeeder cayo derribado en el suelo y estallo al chocar. Edefen observo la batalla y entonces salto hacía el combate, cayendo sobre una especie de cueva formada naturalmente. - Bien, le dare instrucciones señor, Darth Vader me encomendo la misión de que supervisara la Operación: Muerte, tiene que buscar a la Líder Rebelde Mon Mothma y darle muerte, pero para ello debería infiltrarse por las profundas cavernas de Hoth. - Bien, usted avanzara por medio de las cuevas y llegara hacía la Echo Base, espero que Rocwyn no este mintiendo acerca de la información brindada acerca del paradero de Mon Mothma - dijo Keelah. Edefen encendio su sable de luz y avanzo entre la gelida caverna, observando a un animal antropoide alimentandose del cadáver de alguna desafortunada criatura. Un Wampa. La criatura lo observo y rugio contra el, su cabeza poseía dos extraños cuernos laterales en su cabeza, y la bestia cargo contra Edefen. El Jedi Oscuro arrojo a la criatura con un empujón de la fuerza, y entonces ataco a la bestia con su sable. Edefen provoco una profunda rebanada en el vientre de la criatura, la cual rugió del dolor y cayo convulsionando. Mientras avanzaba, Edefen observo una especie de pared de cristal, la cual rompio con un empujón de la fuerza.

El Jedi oscuro avanzo por la cueva y entonces observo una especie de pared. Mientras avanzaba observo a unos Wampa rugiendole de forma amenazante. Uno de ellos trato de correr hacía el, pero entonces fue que una estaca de hielo cayo sobre la bestia, empalandolo. - Ehm, señor, sufrimos una complicación, parece que calculamos mal nuestra trayectoria, el AT-AT provocara el colapso de esa cueva, salga de allí rapido - dijo Keelah. - Me has fallado por última vez Keelah - dijo Edefen. Con un movimiento de su mano, ahorco a su superior desde la distancia, mientras escuchaba por el comunicador sus gritos de agonía. Cuando el fue asesinado, Edefen continuo avanzando mientras las estalacticas caían sobre el. Edefen rodo y logro pasar hacía una zona menos peligrosa de la caverna. Edefen camino por las cuevas gélidas del planeta, y entonces escucho el rugido de un Wampa. Aquella criatura lanzo un grito de agonía cuando fue abatida por algo. Entonces observo una especie de torreta automática montada contra la criatura. Edefen desvió los disparos de la torreta que comenzo a disparar en cuanto la vio, los disparos de bláster fueron reflejados y la torreta fue destruida entonces. Edefen observo una especie de puerta que llevaba hacía la Base Echo. - Aphra, estoy dentro de la base - dijo Edefen. - Maldita sea, perdi la conexión con Keelah y temi lo peor... - dijo ella. - Me deshice de el, no estaba siendo de mucha ayuda - dijo Edefen. - Bien, parece que Mon Mothma sigue en una especie de Bunker, debes entrar en este y eliminarla - dijo Aphra. Edefen con su sable de luz rompio una puerta y entonces entro a la base, los pasillos de esta estaban combinados con la roca y el hielo. Edefen comenzo a avanzar y escucho los disparos de los rebeldes, entonces observo un grupo de Snowtroopers abriendo fuego. - ¡Intrusión enemiga en la base! ¡Repito! ¡Intrusión enemiga en la base! - exclamo una voz en el comunicador. Los Snowtroopers abrían fuego constantemente y lograron acabar con varios rebeldes, pero estos montaron una torreta e imposibilitaban el avance.  - ¡Señor! ¡Es bueno que se encuentre aquí! - exclamo un Snowtrooper. Edefen ignoro al Snowtrooper y arrojo su sable de luz contra el artillero, degollandolo y acabando con otro grupo de rebeldes cerca de el. Los Snowtroopers entonces pudieron avanzar y abrieron fuego contra otros rebeldes y asesinaron a varios de estos. Mientras continuaba avanzando Edefen, llego hacía el bunker donde se encontraba Mon Mothma. Al encender su sable, comenzo a rebanar la puerta de acero sólida lentamente. Edefen formo una especie de círculo, y entonces cuando lo termino, pateo la abertura. Dentro de esta, observo una especie de detonador preparado. - ¡Es una trampa! - exclamo Edefen. La explosión arrojo al Jedi Oscuro y lo dejo herido. - Señor, ¿Se encuentra bien? - pregunto un Snowtrooper. - Si, estoy bien - respondió Edefen. La noche se cernía sobre Hoth, la oscuridad cubría al planeta, e incluso en esta, todavía se podían observar los rastros de la batalla. Muchas naves rebeldes escaparon el asalto, sin olvidar que una nave Imperial había sido deshabilitada sobre la órbita. Algunos rebeldes habían escapado a la Batalla de Hoth, pero algunos se encontraban rezagados en el Valle de los Wampas. Edefen avanzo entre los restos de la batalla, cuerpos de rebeldes y Stormtroopers yacían en el suelo sin vida. Algunas llamas derritieron la nieve de la superficie, y el paisaje era desolador. Aphra camino con su abrigo y se acerco al Inquisidor. - No tengo idea como eso paso, algo me decía que todo esto podía salir mal... - dijo Aphra. - Rocwyn, ella debe tener que ver algo - dijo Edefen. - Probablemente, sí - respondio Aphra. Edefen se quedo pensando un momento. - Ella siempre sintio envidia por Thrawn, son una especie de rivales, algo me dice que esta llevando su juego de venganza un poco lejos - dijo Edefen. - ¿Crees que intente traicionarnos? - pregunto Aphra. - No se, pero llegaremos al fondo de esto... - dijo Edefen. Los dos se mantuvieron callados por un momento. - Por favor, no vuelvas a ponerte en peligro otra vez, enviare a mis androides si es necesario - dijo Aphra. - No te preocupes por mí Aphra, no arriesgues tus mercenarios, yo prefiero tomar la venganza por mi mismo - dijo Edefen. - Solo, cuídate, por favor - dijo Aphra.

Thrawn observo desde el Inquisitor la superficie del planeta, aquel mundo helado había caido en cuestión de unas horas. - ¿Esto significara el final de la rebelión? - pregunto Mara. - Lo dudo, sus líderes escaparon, podran reorganizarse, tenemos que tomar en cuenta que todavía hay algunos grupos guerrilleros desperdigados por allí - dijo Thrawn. - Si, pero dimos un fuerte golpe, ¿Eso cuenta? - pregunto Mara. - Esto no esta terminado, aun no cantaremos victoria - dijo Thrawn. En ese instante, una llamada desde el planeta aparecio en un holograma. - ¿Edefen? ¿Qué sucede? - pregunto Thrawn. - Almirante, sufrimos una trampa, descubrimos que Mon Mothma no estaba en el planeta, pero sufri un intento de asesinato, no tengo idea como sabían del ataque - dijo Edefen. - Supuse que sucedería, pero no creí que estuviera correcto del todo, ¿Tienes una teoría posible? - pregunto Thrawn. - Tengo la creencia de que pudo haber sido Rocwyn, pero no tengo evidencia sólida aún - dijo Edefen. - Mmmm, esta situación es intrigante - dijo Thrawn. Mientras tanto, Mara observaba nerviosa. En ese instante, otra transmisión fue recibida del planeta. - ¡Almirante Thrawn! ¡Solicitamos refuerzos! ¡Descubrimos una mayor fuerza rebelde en el Valle de los Wampas! ¡Nos han emboscado! - exclamo un Snowtrooper. - Curioso, solo se había hecho mención de una pequeña fuerza, parece que después de todo la teoría de Edefen tiene algo de valídez - dijo Thrawn. Los disparos cubrían la zona. Un Snowtrooper trato de cubrirse detras de unas rocas heladas mientras recibia fuego de los rebeldes. Los Imperiales trataban de contraatacar, pero los rebeldes estaban logrando hacerles frente. Los disparos cubrían el aréa entera y bloqueaban la visibilidad de las fuerzas Imperiales. - ¡Maldita sea! ¡No hay forma de romper la formación enemiga! - exclamo un Snowtrooper. Los disparos continuaban lloviendo sobre ellos, y un rebelde estaba montando una especie de torretas, una base cuadrada y una especie de parte redonda en la parte superior componían el artefacto. - ¿Cuánto tardaran en llegar los refuerzos? - pregunto otro Snowtrooper. La torreta disparaba una especie de láser, el cual freía a los Imperiales y acababa con varios de estos. La torreta estaba protegida por un escudo, el generador estaba perfectamente protegido por los Rebeldes. 

Una Cañonera LAAT desplego un par de AT-RT en el terreno, los cuales comenzaron a abrir fuego, pero no sería suficiente para poder destrozar a los rebeldes. Los rebeldes se habían atrincherado de forma perfecta, y por más esfuerzo que aplicaran los Imperiales era díficil romper su formación. Un Snowtrooper diviso entonces el Raven, un Clase-Fury que operaba el Inquisidor Edefen Shan. - ¡Ha llegado la caballería! - exclamo un Snowtrooper. El Raven entonces comenzo a desplegar su rampa. Edefen se sujetaba de una viga mientras se preparaba para saltar. - ¡Hagalo con cuidado! ¡No quisiera vermelas con el Emperador al notificar su muerte! - exclamo Aphra. Edefen entonces salto hacía el campo de batalla y cayo cerca de una trinchera rebelde. Los rebeldes apuntaron hacía el Inquisidor, el cual encendio su sable de luz negro y comenzo a desviar sus disparos. Edefen arrojo a unos cuantos con la fuerza y a otros procedio a enfrentarlos. Los rebeldes eran rebanados por su sable de luz, el cual los cortaba a la mitad y les cercenaba sus extremidades. - ¡Aphra! ¡Despliega a tus mercenarios! ¡Necesito que den apoyo a las tropas! - exclamo Edefen. - Entendido - dijo ella. 

El Raven entonces se acerco hacía el campo de batalla y desplego su rampa. Krrsantar y los droides entonces descendieron por la rampa y se posicionaron detras de una trinchera de hielo cavada por los Imperiales. Krrsantar abrio fuego con su ballesta y acabo con un grupo de rebeldes. HK-51 abría fuego contra los rebeldes y escuchaba los gritos de batalla de estos. - ¡Tienen droides asesinos! ¡Acaben con ellos! - exclamo un rebelde. Un Snowtrooper logro abrir fuego y asesinar al rebelde responsable de gritar la orden. - Buen tiro - dijo HK-51. - ¡Gracias! - respondió el Snowtrooper. Krrsantar monto una torreta y comenzo a abrir fuego contra los rebeldes atrincherados, los cuales al fondo tenían unos cuantos transportes Clase-Gallofrey. - ¡Solicitamos apoyo de caminantes AT-AT! - exclamo un Snowtrooper. - Concedido, el vehículo sera desplegado en unos momentos - respondió un hombre en la radio. Una cañonera LAAT entonces arrivo a la zona, desplegando un AT-AT. El coloso dromedario Imperial comenzo a avanzar lentamente y abrio fuego contra los rebeldes.

Los Snowtroopers continuaban abriendo fuego contra los rebeldes, mientras se intercambiaban disparos, pero los rebeldes comenzaron a replegarse. - ¡Mueran basura rebelde! - exclamo Triple Cero mientras operaba un bláster E-11. BT abria fuego con varias torretas que había desplegado de su interior, y disparaba salvas de misiles y llamas contra los rebeldes. Un Snowtrooper observo al droide astromecánico abriendo fuego con tantas armas al mismo tiempo. - ¿No crees qué es un poco ilógico lo que hicieron para que tuviera tantas armas? - pregunto un Snowtrooper. Otro Snowtrooper que operaba una torreta abría fuego mientras respondía. - Oye, no se, no trabaje en la Iniciativa Tarkin, pero es muy extraño definitivamente - dijo el otro soldado. Mientras disparaba, un rebelde abrio fuego con un lanzacohetes. El disparo arrojo a un par de Snowtroopers al suelo, muertos. Krrsantar lanzo un rugido de agonía por la herida, Krrsantar se encontraba herido y entonces por el comunicador comenzo a escuchar la voz de Aphra. - ¡Krrsantar! ¡Salgan de allí! ¡No estoy dispuesta a perder alguno de mis hombres! - exclamo Aphra. El Wookie respondio con un rugido, pero su intención no era clara, era un no se retiraría hasta morir con honor. - ¡Maldito Wookie! ¡Debemos obedecer las ordenés! - exclamo Triple Cero. En ese instante, una especie de luz láser lo apunto en el pecho. Una rafagá de plasma atraveso su cuerpo y dejo destruido al droide. - ¡Triple Cero! - exclamo Aphra. - Creo que mis circuitos estan fallando - dijo el droide. HK-51 tomo al androide y entonces lo arrastro mientras abría fuego.

Edefen le corto la cabeza a un soldado rebelde de la raza Duros, mientras los otros gritaban en agonía y pánico. Los AT-ST fueron desplegados en el campo de batalla y comenzaron a abrir fuego contra los rebeldes atrincherados, los cuales apenas lograban hacerle frente. - ¡Edefen! ¡Aquí Isildur! ¡Hemos localizado una especie de líder enemigo, estan abordando los Gallofrey! - exclamo la IA. Edefen entonces avanzo con su sable de luz encendido, y los Stormtrooper comenzaron a salir de la trinchera y abrir fuego contra los rebeldes. Edefen partio a unos cuantos en su camino y observo la cantidad de disparos que acababan con los rebeldes. El Inquisidor observo a una especie de líder militar de especie Quarren, escoltado por Comandos rebeldes. Estos al verlo comenzaron a abrir fuego contra el, pero Edefen esquivo los disparos y los asesino con un empujón de la fuerza. El Gallofrey entonces comenzo a despegar y elevarse en el cielo para escapar. - ¡No! - exclamo Edefen. El AT-AT se dio cuenta de esto y entonces disparo contra los motores de la nave, la cual cayo derribada. A unos cuantos metros de lejanía, la nave se estrello, dejando un rastro de impacto tras de sí.

- ¿El líder rebelde habra muerto? - se pregunto un Snowtrooper. - No tengo idea, deberemos confirmar - respondió otro. - ¡Silencio imbéciles! - exclamo HK-51. El droide traía en su espalda al destartalado Triple Cero. - Me siento, inútil - dijo el droide de protocolo. - Parece que nadie salio vivo - dijo un Snowtrooper. En ese instante un disparo acabo con el, fulminandole la cabeza en el proceso. Edefen observo a un rebelde con un ropaje excéntrico. Edefen lo levanto con la fuerza y lo acerco hacía el. - ¿Cómo es que planearon una emboscada? - pregunto Edefen. - Sabíamos que enviarían una fuerza de reconocimiento, creían que caeriamos fácil, pero estabamos coordinando una resistencia planetaria, hasta que descubrieron la trampa, pudimos haber eliminado su batallón entero... - dijo el general. - ¿Quíen les dio la información? - pregunto Edefen. - Supimos de su emboscada gracias a un traidor dentro de sus filas... - dijo el general. Edefen activo su sable de luz en el vientre del enemigo y este lanzo un grito de agonía al ser atravesado.

- Parece que esto confirma la teoría de que Rocwyn es la posible traidora... - dijo Edefen. - ¿Deberiamos avisar al Emperador? - pregunto por el holocomunicador. - No, si queremos demostrar la culpabilidad de Rocwyn, debemos delatarla públicamente, quiero mostrar una prueba física, quiero humillarla en su propio juego - dijo Thrawn. - Bien, solo dame las ordenés y hare lo que sea necesario - dijo Edefen. - Por ahora no hay nada que debas hacer, recomiendo que regresen a la órbita y se recuperen, muchos de ustedes salieron heridos de allí - dijo Thrawn.

El equipo se refugio en el Raven, sobre la órbita del planeta. Edefen observo a los mercenarios de la Dra. Aphra, muchos de ellos estaban heridos o destrozados. - Maldita seas Rocwyn, cuando te encuentre acabare contigo personalmente... - dijo Edefen. - Relajate, esto se podra componer, Krrsantar descansara en el tanque de bacta, pero no estoy seguro como salvaremos a Triple Cero - dijo Aphra. - Su núcleo de memoria esta dañado, en ese cuerpo no durara mucho, sugiero trasplantarlo a otro cuerpo robótico - dijo Isildur. - Yo me ofrezco - dijo HK-51. - ¿HK? ¿Estás seguro de esto? - pregunto Edefen. - He vivido muchas aventuras junto a usted amo, he estado desde los tiempos de la Antigua República y mi núcleo de memoria ya ha visto lo suficiente, este droide vivio confinado en una instalación por milenios, creo que es hora de que alguien se convierta en el droide más temido de la galaxia - dijo HK. Edefen toco lo que sería el hombro del droide. - Te echaremos de menos - dijo Edefen.

Aphra entonces extrajo el núcleo de memoria de HK-51. El último remanente de un viejo mundo que ahora ya no existía estaba a punto de desvanecerse. HK-51 trabajo con el por toda su vida junto a la pandilla de mercenarios que considero su familia, y cuando estos murieron, sintio el pesar en Revocs Prime, lo último que conservaba de ese viejo mundo era HK, y ahora estaba a punto de irse. Edefen solto una lágrima debajo de su casco. - No llore amo, vivire en sus recuerdos - dijo HK. Entonces el droide se desactivo, y Aphra comenzo a introducir el chip de memoria de 0-0-0. Entonces el droide se reactivo, y observo sus manos mediante la camará frontal. - ¿Estoy vivo? - pregunto Triple Cero. - Bienvenido a tu nuevo cuerpo - dijo Isildur. - ¡Finalmente! ¡Podre llevar a cabo todo lo que no pude hacer con mi viejo cuerpo! ¡Al fin usare otro tipo de blaster! - exclamo emocionado el droide. - Si me lo permites, le hare unas cuantas modificaciones - dijo Aphra. - Haz lo que sea necesario - dijo Edefen.


Dagobah, Regiones Desconocidas, 3 DBY

Un pequeño crucero Rodiano arrivo sobre el pantanoso mundo de Dagobah, recientemente se supo de la Batalla de Hoth, el ataque de los Imperiales sobre una base rebelde, habían pasado al menos dos meses despues de aquel evento. Del crucero un pequeño caza descendio sobre aquel pantanoso planeta. La nave atraveso la atmósfera planetaria y cruzo las patanosas junglas del planeta, para aterrizar en una de estas. La rampa de la nave se abrio y entonces Ryuko fue arrojada. Un par de Rodianos hablaban en lenguas extrañas mientras se mofaban de la joven, antes de que estos partieran. Después de ser eyectada, Ryuko fue capturada por Devastadores Rodianos los cuales la tomaron como prisionera, Ashla le informo que viajara a Dagobah, y después de dos años, logro convencerlos de que la abandonaran en el planeta.

Ryuko avanzo entre la humeda superficie de aquel mundo, debido a la temperatura cálida, decidio quitarse una buena parte de sus prendas de vestir, quedandose solo en ropa interior, una cobertura para sus pechos y una para su parte baja. La coloración de dicho ropaje era gris, y era parte del equipo médico utilizado en camaras de criosueño o tanques de bacta. Ryuko estaba debilitada por el trato de los Rodianos, y entonces cayo sobre el agua de un pequeño lago. - Maldita sea Edefen, no tenías que unirteles... - dijo mientras sollozaba. En ese instante, Ashla apareció en frente de ella. - ¿Qué debo hacer aquí? - pregunto mientras lloraba. - Este planeta es el refugio de Yoda, un gran maestro Jedi, alguna vez contacte con el, sí, viene de una raza alienígena que surgio en las regiones desconocidas, probablemente es el último de su especie, alguna vez fue un gran sabio, pero vivir todos estos años exiliado, alejado de toda civilización lo han llevado a la locura, pero posiblemente puedas conseguir su ayuda - dijo Ashla. Ashla se desvanecio y Ryuko continuo llorando un instante más. Después de haberse desahogado, se levanto y comenzo a caminar por el pantano.

Después de unas horas, se detuvo y se recosto contra un árbol. Entonces escucho una especie de risa, observo a un pequeño ser verdoso con largas orejas. Por su aspecto era viejo, pudo haber estado por miles de años vivo. - Mmmmmm, hola extraña - dijo el alienígena. - ¿Qué eres? - pregunto ella. - Un viejo loco, jejejejejeje - respondió el alienígena. - ¿Sabes donde esta Yoda? - pregunto ella. - Yoda, hace mucho tiempo que no escuchaba ese nombre - dijo el alienígena. - ¿Hace mucho tiempo? - pregunto ella. - Sí, dos meses hace - dijo el alienígena. Ryuko puso la palma de su mano en la frente, desesperada. - ¿Lo conoces? - pregunto ella. - Conozco lo claro, soy yo - dijo el alienígena. Ryuko observo sorprendida. Nunca había visto uno de su especie, un pequeño duende como el solo era una historia en su mundo natal, una raza que vino más allá de las regiones desconocidas y solo dejo a uno de los suyos, el milenario maestro Yoda. - Necesito su ayuda, mi maestro se ha unido al lado oscuro, y quiero entrenar para poder vencerlo, quiero aprender a confrontarlo, y regresarlo a la luz - dijo ella. - Mmmmm, interesante lo que buscas es - dijo Yoda. - Ustedes esenciales en el camino del Elegido son, piezas clave en el destino de la galaxia, te ayudare, pero para ello, debes ir a esa cueva y buscar lo que en realidad sientes - dijo Yoda.

Ryuko avanzo hacía una extraña cueva, cerca de esta crecían los arboles pantanosos de Dagobah. Ryuko se adentro en la cueva, y entonces noto que esta era muy vacia. Mientras caminaba, escuchaba sonidos extraños, pisadas y una respiración de algo que la seguía. Ryuko encendio su sable de luz de color morado y entonces observo a Edefen con un sable de luz negro encendido. Los dos comenzaron a repartirse estocadas y luchar, cada estocada de Edefen era bloqueada por Ryuko, pero esta tenía un estilo de pelea violento. Edefen bloqueaba cada estocada de forma magistral, y entonces este giro su sable y lo arrojo contra Ryuko. La joven Padawan lo esquivo y pateo a su maestro. El Inquisidor se recupero y lanzo una rafaga de rayos de la fuerza contra Ryuko, dejandola fuera de combate. Este tomo su sable y se preparo para poder ejecutarla. Una lágrima surgio del rostro de Ryuko. - Lamento haberte conocido... - dijo ella. - ¿Enserio? Patético - dijo Edefen. - Confíe en tí, creí que podrías llevarme a la senda del Jedi, pero me traicionoste, a mi y a la Galaxia... - dijo ella. Edefen entonces apago sus sables y se desvanecio. Ryuko salio de la cueva y observo a Yoda. - Necesitas dejar ese odio, es miedo de lado, el odio lleva al lado oscuro - dijo Yoda. - ¿Cómo puedo hacerlo? ¿Cómo? - pregunto ella. - Tratar de entrenarte, intentare - dijo Yoda. - Espero lograrlo - respondió Ryuko.

La Batalla de Endor

Endor, Regiones del Borde Exterior, 3 DBY

El Raven emergio del hiperespacio sobre un planeta gaseoso de color azul. El planeta era orbitado por varias lunas, entre ellas Endor, una luna boscosa donde la vida evoluciono. Estaba gobernado principalmente por mamíferos, y había tres especies inteligentes, los Gorax, los Duloks y los Ewoks, estos últimos siendo los más reconocidos. Una flota Imperial estaba reunida sobre la órbita del planeta, y estos rodeaban una enorme estación espacial de combate de 150 km de largo. - ¿Eso es, una estrella de la muerte? - pregunto Edefen. - Inmediatamente cuando la primera fue destruida, el Emperador ordeno la construcción de otra, la mayoría de lunas de Jus-Endor han sido minadas hasta el núcleo para construirlas, y reunimos en unos años los recursos que no conseguimos en la primera por mucho tiempo, sin mencionar que el resto de planetas también han sido minados - dijo un oficial Imperial. 

El Inquisitor arrivo poco después, y el Raven procedio a acoplarse a la nave. Edefen camino por los pasillos de la nave y entonces observo a Thrawn, el cual desde el puente de mando observaba la construcción de la Estrella de la muerte. Mara Jade estaba presente, y también un alienígena reptiloide de piel grisacéa. - Te presento a Rukh, un asesino de la especie Noghri - dijo Thrawn. - ¿Un Noghri? Escuche muchas historias de ustedes, gente fiel al Imperio cuando la rebelión trato de invadir su planeta, y Vader repelio el ataque - dijo Edefen. El alienígena era de color grisacéo, presentaba ojos blancos y una piel escamosa, pequeñas protuberancias surgían en su frente. - Los Noghri son alienígenas que anteponen su honor ante lo demás, son muy buenos en lo que hacen - dijo Thrawn. - Asesinar, ¿Cierto? - pregunto Edefen. - Así es - respondio Rukh con una voz seca. - ¿Ven eso de allí? - pregunto Thrawn. - Sí, la estrella de la muerte - dijo Mara. - Una segunda estación de combate, costo millones este proyecto, y los rebeldes lo destruyeron en unos minutos, el Emperador debe estar desesperado, pero es un error hacer esto otra vez - dijo Thrawn. - ¿Qué pasa si es destruido? - pregunto Mara. - Podría dar un colapso a la economía Imperial, lo que llevaria a más planetas industrializados, mas esclavos, mas rebeliones, no seria algo buenoí - dijo Thrawn. - ¿Y Qué haremos? - pregunto Edefen. - Debemos proteger esto a toda costa, para eso pidieron sus servicios en el planeta, debemos evitar incursiones rebeldes en este - dijo Thrawn. - ¿Y no puede ser Rocwyn una amenaza para esto? - pregunto Thrawn. - Rukh esta investigando eso, cuando la descubramos, acabaremos con ella - dijo Thrawn. - Mientras tanto, ustedes seran enviados a la base de la superficie como parte de las fuerzas de elite, les deseo suerte - dijo Thrawn.

Dagobah, Regiones Desconocidas, 4 DBY

Un largo tiempo de entrenamiento había pasado. Ryuko se encontraba usando su nueva túnica Jedi, y había construido un nuevo sable de color verde durante aquel tiempo. - Lista para esto estás - dijo Yoda. - ¿Y Qué hare después de vencer? ¿Regreso al planeta? - pregunto ella. - No, mi tiempo se ha agotado Ryuko, tu debes irte y terminar lo que empezaste - dijo Yoda. - Gracias Maestro, agradezco su tutela - dijo ella. - No, al contrario, tu hiciste todo por ti misma, no tienes que agradecermelo - dijo Yoda. Ryuko sonrio y entonces se preparo para abandonar el planeta en una nave estrellada de tiempos de la Antigua República, una especie de caza estelar. Cuando partio del planeta, Yoda observo junto a Obi Wan Kenobi hecho uno con la fuerza, y junto a ellos se encontraba Ashla. - ¿Creen que este lista? La joven no es una Jedi, y necesitara la voluntad de uno para poder reinvindicar a su maestro - dijo Ashla. - Estamos conscientes de eso, pero lo hara bien - dijo Obi Wan. - Un tiempo grande para la galaxia se viene, la redención del Elegido llegara, y su misión se cumplira... - dijo Ashla. - Espero que no te hayas equivocado al haberlo creado - dijo Yoda. 

Endor, Regiones del Borde Exterior, 4 DBY

Darth Vader arrivo en una lanzadera Imperial hacía la superficie del planeta. El Sith había recibido la noticia de que se capturó a un lider rebelde en la superficie planetaria. Antes de reunirse con sus tropas, la presencia fantasmal de aquella niña se manifesto. - Entonces, ¿Todavía quieres buscar a tu hijo? - pregunto ella. - Quiero que se una al lado oscuro, y de esta forma derrotaremos a Sidious - dijo Vader. - Tu plan no solo es tomar por el poder, quieres a tu hijo junto a ti, quieres unirlo al Lado Oscuro, pero hay bien en ti Anakin, todavía puedes redimirte - dijo Ashla. - ¡Mientes! ¡Ese nombre no significa nada más para mí! ¡Mi lealtad pertenece al Emperador! - exclamo Vader. Ashla solto una risa infantil y observo al Sith. - Tu hijo despertara el bien en ti, y entonces haras lo correcto Elegido, regresaras el balance a la fuerza - dijo Ashla. Ashla solto una última risotada y se desvanecio, Vader no le dio importancia a su encuentro y fue con los Imperiales que habían capturado a Luke.

La calma del bosque era algo tranquilizador, los Pterodáctilos de Endor se encontraban revoloteando en los árboles. Súbitamente, un arbol cayo por la acción de un AT-CT, un vehículo bipedo equipado con pinzas para cargar materiales de construcción. Los AT-CT estaban llevando troncos en una especie de operación de tala, ya que se estaba construyendo un cuartel para las fuerzas de infantería en el planeta. Los Stormtroopers se encontraban avanzando mientras conversaban acerca de la vida en el planeta, lo aburrida que era. - Oye, ¿Nunca te has puesto a pensar que ese proyecto, esa "Estrella de la Muerte" sera un fracaso? - pregunto uno de los dos. - Probablemente, digo, la anterior estallo en pedazos, y murieron millones de Imperiales allí, nada nos garantiza la inmunidad - dijo uno de los Stormtroopers. - ¿No crees qué es un poco excesivo que dejen Inquisidores aquí? - pregunto otro. - Un poco, pero mientras más apoyo tengamos, mejor - respondió un Stormtrooper. - Sigo pensando, deberían enfocarse en construir una flota enorme de destructores estelares, o escudos planetarios, eso sería mejor defensa que la estrella, pero bueno, espero que logren mantener el orden y la paz con esto - dijo un Stormtrooper.

Un Sullustano observaba agazapado desde los helechos, mientras otros rebeldes lo escoltaban. Nik Sant, un hombre viejo con barba estaba dirigiendo a los rebeldes. Unos prepararon explosivos contra el AT-CT que acompañaba a la escuadra Imperial. Nik en el pasado fue un veterano de las Guerras Clon, pero el deserto del ejercito de la república y vivio una vida normal hasta el inicio de la guerra civil. - Bien, preparen esos explosivos, apunten contra el AT-CT - ordeno Nik. El Sullustano monto el lanzacohetes, y los otros rebeldes se prepararon para atacar. - Esos Bothan no habran muerto en vano, hagamos que su sacrificio valiera la pena - dijo Han Solo. El Sullustano entonces apunto y disparo el cohete. El explosivo volatilizo la cabina del AT-CT y provoco que cayera derribado. Los otros rebeldes entonces abrieron fuego contra los Stormtroopers y acabaron con ellos sin que pudieran reaccionar. Siete cadaverés de los soldados imperiales yacían en el suelo. - Bien, continuen avanzando - ordeno Nik Sant. El Equipo de Avanzada de Endor entonces se acerco a la estructura del Bunker. Se encontraban unos cuantos Scouttroopers en el aréa, inspeccionando el sitio. Wicket Warrick, un joven Ewok tomo un Speeder y entonces arranco con el, alejando a los Stormtroopers. Uno de ellos se quedo a vigilar, y entonces Han Solo se acerco y llamo su atención. El Scouttrooper enfurecido lo persiguio y entonces fue emboscado por los rebeldes.

El Raven se encontraba sobre la órbita de Endor, mientras varios cruceros Imperiales orbitaban el planeta. Edefen se encontraba meditando acerca de todas sus acciones. Solo esperaba que ahora luchando junto al Imperio mantuviera la paz sobre la Galaxia. En ese instante la puerta se abrio y Aphra lo observo. - ¿Qué sucede Aphra? - pregunto Edefen. - Solo quería decirle una cosa, este tiempo que hemos trabajado juntos, he considerado que has sido un buen maestro, pero no somos mercenarios, solo soy una arqueologá, no se cuanto tiempo más pueda serte de utilidad, y solo queria pedirle, que si hay confianza entre los dos, no acabe conmigo de una forma brutal, use el sable de luz por favor - dijo Aphra. Edefen se levanto y se acerco hacia Aphra. - No acabare contigo, cuando dejes de ser útil, cada uno podra vivir sus vidas normales, no te preocupes de eso Aphra - dijo Edefen. En ese momento la nave sufrio una sacudida, algo malo estaba sucediendo. Una flota de la Rebelión emergio del hiperespacio. La flota comenzo a enfrentarse a la flota Imperial, y el Inquisitor había recibido el disparo de un crucero Mon Calamari. - ¡Isildur! ¡Pon a esta cosa en posición de combate! - ordeno el Inquisidor. - Sí señor - respondió Isildur. La nave entonces despego y partio del Inquisitor. - Edefen, necesito que desciendas a la superficie, acaba con el escuadrón rebelde y evita que se apoderen del generador de escudo - ordeno Thrawn. - Si señor - respondió Edefen. - ¡Aphra! ¡Pon marcha a esta cosa! - exclamo Edefen. Aphra llego a los controles y se preparo para entrar en la atmósfera del planeta.

Thrawn observo la batalla y como las naves rebeldes se enfrentaban contra las naves Imperiales. El Emperador dio la orden de que simplemente se enfrentaran a las naves, pero no las destrozaran, quería hacer caer a la rebelión mediante el turbolaser de la estrella de la muerte. - No es una muy buena idea de plan, ¿No cree? - pregunto Rukh. - No, no la es, pero no podemos desobedecer a Sidious - dijo Thrawn. Mara observo y entonces recibio una transmisión en la superficie del planeta. Ella salio del puente de mando y se dirigio al hangar por su caza. - Señor, la Almirante Rocwyn ha descendido sobre la superficie del planeta - dijo un oficial. - ¡Ordenenle que no rompa la posición! - exclamo Thrawn. - Entonces la haremos regresar, ingresen en la atmósfera planetaria - ordeno Thrawn. Las naves y cazas de la rebelión se enfrentaban contra los cazas TIE y los destructores Imperiales, y en ese instante, el Inquisitor tomo otra dirección, dirigiendose hacía la superficie planetaria. Los cazas abrían fuego constantemente y algunos eran destruidos por los turbolaséres de los Destructores estelares. En ese instante, la estrella de la muerte cargo su superlasér y disparo contra un crucero Mon Calamari, volatilizandolo y reduciendolo a escombros. El Raven aterrizo en la superficie de Endor, en una especie de claro en medio del bosque. Edefen bajo por la rampa y encendio su sable de luz de coloración negra. - ¡Suerte! - exclamo Aphra. Triple Cero en el cuerpo de HK-51 ahora presentaba una coloración negra, mientras era acompañado por BT y Krrsantar. - Ustedes, necesito que monten un perimetro defensivo, si los llamo, acuden en mi ayuda - ordeno Edefen. - Entendido carnoso - respondió Triple Cero.  Edefen camino sobre la hojarasca del suelo y entonces observo a un grupo de rebeldes que se habían hecho con una lanzadera Clase-Lambda. Edefen encendio su sable de luz y atrajo la atención de los rebeldes. - ¡Inquisidor! ¡Acaben con el! - exclamaron los soldados. Los rebeldes comenzaron a abrir fuego contra Edefen, el cual bloqueaba los disparos con su sable. Los disparos que eran devueltos acababan con los rebeldes que eran alcanzados por sus propios tiros, y entonces el Jedi Oscuro procedio a enfrentarlos. Con su sable logro cortar a varios de estos, y los rebeldes morían ante su espada de plasma. Los gritos de agonía se mezclaban con los sonidos de los disparos, y esto era algo satisfactorio para el Jedi Oscuro. Triple Cero escuchaba los gritos de agonía, y no pudo evitar unirse a la acción. - ¡BT! ¡Krrsantar! ¡Siganme! - ordeno el droide. Los tres comenzaron a avanzar sobre el follaje, y entonces observaron el caos que Edefen causaba. - Busquemonos nuestra propia acción, sera buena idea - dijo Cero.  El Inquisitor se encontraba sobre un lago de Endor, y se acerco hacía el Liberation, el crucero de Rocwyn. - ¡Almirante Rocwyn! ¡Regrese a la órbita! - exclamo Thrawn. - Negativo Gran Almirante, hoy he venido a vencer - dijo Rocwyn. - ¡Almirante! ¡Rocwyn comenzo a apuntar sus turbolaséres hacia nosotros! - exclamo Thrawn. - ¿Qué? - se pregunto indignado. Rocwyn comenzo a abrir fuego contra el Inquisitor, y los disparos sacudieron la nave. Thrawn logro mantenerse en pie. - ¡Activen los escudos! ¡Acabaremos con esta traidora! - exclamo Thrawn.

Edefen mientras se encontraba en la superficie continuo luchando contra Rebeldes y asesinandolos, hasta que escucho una especie de cuerno en el bosque. Un Ewok usaba el cuerno como trompeta y llamo a sus hermanos a que lucharan. Los Ewoks usaban tecnología primitiva, lanzas, piedras, resorteras, etc. contra el Imperio. Un Ewok arrojo una lanza contra Edefen y esta logro atravesar su armadura. - Vaya, parece que los Ewoks utilizan tecnología de Blamito - dijo Edefen. El Blamito era una piedra lo suficientemente dura como para atravesar la armadura de un trooper. Por suerte, la lanza atravezo su brazo sintético y logro quitarsela. El Jedi Oscuro encendio su sable y comenzo a usarlo contra los Ewoks, los cuales trataban de enfrentarlo. El sable rebanaba a los pequeños bípedos. Edefen arrojo a varios de estos con la fuerza y a otros los ahorco hasta la muerte. Los Ewoks aterrorizados lanzaban chillidos de dolor que resonaban por toda la selva, y comenzaron a huir. Un pequeño pero valiente guerrero observo a sus hermanos sufrir, y entonces apunto con una ballesta robada. El Ewok disparo y arrojo a Edefen tras haber dado en el suelo. - ¡Maldito oso! - exclamo enfurecido. Entonces en medio del humo, observo a Mara y a una escuadra de Stormtroopers siguiendola. - ¿Vienes a ayudar o qué? - pregunto Edefen. - Derrotado por unos osos, patético - dijo ella. Ella activo su sable de luz y los Stormtroopers apuntaron contra el. - ¡Estas cometiendo traición! ¡Le informare a Thrawn de esto! - exclamo Edefen. - ¡Idiota! ¡Rocwyn me lo ordeno! ¡No podras hacer nada! - exclamo ella. Edefen arrojo con la fuerza a los Stormtroopers y entonces dejo llevarse por la ira. Aquella entidad del lado oscuro, ese niño estaba allí otra vez. - ¡Acabala! ¡Acabala y no tengas piedad! - ordeno. Edefen entonces se dejo llevar por el lado oscuro otra vez, y comenzo a luchar contra Mara. Los dos comenzaron a chocar sus sables de luz de forma violenta, pero Mara había mejorado bastante. Mara entonces genero un orbe de energía de la fuerza y arrojo a su oponente, pero Edefen logro reincorporarse y continuar luchando.

Vader había llevado a Luke ante el Emperador, y este los obligo a pelear, después de un combate largo, Luke se nego a asesinarlo. Sidious entonces comenzo a electrocutar al Joven Jedi, el último de su clase. Vader observo como su hijo era electrocutado, pero no estaba seguro que hacer. ¿Salvarlo? ¿Seguir gobernando con el Emperador? No, era obvio que intentaria reemplazarlo, Mara y Edefen eran ejemplos de ello. - ¿Vas a seguir siendo su marioneta? ¿Vas a dejar que acabe con tu descendencia? ¿Te quedaras en el lado oscuro, solo para ser manipulado por este? - pregunto Ashla. Vader en susurros dijo una palabra. No. No más Vader, Anakin había regresado. Entonces Vader tomo a Sidious y lo alzo, pero comenzo a sufrir la descarga de rayos de la fuerza que dañaron los sistemas de su armadura. Vader entonces arrojo a Sidious por un barandal, y este choco contra el núcleo de la estrella. La explosión resultante genero un pulso de energía, la fuerza de Sidious fue liberada. En ese justo instante, Lando Calrissian dio en el blanco, justo en el núcleo, y entonces la reacción en cadena comenzaría. Temblores comenzaron a sentirse por la estación, y Vader estaba debilitado. Lo último que observaría seria a su hijo, levantandolo, y los dos trataron de escapar de la destrucción. Vader se había redimido, y había cumplido su propósito en la fuerza: Restaurar el balance.

Los dos Inquisidores se repartían sablazos mientras los Ewoks observaban. Cada estocada era violenta y eficaz, destellos de luz eran arrojados por el choque de las dos espadas. - ¡Esta luna sera tu tumba! ¡Recuperare mi puesto con el Emperador! - exclamo ella. - ¡Estas cegada niña! ¡Combatimos por la misma causa! - exclamo Edefen. Los dos continuaron chocando sus sables, pero Mara se arrojo y lanzo una descarga de rayos con la fuerza. Edefen bloqueo los rayos y entonces lanzo una descarga proveniente de el. Los dos se mantuvieron firmes, pero entonces en el cielo un destello sucedio. Al mismo tiempo, los dos Inquisidores fueron arrojados y cayeron derribados en el suelo. Edefen escucho un fuerte estruendo en la atmósfera del planeta, y volteo hacia el cielo. La estrella de la muerte había estallado. - ¿Qué mierda? - se pregunto. - ¡No! - exclamo Mara. El Emperador estaba muerto, y posiblemente Vader.

El Inquisitor comenzo a abrir fuego contra el Liberation, y ahora las dos naves estaban luchando entre sí. - ¡Almirante! ¡Han destruido la Estrella de la Muerte! - exclamo un oficial. - ¡No es posible! - exclamo Rukh. - Era obvio que esto sucedería, Palpatine fue un idiota al creer que el plan vencería - dijo Thrawn. - Señor, Rocwyn esta a punto de saltar en el hiperespacio, creemos que se dirige a Abraxas, deberiamos seguirla - dijo un oficial. - No, aun no, todavía tenemos hombres allá abajo - dijo Thrawn. En aquel instante, recibieron una transmisión de la Gran Almirante Rae Sloane. - ¡Almirante Thrawn! ¡Usted y Rocwyn han desobedecido ordenés! ¡Requiero que regresen a la órbita! - exclamo Sloane, una mujer de piel morena y cabello recogido. - Negativo, no obedezco ordenés tuyas, solo respondo ante el Emperador, ahora esta muerto - dijo Thrawn. - ¡Tenemos que ejecutar el Plan de Contingencia! - exclamo ella. - No, Rocwyn ha desobedecido ordenés y ha cometido traición, nos encargaremos de esta traidora - dijo Thrawn. - ¿Qué? - pregunto Sloane. - ¡Oficial! ¡Envie las pruebas de que Rocwyn ha cometido traición! - exclamo Thrawn. En ese instante, rompio la comunicación con Sloane. Rocwyn entonces salto hacía el hiperespacio sobre la atmósfera de Endor.

Una nave emergio del hiperespacio sobre Endor. Ryuko observo la destrucción que había ocurrido, había restos de una enorme estación espacial destruida. - ¿Qué demonios sucedio aquí? - se pregunto ella. Había naves Imperiales preparandose para abandonar el planeta, y las naves rebeldes los hostigaban. Eso no importaba, Ryuko solo estaba siguiendo a su viejo maestro. La nave en la que viajo descendio sobre la superficie del planeta.

Ryuko aterrizo en un claro del bosque, y observo naves todavía combatiendo. - Lo que sea que haya sucedido aquí, fue grande - dijo ella. En ese instante, unos droides y un Wookie la observaban. Al menos se dio cuenta de que uno de ellos fue HK-51. - ¡HK! ¿¡Donde esta Edefen!? - pregunto enfurecida. - Ya no respondo más a ese nombre, soy Triple Cero - dijo el droide. Ella encendio su sable de luz y se preparo para enfrentarlos. - ¡La aprendiz! - exclamo sorprendido. Krrsantar con su mano indico que no atacaran. Krrsantar pronuncio unas palabras y ordeno a Cero que las tradujera. - Bien, mi amigo ha accedido a contarte, no esta lejos de aquí, esta enfrentando a Mara Jade - dijo el droide. Ella apago su sable y continuo avanzando. 

Edefen se levanto y entonces emitio una transmisión. - ¡Thrawn! ¡Mara Jade bajo ordenes de Rocwyn ha intentado asesinarme! - exclamo Edefen. - Lo se, Aphra me lo notifico, ha estado observandote - dijo Thrawn. - ¡Regresa a la nave! ¡Tenemos que retirarnos! - exclamo Thrawn. En ese instante Mara se reincorporo y choco su sable con el de Edefen, pero este logro arrebatarle su sable de luz al patearla, y este cayo en la hojarasca. Edefen y Aphra se encontraban cerca de una caída a un barranco. Mara cayo debilitada y Edefen se preparo para ejecutarla. - ¡Pagaras por tu traición! - exclamo Edefen. Entonces en ese momento, escucho una voz. - ¡Edefen! ¡He venido a negociar! - exclamo Ryuko. Mara tomo su sable y se preparo para huir, corriendo debilitada. Edefen encendio su sable y observo a su antigua Padawan. - ¡He venido a regresarte a la luz! - exclamo ella. - Intentalo - respondió Edefen. Los dos comenzaron a chocar sus sables, pero entonces Edefen se dio cuenta que había mejorado su estilo de pelea. Los dos continuaron repartiendose estocadas y avanzaron por el bosque, hasta llegar hacía los restos de una batalla. Un AT-ST yacía derribado, había cuerpos de Ewoks, rebeldes y Stormtroopers muertos. Los dos continuaban repartiendose las estocadas, pero Ryuko ahora luchaba a la defensiva. - Has mejorado por lo que veo - dijo Edefen. Ryuko entonces pateo a Edefen y arrojo su sable, Edefen esquivo el corte de este y Ryuko recupero su espada. - ¡Esto es por mi padre! ¡Esto es por Mako! - exclamo ella. Ryuko se lanzo con el sable y choco con Edefen, pero después logro tirarlo y hacerlo rodar. Edefen no pudo reincorporarse y Ryuko ya estaba chocando sables con el, pero lo hacía de una forma tan violenta que logro cortarle la mano con el sable empuñado. - ¡Agh! - exclamo adolorido. Edefen lanzo una descarga de rayos de la fuerza, pero Ryuko logro contenerlos y devolverselos, hasta que finalmente se canso. Ryuko apago su sable y se puso de rodillas sobre Edefen. Con sus dos manos le quito el casco, y observo su rostro. La piel de Edefen ahora era apagada, pero su estructura facial no estaba muy alterada. Solo tenía un pequeño bigote, y conservaba su cabello largo.

- ¿Por qué no acabaste conmigo? - pregunto Edefen. - Por que he venido a redimirte, no a matarte, he olvidado mis sentimientos de ira contra tí - dijo ella. Ryuko toco su hombro y lo observo cara a cara. - Lamento no haberte entrenado, pero la muerte de Dion me hizo unirme al Lado Oscuro, la muerte de mi familia, de mi maestra, y el tiempo que estuve con los Partisanos me unieron a este - dijo Edefen. - Tránquilo, ya ha pasado - dijo Ryuko. - Lo siento, me lamento haberte mentido con lo del entrenamiento - dijo Edefen. - No, hiciste bien, para redimirte viaje a Dagobah y recibi entrenamiento en la fuerza, no soy una Jedi, no soy una Sith, soy lo que esta en medio - dijo ella. Edefen sonrió al recordar sus enseñanzas. - Es tarde para que regrese a la luz, pero me has devuelto la esperanza, que algun día toda esta mierda terminara - dijo Edefen. - Algun día nos volveremos a ver - dijo ella con lágrimas en los ojos. - ¡Amo! ¡Alejese! - ordeno Triple Cero. Los droides apuntaron a Ryuko, la cual comenzo a alejarse. - Veo que has conseguido una nueva familia, esa familia, es el catalizador... - dijo ella antes de retirarse en el bosque. Edefen se reincorporo y con su mano que no había sido destrozada tomo su casco. Su mano sintética había sido cortada. - ¿Le hizo daño? - pregunto Aphra. - No, estoy bien - respondió Edefen. - Si es necesario iremos tras ella - dijo Cero. - No, dejenla ir, es lo mejor para los dos - dijo Edefen.

El Fin del Imperio

Espacio Interestelar, Regiones del Borde Exterior, 5 DBY

El Raven se acoplo al Inquisitor, el cual se había escondido en la atmósfera superior de Jus-Endor, el planeta gaseoso que orbitaba Endor. Edefen estaba pensando en el encuentro con su aprendiz, y tenía esperanza de que se volverían a encontrar. Aphra entro hacía la habitación de Edefen. - ¿Se encuentra bien? - pregunto. - Si, lo estoy - respondió Edefen. - El Emperador esta muerto, los Moffs y gobernadores estan locos, la red Imperial es un caos, se ha activado un Plan de Contingencia, pero no se como funciona - dijo Aphra. - Estamos perdidos Aphra, creí que lograríamos mantener el orden - dijo Edefen. - Thrawn consiguio una flota a su servicio, iremos a la pista de Rocwyn - dijo Aphra. Thrawn observo el holograma del sistema Abraxas. - En los meses posteriores a la Batalla de Endor, los Devastadores se han hecho con naves del Imperio y la Rebelión, han creado monstruosos híbridos entre ambas naves, y ahora los usan en Abraxas contra Rocwyn, aprovecharemos esta debilidad contra ella - dijo Thrawn. - ¿Sugiere que hagamos un pacto con los Devastadores? - pregunto Rukh. - Así es, de hecho, invitamos a su líder a la nave - dijo Thrawn. Escoltado por unos Deathtroopers observo a Benthic. - Bienvenido, Benthic - dijo Thrawn. - No vengo por que ame al Imperio, pero ustedes son enemigos de Rocwyn, podremos formar una alianza como mercenarios - dijo Benthic. - Así es, ustedes deberan lanzar un ataque a gran escala contra Rocwyn, nosotros haremos el resto, a cambio, tu planeta volvera a ser libre - dijo Thrawn. - Entendido - dijo Benthic mientras asentía y se retiraba.

Abraxas, Regiones del Borde Medio, 5 DBY

Las naves de Benthic estaban preparadas para el asalto, y entonces las naves de Thrawn emergieron del hiperespacio. Cuando llegaron, las fuerzas de Rocwyn estaban siendo asaltados por los Piratas de Benthic. Los Devastadores poseían una flotilla de cruceros Hammerhead equipados con la nueva tecnología. Los disparos cubrían la zona, y la Estación espacial que utilizaban de base era el sitio perfecto para la batalla. El Raven avanzo por el vació y comenzo a disparar misiles contra el crucero de Rocwyn. 

El Raven desplego un caza TIE modificado, el cual era pilotado por Edefen. - Edefen, por favor, cumple tu misión y regresa con vida - ordeno Aphra. - Entendido - respondió el Inquisidor. El avanzo en su nave y comenzo a abrir fuego contra los TIE de las fuerzas de Rocwyn. El Caza modificado disparo una salva de misiles contra los escudos, los cuales apenas sufrieron daño. - Bien, Rocwyn tiene sus escudos activados, hara falta más poder de fuego - dijo Edefen. Thrawn observaba desde el puente de mando. - ¡Abran fuego con los turbolaséres! - exclamo Thrawn. El Inquisitor lanzo una descarga de turbolaséres contra la nave de Rocwyn, los cuales impactaron con una fuerte precisión. Ambas naves se repartían tiros constantemente, pero la de Thrawn estaba cubierta por los ataques de los devastadores. La nave de Rocwyn sufrio daño severo y entonces los escudos estallaron.

Thrawn observo desde su puente la destrucción, y sonrio. - Parece que has caído dentro de tu propio juego Rocwyn - dijo Thrawn sarcásticamente. Rukh lanzo un rugido de satisfacción, y Thrawn entonces comenzo a acariciar a su Ysalamiri. Los Imperiales festejaron, pero entonces Thrawn regreso a la seriedad y mantuvo el orden. - Aun no hemos terminado, debemos continuar disparando, destruyan ese destructor hasta que entre en Supernova - dijo Thrawn. Los Oficiales del puente de mando asintieron. El fuego del Inquisitor se incremento sobre la nave de Rocwyn, y el daño era cada vez mayor.

Edefen disparo una bomba de protones contra una antena de comunicaciones, dañandola. En ese instante, un holograma de comunicaciones se abrio. En el estaba la Almirante Rocwyn. - ¿Ultimas palabras? - pregunto. - Jajaja, pobre idiota, ¿Enserio creen que han ganado? ¡Imbéciles! - exclamo Rocwyn. - Siempre he sentido envidia por ese maldito alienígena, como odio a todos los no humanos, desde que adquirio ese poder, pense que pude haber tomado su posición, lo pude haber logrado si hubiera salvado el generador de escudo, pero ustedes me detuvieron, y han rebelado mi plan, intente asesinarte a ti y a Thrawn todo este tiempo, deshacerme de ustedes para poder ser la escogida del Emperador, su Gran Almirante, filtre información a los rebeldes, les tendí trampas, incluso Mara me apoyaba, pero al final, el murió, y ya no hay por que luchar, la contingencia sera ejecutada, jajajajajaja, pero no me ire de este plano sin que ustedes dos paguen, en sus filas hay un asesino que acabara con Thrawn, y ¡Nada nos impedira de vencer sobre ustedes y la patética Rebelión! ¡Salve el Primer Imperio Galáctico! - exclamo ella. Entonces uno de los disparos del turbolasér se estrello contra el puente del Liberation, asesinando a Rocwyn.

Edefen llego hacía el puente de mando de Thrawn y le entrego el disquete de datos de la holograbación. - Es la prueba final de lo que intentaba Rocwyn, trato de matarnos a ti y a mi en el pasado, todo para quedarse en el poder, parece que todo ha terminado, excepto por un cabo suelto - dijo Edefen. - Un asesino, ¿No es así? - pregunto Thrawn. - Interceptamos sus comunicaciones, pero no se quien sea, le enviare esto a Rae Sloane, he ganado su juego, por ahora - dijo Thrawn. - Rocwyn siempre fue inexperta, y sabía que la develeríamos siguiendo los cabos que dejaba, especialmente el haber intentado descender sobre el planeta para hacerse la heroína, ella cavo su propia tumba sola - dijo Thrawn. En el instante, las naves Devastadores escaparon de Abraxas. - Vaya, fueron inteligentes, deben saber que los ibamos a traicionar, Benthic es un buen estratega - dijo Thrawn. - Señor, todavía quedaron algunos Devastadores rezagados - dijo un Oficial. - Destruyan la estación orbital ahora, no dejen nada - dijo Thrawn.

El Inquisitor comenzo a abrir fuego despiadadamente contra la estación orbital, pero Benthic fue ingenioso y escapo antes de que eso sucediera. Thrawn entonces recibio una llamada de Rae Sloane. - Almirante Thrawn, es bueno volver a vernos - dijo ella. - Vaya, pense que Gallius Rax intento matarte tras descubrir "cosas" - dijo Thrawn. - Sí, pero Gallius no es tan listo después de todo - dijo ella. - He notado actividad extraña en el Imperio, y Rocwyn lo ha confirmado, ¿Contingencia? - pregunto Thrawn. - Solo un hombre sediento de poder como Palpatine la hubiera inventado, su plan era que, en caso de morir, el Imperio no sobreviviera, para ello creo las estrellas de la muerte, los satélites de la Operación Ceniza, y muchas más cosas - dijo Sloane. - Creí que las estrellas de la muerte eran para repeler eso - dijo Thrawn. - No, resulta que en caso de morir, le negaria la galaxia a los invasores, una especie de tierra quemada, sin el, nadie la gobernaria, así que cuando muriera, miles de mundos serian silenciados, y al final, reuniria a las flotas Imperial y Rebelde en Jakku hacía una trampa - dijo Sloane. - Imagine que Palpatine tramaba algo, sus formas tan misteriosas de actuar, desperdiciar millones en estaciones de combate poco efectivas, supuse que unas flotas serian suficientes, pero este hombre estaba demente, es como si quisiera que todo hubiera sucedido y llegara a este punto - dijo Thrawn. - Probablemente, pero también lo dudo. Palpatine se creía invencible hasta la Primera Estrella, después comenzo a trazar este plan, pero solo era una contingencia, el quería seguir gobernando, pero su exceso de confianza le costo la muerte a manos de un líder rebelde, y ahora quiere que todos paguemos el precio de su exceso de confianza - dijo Sloane. - Maldito arrogante, ¿Cómo terminara este plan? - pregunto Thrawn. - Parece que llevara a las flotas Imperiales y de la Nueva República a Jakku, no se como terminara esto, parece que planea usar el Observatorio en cierto modo, pero necesito que se reunan con la flota y lleven a cabo mis instrucciones, me he aliado con la Nueva República en secreto para que me ayuden - dijo Sloane.

Jakku, Regiones del Borde Exterior, 5 DBY

Thrawn se reunio con Edefen en el puente de mando, no había muchos oficiales. - Edefen, es hora de hablar contigo sobre el Imperio - dijo Thrawn. - ¿Qué sucede? - pregunto Edefen. - El Emperador era un ser arrogante, sediento de poder, y sabía que enfrentabamos una amenaza fuera de la galaxia, para ello construyo las estrellas de la muerte, pero su arrogancia lo cego, y creo un plan, una contingencia para que todos pagaramos el precio de su arrogancia - dijo Thrawn. - ¿A Qué te refieres con eso? - pregunto Edefen. - El estaba convencido de que solo el podría gobernar, y cuando muriera, tanto el Imperio como la Alianza fueran destruidos, trazo un plan para esto, la Operación Ceniza fue el comienzo, y ahora su aprendiz, Gallius Rax llevara las flotas Imperiales a Jakku, probablemente una especie de autodestrucción, no lo se, aun no es tiempo de filtrar información alguna, no nos creerían y seriamos eliminados, pero Sloane es una gran aliada, y cooperaremos con ella con tal de salvar esta Galaxia como la conocemos - dijo Thrawn. - Bien, esperare ordenes - dijo Edefen. Desde el puente observaron el desértico mundo de Jakku.

El Inquisitor se encontraba dentro de la atmósfera del planeta, mientras las fuerzas Imperiales estaban reunidas en la mayor concentración y despliegue militar de todos. En ese instante, del hiperespacio arrivo toda la flota de la Alianza Rebelde, la cual se había reunificado bajo la Nueva República. Miles de naves Mon Calamari, Fragatas Clase-Nebulon, y corbetas Corellianas arrivaron al planeta. La órbita y los cielos entonces se llenaron de naves enfrentandose entre ambos bandos. Los turbolaséres de naves se destruían mutuamente, y los cazas entraban en combate tanto en el cielo como la órbita del planeta. La Nueva República y el Imperio comenzaron a desplegar tropas en el campo de Batalla, pero ambas fuerzas estaban inconscientes de lo que en verdad sucedía. El Raven entro en la atmósfera del planeta mientras varias naves Imperiales y rebeldes se disparaban a muerte. AT-AT fueron desplegados sobre la superficie del planeta para enfrentar a los rebeldes, y naves estrelladas plagaban el campo de batalla. El Raven entonces aterrizo cerca de un puesto de avanzada Imperial, donde había Stormtroopers disparando con torretas y todo lo que tuvieran a los rebeldes. Los rebeldes estaban atrincherados y acorralados por los Imperiales, los cuales avanzaban por el campo de batalla casi sin oposición. Las dunas de Jakku eran un sitio terrible para la pelea, y las explosiones levantaban nubes de polvo que cubrían la visibilidad. Edefen camino y entonces se encontro con un Comandante Stormtrooper. - ¡Señor! ¡Tenemos a los rebeldes donde los queremos! ¡Hemos logrado cambiar la balanza de la situación! - exclamo el comandante. En ese instante, un AT-AT fue derribado por cazas Y-Wing. - No diria lo mismo, la balanza de esta batalla puede cambiar, toda la flota Imperial esta reunida aquí, y toda la flota rebelde esta aquí - dijo Edefen. En ese instante encendio su sable de luz e indico a los Stormtroopers que avanzaran.

Los Stormtroopers disparaban contra los soldados rebeldes mientras seguían a Edefen, el cual bloqueaba los disparos y arrojaba enemigos con la fuerza. Edefen dio un empujón con la fuerza e incremento su velocidad, asesinando a unos cuantos soldados. Los AT-AT avanzaban de forma imponente disparando contra los rebeldes que encontraban en su camino, junto con los AT-ST. El campo de batalla estaba cubierto de restos de naves, y algunas de estas eran derribadas. Los Stormtroopers abrían fuego con armas pesadas, y un Shocktrooper asesino a varios rebeldes que encontraba en su camino. En ese instante diviso a un X-Wing cayendo del cielo, la explosión resultante asesino a unos cuantos Stormtroopers. Edefen continuo avanzando y entonces una LAAT rebelde lo embosco. - ¡Acaben con el Inquisidor! - exclamo un rebelde. La cañonera disparo sus turbolaséres sobre Edefen, pero este los esquivo y se cubrio detras de unos escombros. Edefen uso la fuerza y entonces derribo a la LAAT sobre el terreno. 

Thrawn observaba la batalla desde el Inquisitor, y las naves continuaban luchando. Thrawn entonces recibio una transmisión de Rae Sloane. - Gran Almirante, tengo buenas y malas noticias, he descubierto que esta haciendo Gallius, parece que los Imperiales construyeron un mecanismo que detonara el núcleo cuando se de la orden, pero no se si pueda detenerlo, tratare de hacer lo necesario, si no se me permite, envie a su Inquisidor - dijo Rae. - Bien, me encargare de enviarlo ahora mismo - dijo Thrawn. - ¡Edefen! ¡Necesito que te dirijas hacía la Meseta de la Mano Plateada! - exclamo Thrawn.

Edefen se encontraba luchando contra un par de rebeldes, y había logrado asesinar a uno, justo cuando recibio la transmisión. - Si señor - dijo Edefen. En ese instante, un francotirador trato de apuntar a su cabeza. Un grito de agonía se escucho cuando el francotirador fue incinerado por BT. - ¿Vinieron hasta aquí? - pregunto Edefen. - Oh, solo BT y yo, Krrsantar se quedo con Aphra e Isildur - dijo Triple Cero. Triple Cero observo a un rebelde Quarren con arma pesada, y abrio fuego contra su cabeza, asesinandolo. En ese instante, un estruendo se escucho y una nave Imperial caía sobre el campo de batalla. - Oh maldita sea... - dijo Edefen. El Inflictor cayo y al estrellarse dejo una nube de polvo que consumiera el terreno entero. Edefen gracias a su casco no le afecto la arena, y ordeno a los droides avanzar, mientras los Stormtroopers y Rebeldes luchaban ciegos. 

Edefen y los droides tomaron una LAAT que avanzo entre la tormenta de arena y entonces llegaron hacía la meseta. - ¿Eso es el observatorio? - pregunto Edefen. A simple vista parecía una especie de Bunker pequeño cavado en la tierra, pero ya conocía al Imperio. Dentro había una estructura cavada bajo Tierra. En ese instante, fuertes terremotos comenzaron a sentirse en la superficie planetaria. - ¡Activaron el arma construida en Jakku! - exclamo Edefen. - Vaya, genocidio planetario, que buena es la vida - dijo Triple Cero. La cañonera descendio sobre el bunker y dejo a Edefen y los droides asesinos. - Maldita sea, ¿Cómo se abre esto? - pregunto Edefen. El Inquisidor encendio su sable de luz y trato de cortar, pero se dio cuenta que era una puerta de un metal resistente al plasma. - ¡A la mierda! - exclamo enfurecido. - Parece que tenemos que presionar dos placas, tu esta y yo esta - indico Cero. Los dos empujaron una placa en las puertas y el observatorio se abrio. - Maldito Sidious, no se que porquería escondes en estos laboratorios - dijo Edefen. Los tres entraron y observaron que estaba Sloane, con el cuerpo de Gallius Rax en el suelo. - Lo mate, mate a Rax... - dijo ella. Los terremotos todavía se sentían, y entonces Sloane decidio presionar el panel que activaba el arma. En ese justo instante, los terremotos dejaron de sentirse. - ¿Llegamos para nada? - pregunto Edefen. Los sonidos de las explosiones todavía se escuchaban, y el calor de la batalla se sentía. - Rax me dijo algo, ahora la contingencia estaba en mis manos, puedo entregarme a la Nueva República, pero, tengo el poder del Imperio que jure servir en mis manos, puedo mejorarlo, convertirlo en lo que nunca fue, Edefen, informale a Thrawn que abandonemos el planeta, me reunire con ustedes en órbita - dijo Sloane. 


Thrawn observo el desastre de la Batalla de Jakku, el Imperio estaba llegando a su fin. - Parece que hemos llegado al final del trayecto - dijo Thrawn. Edefen en ese momento envio su transmisión. - Señor, Sloane ha informado que ordenes la retirada de todas las naves - dijo Edefen. Thrawn asintió y estaba a punto de dar la orden, pero en ese entonces escucho una voz. - Esto es por mi pueblo - dijo Rukh. Rukh hundio un cuchillo en el vientre de Thrawn, y este vomito sangre al recibir el ataque. Un Oficial se percato de esto y abrio fuego contra la cabeza del Noghri, matandolo. Thrawn se retorcio un poco, y noto que la herida era grave. - ¡Señor! ¿Se encuentra bien? - pregunto un oficial. Thrawn se quedo a pensar un momento, su carrera de estratega, todo lo que le tomo, había terminado en esto. Una pequeña falla, dejo un cabo suelto pendiente, y ahora pago las consecuencias. Thrawn presiono el holocomunicador y envio un mensaje a Edefen. - Edefen, más alla en las regiones desconocidas, hay una amenaza, el mismo lado oscuro encarnado, ordenale a Sloane que se movilizen a las regiones desconocidas, preparen la defensa de la Galaxia, y si es necesario, destruyan mundos enteros, no deben dejar que esas cosas lleguen mas profundo... - dijo Thrawn. - Señor, debemos llevarlo a enfermería - dijo un oficial. - No, ya di todo lo que pude dar de mí al Imperio, no debemos dejar que esta nave caiga en manos enemigas, estrellenla contra la superficie, pero antes ordenen a la flota dar un salto hacía Rishi, de allí se reorganizaran y saltaran a las regiones desconocidas - dijo Thrawn. El Oficial asintio y entonces hizo un saludo militar. - Fue un gusto haber luchado con usted señor - dijo el oficial. - Igualmente soldado - respondió Thrawn. El Chiss dejo su mirada perdida en el horizonte, hacía una batalla perdida. 

- ¡Thrawn! ¡Thrawn! - exclamo Edefen. - Parece que esta muerto - dijo Cero. El Inquisitor entonces se estrello en la superficie, y una fuerte explosión resono. - Sloane, Thrawn me ha dado una orden, lleva al Imperio a las regiones desconocidas, y monten una base, tienen que prepararse para confrontar una amenaza extragaláctica - dijo Edefen. - Las computadoras de este bunker, crearon una especie de mapa estelar, un mapa estelar a las regiones desconocidas, lo crearon en caso de tener que colonizar las regiones desconocidas, parece que Palpatine estaba planeando que la mayor parte del Imperio fuera destruida para que una pequeña parte escapara, y reorganizara todo, Palpatine no estaba tan loco como parece - dijo ella. - Tienes que irte, tienes una misión que cumplir - dijo Edefen. Sloane entonces observo una nave replicada por Palpatine. - Gracias Edefen, gracias por tu ayuda - dijo Sloane. La almirante abordo la nave y entonces escapo. En ese instante, ella dio la orden de que todos se replegaran de Jakku, y en efectiva, las naves saltaron al hiperespacio.

Edefen y los droides caminaron por el destruido campo de batalla. Enormes fumarolas todavía se visibilizaban en el horizonte, y Edefen se había quitado su casco. Su rostro ya no estaba pálido, su color claro se había recuperado. El sol de Jakku entonces se estaba poniendo en el horizonte. El Raven aterrizo en medio del campo de batalla, y Krrsantar rugio al verlos vivos. - No grandullón, yo no soy de abrazos - dijo Triple Cero. El Wookie lo apretujo y no le quedo de otra a Triple Cero. - Lo conseguiste, gracías por volver de una sola pieza - dijo Aphra con una sonrisa a Edefen. La doctora entonces salto hacía Edefen y lo beso, algo sorpresivo para Edefen. El Inquisidor entonces cerro sus ojos. Aphra dejo de besarlo y lo observo. - Vaya, nunca lo había intentado con un hombre - dijo ella. - Haremos el resto después - dijo Edefen con una sonrisa. - Qué repulsivo - dijo Triple Cero. - Venga, hay que irnos - dijo Edefen. El Raven despego de Jakku y salto al hiperespacio, mientras soldados de la Nueva República clavaban su bandera en Jakku. La Guerra Civil Galáctica había terminado.

Paz Interior

Coruscant, Regiones del Núcleo, 5 DBY

Los días posteriores a la Batalla de Jakku eran algo de lo que la gente hablaba. Se filtro toda la información de la caída del Imperio, muchos mundos que eran partidarios de este estaban descontentos, pero cientos de planetas subyugados por decadás al fin eran libres. La Nueva República se había instaurado. Mon Mothma y Mas Amedda firmaron un tratado de paz, y Mas Amedda vivio confinado en Naboo, aun que con ciertos beneficios. El senado había sido restaurado, y el Último Jedi, Luke, comenzaría de nuevo la orden. Edefen camino por las atestadas calles del Puerto espacial, portando un ropaje de civil Corelliano. Allí se encontraba Aphra, Triple Cero, BT, Krrsantar, y Edefen tenía el núcleo de memoria de Isildur. - Bien, fue un gusto haber luchado con ustedes - dijo Edefen. - Podría decir lo mismo de ti cariño - dijo Aphra. - Eso significa que ya no eres nuestro amo, ¿Cierto? - pregunto Triple Cero. - No, aun sigo siendolo - dijo Edefen. - Ahora que todo el caos ha terminado, el Imperio se ha ido, la Nueva República se ha instaurado, pero seamos realistas, si algo me dejo esta guerra es que no hay que tomar bando, hay que ser libres - dijo Edefen. - Entonces, ¿Nos dejaremos de ver? - pregunto Aphra. - No creo, seguire en contacto con ustedes de ser necesario, pero tengo que emitir una última orden - dijo Edefen. - Aphra, ahora eres libre de tener tu vida como arqueologá, ya no estas atada por el Imperio - dijo Edefen. - Krrsantar, tu deuda fue saldada hace tiempo, diste lo mejor de tus servicios, eres libre de regresar a trabajar con los Hutt, escuche que Graballa esta tomando los territorios de Jabba, es tu oportunidad de brillar - dijo Edefen. Krrsantar respondio con un rugido. - Triple Cero y BT, ustedes dos son unas bombas de tiempo, pueden asesinar a todos si no se satisfece su sed de sangre, así que les dare una orden: Pueden ser libres y causar destrozos en el planeta que se les plazca, mientras no acaben con ninguno de nosotros - dijo Edefen. - ¿Enserio? Soy el droide más feliz de la Galaxia - dijo Triple Cero. - Bien, fue un honor trabajar con ustedes - dijo Edefen. - No te pongas sentimental, ahora dejanos tomar nuestros caminos respectivos - dijo Triple Cero. - Qué la fuerza los acompañe - dijo Edefen. El Jedi Caído avanzo y abordo su nave, un Arc-170 modificado. El chip de memoria de Isildur ahora era suyo, una Inteligencia Artificial ancestral creada por una especie inteligente capaz de usar la fuerza e implementarla en su tecnología. Edefen guardo al chip y entonces salio de Coruscant, poniendole curso a un sistema desconocido. Edefen buscaba algo en las regiones desconocidas, y no se detendría ante nada...

FIN

Capítulo Anterior