FANDOM


Anakin Skywalker fue un legendario Caballero Jedi en los últimos días de la Orden Jedi al cual se le atribuyó ser el Elegido. Durante su adiestramiento, fue seducido poco a poco por el lado oscuro debido a su arrogancia, imprudencia, miedo a la perdida y sobre todo por la influencia del Lord Sith Darth Sidious. Finalmente fue aprendiz del Señor Oscuro Sith, convirtiéndose así en Darth Vader justo antes de la formación del Imperio Galáctico.

Era hijo de Shmi Skywalker y el marido de la bella Senadora Padmé Amidala, así como el padre biológico de Luke Skywalker y Leia Organa Solo.

Después de que el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn descubriera al niño de nueve años, llamado Anakin, en Tatooine, lo llevó a Coruscant para ser adiestrado en las artes Jedi y en los caminos de la Fuerza, siguiendo la creencia de que el niño era el Elegido según una profecía Jedi. Obi-Wan Kenobi lo tomó como padawan después de la muerte de Qui-Gon.

Antes de convertirse en Darth Vader, Anakin Skywalker sirvió como General (primeramente Comandante) en el Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon. Como Darth Vader, ascendió al rango de Ejecutor Militar del Nuevo Orden de Palpatine, y se ganó la infame reputación en la Galaxia de ser uno de los más grandes asesinos de masas. También dirigió la Gran Purga Jedi —una cacería de los restantes Jedi que sobrevivieron a la Orden 66.

En el año 4 DBY, en la Batalla de Endor, fue redimido por su hijo y renunció a los caminos del lado oscuro de los Sith, volviendo a ser Anakin Skywalker otra vez. De esta manera muere cumpliendo la Profecía que se le había adjudicado.


Biografía

Infancia

Anakin nació a finales del año 41 ABY en un mundo desconocido, posiblemente Tatooine. Fue criado en este planeta desértico cuando tenía aproximadamente tres años. Su madre, Shmi Skywalker aseguró que su hijo nació sin padre, pero no pudo explicar como ocurrió. Con esa edad, Anakin y su madre fueron esclavizados por Gardulla la hutt. Años más tarde, Gardulla perdió al chico y a su madre en una apuesta de carrera de vainas con un chatarrero toydariano llamado Watto. Cuando Qui-Gon Jinn y Padmé Amidala encontraron a Anakin, él era un niño de nueve años desinteresado y amable al servicio de Watto. Incluso siendo tan joven, Anakin tenía la fama de ser capaz de construir o reparar cualquier cosa. Prueba de ello fue la creación del droide de protocolo llamado C-3PO y también su bólido de carreras. Ambos construidos a partir de piezas recicladas y terminados con solo nueve años de edad.

Un niño prodigio, Anakin era excelente en matemáticas y en ingeniería, pero también era osado y aventurero. No dudaba en arriesgarse por el bien de los demás, con muy poca planificación y consideración de las consecuencias de sus actos. Cuando solo tenía cinco años, Anakin escaló una inmensa duna para ahuyentar a una manada de banthas de unos cazadores, a pesar de que casi desfallece exhausto por el calor varias veces. Algún tiempo después, durante un trueque con los jawas, Anakin se encontró con un morador de las arenas herido y lo cuidó hasta que los moradores se lo llevaron con su tribu. Poco antes de la carrera Clásica de Boonta Eve, Anakin y su amigo Kitster Banai junto con otros niños evitaron por poco una confrontación con Gardulla. Después de enterarse que varios niños habían sido capturados y encarcelados por Sebulba con la intención de venderlos luego a Gardulla la hutt, Anakin y sus amigos se disfrazaron de jawas. Bajo esta apariencia, los niños consiguieron infiltrarse en la finca de Gardulla y liberar a los niños ghostling.

A los ocho años, Anakin tuvo su primera experiencia con los Sith. Mientras estaba hurgando en un montón de chatarra de Watto, se encontró con un antiguo droide de combate. Intentando recuperar un holoproyector para Watto, Anakin accidentalmente activó un inquietante holograma, que se deshacía en llantos y gritos mencionando la extraña palabra “Sith”. Perplejo, Anakin se apresuró a contarlo a un piloto del Cuerpo de Cazas de la República quien le habló acerca de los ángeles de las lunas de Iego. El piloto, conmocionado, le habló sobre el periodo de 4.000 años de ira de los Sith y de como finalmente acabaron luchando entre ellos, llevándoles a su propia derrota. También le reveló la creencia de que un Lord Sith sobrevivió y continuó expandiendo la orden hasta este día. Poco sospechaba Anakin que aquellos rumores jugarían pronto un importante papel en su vida.

Descubrimiento

En el año 32 ABY, la vida de Anakin cambiaría para siempre. Por casualidad, mientras trabajaba en la tienda de Watto, conoció al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, Jar Jar Binks y a la joven mujer llamada Padmé Amidala. La joven fascinó muchísimo a Anakin, tanto que le llegó a preguntar si era un ángel. Poco se podía imaginar que Padmé era en realidad, Su Majestad la Reina Amidala de Naboo disfrazada de una simple doncella.

Al comienzo de una tormenta de arena, Anakin ofreció refugio a sus nuevos amigos en el humilde hogar que compartía con su madre. Una vez allí, Qui-Gon y Padmé contaron a Anakin su apremiante situación y sobre como acabaron quedando varados en Tatooine en su viaje a Coruscant, debido a la fuga de energía en su hipermotor. Lleno de compasión, Anakin se ofreció para competir en la carrera Clásica de Boonta Eve, una osada y extremadamente peligrosa prueba. El premio económico por ganar la carrera sería suficiente para permitir a los amigos de Anakin comprar las piezas necesarias para reparar la nave. Aunque la madre de Anakin se mostró contraria al plan, Anakin le recordó como ella misma decía que «el mayor problema de este universo es que nadie ayuda a nadie». Convencida, pero con reservas, Shmi accedió a dejar a su hijo competir en la carrera.

Justo antes de la carrera, Qui-Gon hizo una apuesta con Watto por la que, si Anakin ganaba, el chico sería libre. Sin embargo, Watto puso una condición —tirando un dado. Si salía azul, Anakin quedaría libre, rojo Shmi Skywalker en su lugar. El dado estaba trucado para salir rojo, pero Qui-Gon usó la Fuerza para voltearlo y que saliera azul. El toydariano, convencido de que el chico perdería, aceptó el resultado de todas maneras. La razón para esta suposición era obvia: normalmente los humanos carecían de los reflejos necesarios para conducir a tan tremendas velocidades. No obstante, la conexión a la Fuerza latente en Anakin, se manifestaba en forma de pequeñas premoniciones, dando la impresión de que el chico tenía unos reflejos ultra-lumínicos. Por aquel entonces, Anakin, que soñaba con ser un Jedi pero carecía del conocimiento de la Fuerza, pensaba que su conexión con esta era simplemente su instinto que le decía todo lo que él necesitaba saber.

Gracias a que Anakin ganó la carrera, Qui-Gon pudo liberarle. Pero, el Maestro Jedi no consiguió la libertad de Shmi y Anakin se vio forzado a elegir entre permanecer con su madre o convertirse en Jedi. Anakin escogió ir con Qui-Gon, aunque le prometió que volvería a liberarla. Incluso después de la Batalla de Naboo, en la que Anakin y sus nuevos compañeros acabaron ganando a pesar de las dificultades, ni la República ni los Jedi hicieron ningún esfuerzo por liberarla. Las obligaciones de Anakin como Jedi le impidieron ir a liberarla por si mismo, aunque ella finalmente obtuvo la libertad de Watto gracias a la ayuda de un granjero de humedad llamado Cliegg Lars.

Obi-Wan Kenobi, el aprendiz de Qui-Gon, estaba también asombrado con la cantidad sin precedentes de midiclorianos que contenía su sangre —unos 20.000— y su enorme potencial en la Fuerza, aunque inicialmente no estaba de acuerdo con entrenarlo, creyendo que el chico era demasiado mayor y tenía demasiados vínculos emocionales para llegar a ser un Jedi.

La revelación de los dones de Anakin afianzó la creencia de Qui-Gon de que el chico era en verdad el Elegido, aunque eran muchos en el Consejo Jedi los que se mostraban escépticos. Qui-Gon pidió al Consejo permiso para entrenarlo como su padawan, después de que su actual aprendiz, Obi-Wan, superase las pruebas para ser un Jedi. Esta petición fue rechazada: Anakin era demasiado mayor para ser un padawan y el Consejo temía que sus experiencias previas pudieran interferir con su adiestramiento. En particular, él sentía mucho miedo y enfado residual de sus días como esclavo: emociones que aumentaron por la separación de su madre y de su hogar. Ellos simplemente creían que no sería capaz de superar el nivel de desprendimiento emocional preciso para ser un miembro de la Orden. Sin ningún sitio a donde ir en Coruscant y sin medios para volver a Tatooine, Anakin siguió a sus nuevos amigos en la misión para liberar Naboo.

Finalmente Anakin luchó en la Batalla de Naboo en una fiera confrontación sobre el planeta. Él ayudó a llevar a las fuerzas de los gunganos y de los naboo, a la victoria sobre la Federación de Comercio, destruyendo él mismo la Nave Control de Droides causando la desactivación de las fuerzas terrestres de la Federación.

Aunque, la celebración fue manchada con la muerte de Qui-Gon Jinn, asesinado por el Lord Sith Darth Maul. El último deseo de Qui-Gon antes de morir fue que Obi-Wan comenzara el adiestramiento de Anakin —aunque al Consejo, en su fuero interno, le preocupaba que Anakin fuese un alumno muy difícil de llevar para el joven Obi-Wan.

Mientras tanto, Palpatine, el recién elegido Canciller Supremo, prometió a Anakin que seguiría de cerca la carrera del joven Jedi con gran interés. Dando comienzo a partir de entonces de una larga amistad entre el joven Jedi y el nuevo dirigente de la República.

Adolescencia

Como joven adulto, Anakin desarrolló su arrogancia y fue un chico difícil socialmente, sin duda en parte debido a su rápida transición de esclavo en un desguace de chatarra a la naciente estrella de la Orden Jedi. Sus capacidades naturales lo situaron a pasos agigantados por encima de sus compañeros, y esto alimentó su ego así como también le distanció de otros aprendices de su edad. Él frecuentemente se mostraba ostentoso frente a la autoridad y mostraba poco respeto a Obi-Wan, a quien le veía parcialmente como inferior. A pesar de esta percepción, él afirmaba que Obi-Wan era como un padre para él y aseguraba que él tenía la sabiduría del Maestro Yoda y el poder del Maestro Windu —aunque este elogio pudo ser simplemente otra muestra de la arrogancia de Anakin, así como él mismo añadía que estaba “más allá” de Kenobi en muchos aspectos y sentía que tenía que cargar con él. La relación con su maestro fue complicada y contradictoria, debido principalmente porque Obi-Wan tenía dudas sobre si él tenía la capacidad de entrenar a Anakin, algo que el muchacho no necesitaba, especialmente durante momentos críticos en su vida. Frustrado, él se volvería hacia otro mentor para buscar consejo: el Canciller Supremo Palpatine.

La reciente amistad con Palpatine continuó, el Canciller le prestó una escucha comprensiva, diciéndole cosas para estimular aun más su orgullo. Es como si el consuelo de Palpatine tuviera también el efecto de perpetuar la falta de autocontrol en Anakin —cuando quiera que fuese reprendido o regañado por Obi-Wan, Palpatine lo consolaba dándole la razón, de ahí que Anakin nunca tuviese bastante motivación para cambiar su comportamiento.

La relación de Anakin y Obi-Wan tuvo un comienzo inestable. Obi-Wan no fue uno de los que vio el poder latente en el niño e incluso lo consideraba peligroso. La única razón por la que continuó adiestrándolo fue por el deseo de Qui-Gon antes de morir. Se lo tomó como un deber, aunque él no se sentía capaz de adiestrarlo apropiadamente. Por otra parte, Anakin sabía que él era simplemente diferente. Debido a lo distinto que era, Anakin tendía a ser reservado, sin abrirse a los demás y sin desearlo realmente. Sin embargo sentía un afecto especial por Obi-Wan, él fue como el padre que nunca tuvo. Poco a poco pero de manera firme, Maestro y aprendiz comenzaron a formar un estrecho vínculo durante la adolescencia de Anakin.

Mientras en Coruscant, Anakin no abandonó su afición por trastear con máquinas y se dijo que las salas y vestíbulos del Templo Jedi se llenaron con sus creaciones droide. Todavía ansiaba emociones y aventuras a la edad de doce años, consiguió un par de alas de carreras y participó secretamente en la ilegal y extremadamente peligrosa carrera del foso de basura celebradas en los niveles inferiores de la Ciudad Galáctica. Durante una de estas carreras, Anakin casi es asesinado por el tallador de sangre llamado Ke Daiv antes de que Obi-Wan lo rescatase.

Después de tres años de entrenamiento, Anakin y Obi-Wan tuvieron su primera misión juntos para investigar al líder del culto Kad Chun. Quien se autodenominaba Uni, era co-líder de los idealistas desengañados y refugiados que querían huir del desbordamiento burocrático de sus mundos. El padre de Kad, Vox Chun, líder del culto, fue asesinado cuando Obi-Wan y Anakin llegaron para investigar. Más tarde Kad perdonó a su intrigante padre por todo lo que había hecho.

La siguiente misión los llevó al planeta viviente Zonama Sekot para encontrar a la Caballero Jedi Vergere, quien había desaparecido recientemente durante una misión en el planeta.Obi-Wan y Anakin no pudieron rescatar a la Jedi, lo que incentivo ira en Anakin, por lo que finalmente regresaron a Coruscant.

En el 28 ABY, Anakin construyó su primer sable láser en las cuevas de Ilum. Mientras lo estaba construyendo, tuvo una visión de Darth Maul, el Sith que mató a Qui-Gon. Después de que Anakin se las arreglase para derrotar al espectro, se despertó encontrándose que había terminado la construcción de su sable de luz, su hoja brillaba en azul.

En una misión a Tatooine cuando Anakin tenía trece años, mató al comerciante de esclavos t'surr llamado Krayn abriéndole un agujero ardiente en su pecho. Esto le permitió liberar a la padawan Siri Tachi, así como a otros esclavos de Krayn. No mucho después, el joven Jedi y su Maestro fueron llamados, junto con Siri Tachi (quien era ya una Caballero Jedi), Soara Antana, Ry-Gaul y sus padawans Ferus Olin, Darra Thel-Tanis y Tru Veld, respectivamente, a una misión a Radnor para ayudar con la evacuación del planeta. La razón se debía a una toxina letal que había sido extendida por todo el planeta por una filtración química. Él junto con los otros Jedi y sus padawans descubrieron más tarde que la fuga tóxica estaba relacionada con los bandidos avonis. Las pistas de culpabilidad llevaron a Galen, un radnorano traidor, quien fue apresado por sus crímenes. Sin embargo, los avonis no pagaron por sus crímenes y no fueron obligados a compensar los daños. Para Anakin, casi le parecía que el planeta estaba peor que cuando lo encontraron.

Mas tarde, una simple misión de entrenamiento a Ragoon 6 causó que Anakin y Obi-Wan se vieran enredados con un hombre misterioso cuya misión en vida parecía ser matarlos. Investigaciones posteriores sobre él, revelaron que era de Nieport 7, que coleccionaba artefactos Sith y que era extremadamente rico —aunque no mostraba fuentes tangibles o ingresos. Después de una carrea de vainas, se encontró más información sobre el hombre, que estaba intentando tomar el control del comercio de bacta a través de una operación minera. Anakin, después de ser capturado por él, descubrió, con la ayuda de Obi-Wan, que se llamaba Granta Omega. También descubrió que estaba tratando de impresionar a un Lord Sith matando a Anakin. Maestro y aprendiz consiguieron evitarlo, deteniendo la explotación minera de titanita en el proceso. Omega sin embargo, escapó de su alcance por sus propios medios.

Antes de esto, Anakin y Obi-Wan fueron enviados a Barlok para observar al prepotente Caballero Jedi Jorus C'baoth y su tímida padawan, Lorana Jinzle, en su misión de negociación entre la Alianza Corporativa y los barloks. Ignorado por ellos, Kinman Doriana en nombre de Darth Sidious, había planeado que la negociación fuese espléndidamente favorable a Jorus, aumentando su prestigio para encabezar su proyecto favorito, Vuelo Expansión.

Anakin y su maestro fueron enviados de nuevo para observar al autoproclamado Maestro Jedi C'baoth en este proyecto, al menos hasta la última parada dentro de la Galaxia conocida. Obi-Wan no estaba de acuerdo en que Jorus supervisara el proyecto, discrepando con el Maestro Jedi en numerosas ocasiones. Sin embargo, el terco y arrogante C'baoth no escuchaba y estuvo feliz cuando desembarcaron de la aventura en la última parada del Vuelo Expansión, Roxuli. A pesar de los problemas que su maestro y Jorus habían tenido, Anakin admiraba gratamente a C'baoth, a quien siempre vio como un ejemplo de gran líder. Esta impresión también cambiaría su opinión de una Galaxia mejor bajo el severo mandato de Palpatine.

No mucho después, en el año 27 ABY, Anakin, con catorce años y su Maestro fueron encomendados con la misión de investigar la desaparición del hijo de un Senador; él cual se sospechaba que tenía mucho que ver con una escuela elitista para los hijos de Senadores. Para investigar la banda de estudiantes renegados, Anakin propuso que él y Ferus Olin se infiltrarían en la escuela, localizada en Andara haciéndose pasar por hijos de Senadores. A Ferus no le gustaba el plan y advirtió a Anakin de sus inconvenientes; sin embargo, debido a la rivalidad con Ferus, Anakin hizo caso omiso de sus advertencias. Cuando la misión terminó, Anakin se había implicado demasiado en la elite según el punto de vista de Ferus. La intromisión y el apego le trajeron problemas con Obi-Wan cuando Maestro y padawan se reunieron.

Por el tiempo en que Anakin tenía quince años, él, Obi-Wan, Yoda y Yaddle fueron enviados a una misión de negociación en Mawan para resolver una devastadora guerra civil entre tres bandas del crimen. Estas bandas, lideradas por Decca la hutt, Feena Shaan y Striker. Éste último soltó una poderosa arma química contra los cuatro Jedi, pero Yaddle se sacrificó para salvar a los demás.

Anakin y Obi-Wan se las arreglaron para traer la paz a Mawan, pero Anakin se sentía responsable por la muerte de la Jedi del Alto Consejo Jedi.

El sentimiento de culpa de Anakin por la muerte de Yaddle provocó fricción entre él y Obi-Wan, quien se sintió más incapaz de enseñar apropiadamente al difícil Anakin. Cuando fueron enviados a una misión de rescate al Sistema Uziel a un planeta llamado Vanqor, los dos se vieron forzados a reconciliar sus diferencias durante el transcurso de varias tribulaciones, como la caída en un nido de gundarks. Anakin fue afectado bajo la influencia de una droga llamada la Zona de Auto-Contención y fue hecho prisionero por la demente y fanática científica Jenna Zan Arbor. Siri Tachi, Ferus Olin, Garen Muln y Clee Rhara, quienes también habían sido enviados a otra misión, recibieron la señal de socorro de Obi-Wan mientras estaban en ruta hacía su destinación y lo recogieron en TY44, una luna de Vanqor y lo llevaron al planeta. Una vez allí, ayudaron a Obi-Wan a rescatar a Anakin.

Sin embargo Jenna escapó, y no volvió a aparecer hasta que Anakin cumplió los dieciséis. Gracias a la información dada por Tyro Caladian, descubrieron que ella había sido vista en Romin, un foco de corrupción y villanía y refugio de criminales. Para infiltrarse en el planeta, Anakin, su Maestro, Siri y Ferus se hicieron pasar por una banda de ladrones en busca de refugio en el planeta. Descubrieron que Jenna se había aliado con Roy Teda —dirigente de Romin— y con Granta Omega, un viejo enemigo de Obi-Wan y Anakin. Los Jedi estuvieron a punto de ser capturados con el estallido de una guerra civil. La clase baja del pueblo intentaba derrocar a Teda y en medio de la confusión, Roy y Jenna huyeron. Los dos criminales contactaron con los Jedi —pensando que eran criminales de verdad— para intentar buscar una manera de salir del mundo. Desafortunadamente, Jenna reconoció a Anakin de su previo encuentro y Roy ordenó a sus hombres detener a los Jedi. Antes de que pudieran hacerlo, Mace Windu y un equipo de Jedi llegaron, arrestando a Roy y Jenna. Pero como los Jedi querían apresar a Omega y sabiendo que los dos criminales los llevarían hasta él, los dejaron libres.

Solo unas pocas semanas más tarde, Obi-Wan y su aprendiz siguieron a Jenna y a Roy hasta Falleen, donde los bandidos se las habían arreglado para construir las instalaciones de Sistemas Agua Negra, para la producción en masa de su droga, la Zona de Auto-Contención. Cuando fueron encontrados se vieron obligados a destruir las fábricas y huir una vez más.

Anakin y Ferus fueron de nuevo en pareja cuando la pista de Jenna y Roy les condujo a Coruscant. Sano Sauro —un amigo de Granta Omega— y Bog Divinian comenzaron a lanzar falsas acusaciones contra los Jedi para convencer al Senado Galáctico a disminuir o disolver completamente su apoyo a la Orden. Este voto, sobre si se debía o no permitir a los Jedi involucrarse en las actividades del Senado, fue totalmente planeado por Sauro y Omega para infiltrar la Zona de Auto-Contención en la ventilación y asesinar al Canciller Palpatine. Anakin y Ferus, que habían aprendido a olvidar su rivalidad y se comprendían el uno al otro, consiguieron prevenir el intento de asesinato del Canciller Supremo. El plan de Omega fue descubierto, pero no a tiempo de salvar a los veintiún Senadores y varios empleados del Senado de ser matados por droides buscadores programados por Teda. Ignorado por él, y dejando de ser necesario para Jenna y Granta, un droide buscador lo mató a él también. Después de todo, Obi-Wan, Anakin y Siri salieron en busca de Omega, dejando a Ferus para proteger a los Senadores y a Palpatine.

Siguiendo la pista de Omega y Zan Arbor a Korriban, cuatro parejas de Jedi —Anakin y Obi-Wan, Siri y Ferus, Ry-Gaul y Tru Veld; y Soara y Darra— viajaron hasta allí para enfrentarse con ellos y detenerlos. Durante el curso de la captura, los aprendices se separaron de los Maestros para llevar mejor a cabo la misión. La investigación de Dreshdae los condujo al Valle de los Lores Oscuros. Debido al poder del lado oscuro del planeta, los padawans, en vez de trabajar en equipo, comenzaron a luchar entre ellos mismos. Cuando Anakin se dio cuenta del avanzado adiestramiento de Ferus, se sintió extremadamente celoso de él, y debido a anteriores roces, su búsqueda para encontrar a Omega fue catastrófica. Fueron capturados y detenidos por numerosas trampas que hubieran podido evitar si hubiesen actuado en equipo. Como no fue así, la confrontación con Omega fue un completo y pronunciado desastre.

Anteriormente, durante la lucha, el sable láser de Veld se estropeó y Olin se ofreció para repararlo. Skywalker que estaba más preparado para tareas mecánicas que Olin, se dio cuenta de que la reparación no funcionaría. En vez de decirlo y arreglarlo el mismo, guardo silencio, para que Olin quedara en evidencia y se humillara. El defectuoso sable falló mientras Veld lo estaba utilizando para bloquear varios disparos láser que hirieron fatalmente a Darra, siendo acribillada por disparos en el pecho y muriendo en el acto. Esto aun causó mayor crispación entre Veld y Anakin, siendo su muerte, en parte culpa de Anakin. Obi-Wan que apareció justo en el momento adecuado, se vio obligado a matar a Granta Omega de un sablazo de su espada láser. Zan Arbor se las arregló para escapar una vez más y no fue vuelto a ver de nuevo por los Jedi o la República.

Ferus, sintiéndose culpable de la muerte de Darra, abandonó la Orden Jedi.

Algún tiempo después, Anakin y su maestro fueron enviados a una misión diplomática a un planeta que deseaba entrar en la República Galáctica. Sin embargo, pronto se encontraron con que la población nativa consideraba el robo como un importante recurso social. Durante su estancia, el sable láser de Anakin fue robado. El padawan lo buscó, avergonzado de decírselo a Obi-Wan, pero pronto admitió su pérdida. Pidiendo ayuda a su Maestro, se encontró con que el Caballero Jedi ya sabía que su sable láser había sido robado, y usando un truco de la Fuerza, lo había recobrado del ladrón. Obi-Wan simplemente había estado esperando a que Anakin admitiera que lo había perdido.

Obi-Wan y su aprendiz, que ya tenía dieciséis años, fueron asignados con la tarea de proteger al Senador Simon Greyshade de ser asesinado. Simon había ocupado recientemente el puesto de Senador de la Comunidad; una plaza senatorial abandonada por su difunto primo. El primo de Simon, Jheramahd Greyshade, había sido lanzado de la azotea del República 500 en un intento de paralizar el proceso del Decreto de Reforma Financiera, el cual el Senador había apoyado. El Decreto de Reforma Financiera, era un proyecto de ley encauzado con el propósito de reducir el nivel de corrupción que estaba causando que el Senado y por tanto, a través de este, la República, se desintegrasen.

El Senador Simon Greyshade, que recibió una amenaza de muerte por su posicionamiento, estaba ahora bajo protección de la pareja Jedi. El Comandante Zalin Bey de la Guardia del Senado y su unidad fueron encomendados con la investigación del asesinato de Jheramahd. Anakin y Obi-Wan estaban muy ocupados protegiendo a Simon de miríadas de asesinos: droides; el dug Keluda; y la Princesa Tsian, a quien no podían investigar seriamente ya que tenía inmunidad diplomática. A pesar de estos obstáculos Tsian fue arrestada y Keluda eliminado.

Sagoro Autem e Isaru Omin continuaron la investigación del asesinato del Senador, revelando varios hechos inquietantes. El hermano de Sagoro, Venco había asesinado a Jheramahd y convenció a Reymet Autem, el hijo de Sagoro, para ayudarle sin darse cuenta en otro asesinato, esta vez contra la vida de Simon. Este segundo intento fracasó. Sagoro se las arregló para dejar a su hijo escapar, pero, desafortunadamente, cuando Omin descubrió su obstrucción a la justicia, demasiado tarde para arrestar a Reymet, arrestó a Sagoro. El hombre asumió la culpa y la deshonra que su hijo había cometido, y fue despedido de las oficinas de la Guardia del Senado. Simon Greyshade estaba a salvo de nuevo.

Debido a que se supo que el asesinato y el intento de asesinato fueron por el Decreto de Reforma Financiera, nunca llegó a ser votado. Tiempo después, esto sería la causa de que una buena parte de planetas secesionistas formasen rápidamente la Confederación de Sistemas Independientes y podrían haber evitado que las Guerras Clon hubiesen existido.

A la edad de diecinueve años, en el 22 ABY, Anakin y Obi-Wan, junto con Luminara Unduli y su aprendiz, Barriss Offee, fueron enviados a Ansion para resolver una disputa que tenía el potencial de ser un planeta extremadamente estratégico para la secesión de la Confederación. Si Ansion caía le seguirían incontables mundos. Los Jedi tuvieron que persuadir a los dos bandos en lucha constante para resolver sus disputas y llegar a un acuerdo. Poco sospechaban que el Presidente Shu Mai del Gremio de Comercio estaba detrás de todo, moviendo los hilos para provocar que Ansion se secesionara. Sin embargo, los Jedi frustraron su complot, llevando a los clanes ansionanos Januul y Borokii a acceder permanecer en la República. Debido al estatus del Presidente, no se descubrió la implicación de Shu Mai.

Vida Adulta

Después del intento de acabar con la vida de Padmé Amidala del cazarrecompensas Zam Wesell, a Anakin se le encomendó la misión de proteger y escoltarla devuelta a su planeta natal. Anakin no la había vuelto a ver desde hacia diez años, aunque no dejó ni un solo día, de pensar en ella desde que partiese de Naboo. Fue la fascinación de su infancia que se convirtió en un capricho. Para evitar ser llamativos, los dos viajaron como refugiados. Durante una conversación, él le reveló su afecto por ella, su desconfianza de la política y su punto de vista sobre la necesidad de un líder más fuerte. En poco tiempo, su capricho se transformó en algo más: amor. Finalmente, Padmé comenzó a corresponder sus sentimientos, llegando a vestirse provocativamente para llamar su atención.

Fue en el retiro del lago de Padmé donde los dos se desinhibieron y compartieron su primer beso. Ambos se mostraron encantados el uno con el otro y con sus diferentes clases sociales. Sin embargo, Padmé entro finalmente en razón, mientras Anakin estaba más preocupado de sus sentimientos y viviendo el presente —incluso sugiriendo que podían mantener la relación en secreto— Padmé estaba más preocupada de sus deberes y obligaciones. Ella tenía suficiente sentido de la previsión para saber que sus circunstancias actuales no permitirían una relación entre ellos. La búsqueda de Anakin de mantener la relación con ella, era una violación de las tradiciones Jedi, las cuales sostenían que aunque un Jedi no estaba obligado a vivir en celibato, debían evitar cualquier apego a todo excepto a la Fuerza.

Más tarde, Anakin estuvo sufriendo pesadillas recurrentes sobre su madre, Shmi, y debido a estas, desobedeció las órdenes de proteger a Padmé llevándola consigo a Tatooine para encontrar a su madre. Una vez hubieron aterrizado en Tatooine, Anakin hizo su primera pesquisa en la tienda de Watto, donde supo que un granjero de humedad llamado Cliegg Lars la había liberado y se había casado con ella.

Durante la conversación con Cliegg Lars, se enteró, para su horror, que Shmi había sido raptada por los moradores de las arenas. Inmediatamente marchó en su busca en la moto deslizadora de Owen Lars. Esa misma noche, el joven Jedi descubrió un asentamiento tusken más allá del Puente B'Thazoshe y a su madre dormida en el interior de una tienda, gracias a sus sentidos Jedi. A pesar de que Anakin la liberó de sus ataduras, era ya demasiado tarde. Maltratada, exhausta por la falta de sueño y muy deshidratada, Shmi Skywalker murió en sus brazos, pero no sin verlo antes por última vez.

Anakin dejó que el choque por su muerte fuese el detonante de la explosión de la ira y egoísmo largamente alimentados. Montó en cólera, matando a todos los presentes—incluso, como así confesó a Padmé más tarde, “a las mujeres y a los niños”. Varios Jedi, incluyendo Yoda y el fallecido Qui-Gon Jinn, sintieron la conmoción de la masacre, la cual fue amplificada por la poderosa presencia de la Fuerza en Anakin, que estaba bordeando el lado oscuro.

Padmé estaba evidentemente preocupada por lo que Anakin había hecho, pero se había implicado tanto en él que no podía sentir rechazo. Ella trató de aliviarlo dándole compresión y no revelando a nadie el atroz crimen de Anakin. En su ira y dolor, se propuso de una manera fanática, que llegaría a alcanzar el poder para evitar que las personas murieran.

Mientras, todavía en Tatooine, Anakin descubrió que su amigo y mentor, Obi-Wan Kenobi, había sido apresado por las fuerzas droide de la ingeniería geonosiana de la Confederación de Sistemas Independientes. En un principio él decidió cumplir la orden del Maestro Mace Windu de proteger a la Senadora a toda costa y permanecer en donde estuviese; el episodio anterior con su madre le había hecho perder mucha confianza en si mismo. Sin embargo, Padmé le convenció de que ir a rescatar a su mentor era lo más correcto y viajaron a Geonosis. Estaban ignorando la orden de Windu de permanecer en Tatooine, aunque no obstante, Anakin estaba siguiendo técnicamente su primera orden de proteger a la Senadora. Una vez en Geonosis, Anakin y Padmé se adentraron en la fundición de droides pero fueron rápidamente apresados y enviados a la muerte en la Arena de Ejecución de Gladiadores. Enfrentándose con su inminente destino, se profesaron el profundo amor que sentían el uno por el otro. La llegada justo a tiempo de los Jedi y finalmente de tropas de asalto clon permitió que ambos pudieran escapar y luchar en la consiguiente batalla.

Anakin y Obi-Wan perseguían al Conde Dooku, el cerebro de la Confederación y, desconocido para ellos, un Lord Sith. Lo persiguieron a través de los vastos campos de arena de Geonosis, hasta que fueron llevados por él hacía un hangar propiedad de la Confederación. Una vez lo hubieron alcanzado, Anakin, en vez de seguir el sabio consejo de su Maestro, tontamente se apresuró impetuosamente a atacar a Dooku con una terca actitud. Fue la ruina para el padawan: Dooku descargó un poderosísimo aluvión de Relámpagos de la Fuerza sobre Anakin, dejando al joven inconsciente y quedándose su Maestro a solas con Dooku. Obi-Wan plantó cara valientemente, sin embargo, sus habilidades probaron no estar a la altura del poder y la experiencia de Dooku, y fue rápidamente vencido. Mientras Anakin se había recobrado de los Relámpagos de la Fuerza y fue testigo de cómo Dooku alzaba su sable luz para dar el último golpe al caído Obi-Wan.

Anakin, haciendo uso de la Fuerza, saltó interponiéndose en el camino del sable láser de Dooku, bloqueándolo con el suyo, salvando noblemente la vida de su Maestro. Entonces, Anakin usó el sable de su Maestro junto con el suyo en el duelo contra Dooku. El sable extra le dio a Anakin una ventaja táctica, aunque fue, no obstante, breve. Primeramente, Dooku consiguió destruir uno de los dos sables láser, dejando a Anakin solo con uno y después de un intenso duelo, Dooku de improviso, cortó el antebrazo derecho de Anakin con su sable luz, terminando así el duelo. Después de ser rescatados por Yoda, el antebrazo de Anakin fue reemplazado poco después por una prótesis mecánica.

No mucho después, durante los primeros días de las Guerras Clon, Anakin se caso con Padmé en Varykino en Naboo en una ceremonia secreta conducida por un hombre santo de Naboo, con C-3PO y su homólogo, R2-D2, como únicos testigos de la boda. Más tarde ellos tuvieron dificultades para mantener esta relación ilícita en secreto.

La Guerra de los Clones

Con el comienzo de las Guerras Clon, el Comandante Anakin Skywalker se convirtió en héroe legendario. Fue un piloto estelar sin parangón, volando en misiones a varios mundos, tales como Kamino, Balamak y Virujansi, consolidando su fabulosa reputación. Llegó incluso a ganar el rara vez oído título de Tan en reconocimiento a sus excepcionales habilidades de piloto. Modificó y personalizó su caza estelar Delta-7 Aethersprite—llamándolo el Ángel Celeste en tributo a su mujer— en una mortal y exclusiva nave que una y otra vez superó a cualquier nave en el campo de batalla.

Apodado como el “Héroe Sin Miedo”, la guerra forjó a Anakin en un hombre y mejoró su destreza en el combate, pero continuó alimentando su ego. También era mentira que no tuviese miedo, él no temía por su vida, pero le aterraba perder las vidas de su Maestro, del Supremo Canciller Palpatine, las tropas que estaban bajo su autoridad e incluso R2-D2, que acompañaba a Anakin siempre que podía. Era difícil refrenar a Anakin ya que cada vez tenía más problemas en seguir la estricta disciplina del Código Jedi, especialmente cuando la propia Orden era cómplice de actos de moralidad ambigua prosiguiendo con una guerra en toda regla. Pero por encima de todo esto, Anakin, por lo que más temía, era por su amada Padmé. Él la escribía siempre que podía e intentaba reunirse con ella en varias ocasiones, pero debido a sus respectivas obligaciones, rara vez se veían. Y las pocas veces que lo hacían, Padmé estaba normalmente en peligro, lo cual incrementaba su protección a ella y su miedo a perderla.

En la Batalla de Muunilinst, el Comandante Skywalker fue encargado de orquestar el asalto aéreo al mundo capital del Clan Bancario Intergaláctico, un miembro crucial de la Confederación de Sistemas Independientes. Su talento como piloto y su liderazgo de un grupo de pilotos clon los llevaron a la victoria.

Una nave misteriosa captó su atención durante la refriega, y salió de la batalla a pesar de la amonestación de Obi-Wan. Él Siguió la enigmática nave caza estelar mediante una intensa persecución a través de las calles de la capital de Muunilinst, volviendo al espacio y dirigiéndose a Yavin 4 por el hiperespacio. Bajo las copas de la jungla y entre los restos de los antiguos Templos Massassi, Anakin se encontró cara a cara con el piloto, Asajj Ventress y se batió en duelo con ella. A medida que iban luchando, la confrontación acabó en el interior de los templos de Yavin 4. Al final, Anakin fue desarmado por Asajj, pero consiguió derrotarla tomando uno de sus sables láser de empuñadura curvada y arremetiendo repetidas veces contra ella tuvo unas breves visiones de Qui-Gon, Obi-Wan y Yoda profundamente preocupados por lo que estaba haciendo. Sus golpes causaron que las piedras del templo bajo ella se desmoronasen y ella cayó de la repisa hacia el abismo y aparentemente hacia su muerte, aunque más tarde consiguió escapar. Viéndose victorioso, Anakin dio un gran y fuerte grito de rabia, sabiendo que había ganado. Esto solo fue conseguido mediante el uso de su lado oscuro.

En el lluvioso y empapado mundo de Jabiim, durante la batalla que tuvo lugar allí, Skywalker llegó por sus propios medios. Creyendo que Obi-Wan había muerto en un ataque Separatista, Anakin dirigió una célula de padawans “huérfanos”. La pérdida de su Maestro y los horrores del campo de batalla de Jabiim dejarían una profunda huella en su vida; y debido a ello se volvió más ferozmente independiente y más frustrado con sus fallos. Sin embargo, inmersos en la batalla, recibió una transmisión urgente y a título personal de Palpatine para que saliera del planeta. Esta estratagema bien pudo haber sido para salvar a Anakin de morir en el campo de batalla.

Respetando la autoridad del Canciller y su amistad, Anakin tuvo que cumplir con sus deseos, aunque fue duro para él abandonar a sus amigos en el final de la confrontación. Antes de irse, una padawan de trece años Aubrie Wyn le dio a Anakin el holocrón de su Maestro para devolverlo al Templo Jedi. Tristemente, en los siguientes cinco días, debido a que Anakin abandonó el frente, todos los miembros del grupo padawan murieron en la acción. Cuando los transportes llegaron, solo unos pocos habían sobrevivido a través de las tormentas. Anakin tuvo que afrontar una difícil y dolorosa decisión —siendo el último Jedi superviviente en Jabiim, ordenó la evacuación del planeta. Enfurecido, el Capitán Orliss Gillmunn apuntó un desintegrador sobre Anakin, quien reaccionó instintivamente gracias a la Fuerza de Obstrucción, estrangulando al oficial. Tales actos tan horribles se convirtieron en algo natural para él, fue la primera vez que usaba la Fuerza de aquella manera pero ciertamente no fue la última. Gillmunn, líder de los desengañados leales jabiimitas, juró nunca olvidar esta traición siendo que los leales jabiimitas fueron abandonados a su suerte. Una vez más, Anakin había fracasado y la batalla de Jabiim estaba perdida.

Dos días antes de la evacuación, los heridos fueron llevados a Nuevo Holstice, donde Anakin conoció por primera vez a A'Sharad Hett, el tusken Jedi y su aprendiz, Bhat Jul, que servían como curanderos,

Uno de los heridos era la Maestra Sora Mobari, que fue herida en una explosión de un terrorista Ithoriano y que no respondía a ningún tratamiento. Anakin, incapaz de aceptar más perdidas Jedi, trató un método diferente—usó la misma técnica de la Fuerza que ejerció para obstruir la garganta de Gillmunn y la utilizó para masajear el corazón de Mobari. Hett estaba horrorizado, así que trató de razonar con Anakin, diciéndole que ella estaba sufriendo innecesariamente. Anakin insistió que ella viviría, pero a pesar de sus esfuerzos ella sucumbió a sus heridas. Anakin fue incapaz de aceptar que no podía salvar a la gente de la muerte; esta experiencia reforzaría aun más su deseo de salvar a las personas de la muerte.

Posteriormente, Hett le enseñó un monumento conmemorativo creado en memoria de todos los Jedi fallecidos desde el nacimiento de la República. Teóricamente estaba constituido de inmortales polillas del recuerdo que susurraban los nombres de los Jedi una y otra vez. Anakin liberó unas pocas polillas por todos los miembros del grupo padawan—Kass Tod, Mak Lotor, Tae Diath, Elora Sund, Vaabesh, Windo Nend, Zule Xiss y Aubrie Wyn—y a su propio maestro, Obi-Wan Kenobi. A'Sharad Hett liberó una por Sora Morbari, él aseguró a Anakin que ella estaba grave desde hacía días y nada podría haber evitado que muriese. Debido a la aparente muerte de su Maestro, Anakin estuvo bajo el tutelaje de Ki-Adi-Mundi para una campaña que comenzaba en el mundo de Aargonar.

En el desértico mundo de Aargonar, un planeta insignificante, la República y la Confederación lucharon; los frentes estaban delimitados. Durante las escaramuzas, Anakin Skywalker, A'Sharad Hett, y su aprendiz, Bhat Jul se perdieron tras las líneas enemigas. Bhat había sido fatalmente herido por una colisión y mientras yacía muriéndose, Anakin trató de hacer uso de la Fuerza para sanarlo, pero fue inútil. Bhat murió por sus graves heridas. Anakin, frustrado con la muerte del nikto, reprochó a Hett, que hubiera estado con él y que no hubiese sido capaz de salvarle. Hett contestó que él sentiría como Bhat se uniría a la Fuerza, argumentando que Bhat ya sabía que estaría allí con él y que su ausencia física no cambiaba nada.

Mientras Skywalker y Hett buscaban la manera de volver a su ejército, los prejuicios de Anakin hacia los tusken por haber matado a su madre comenzaron a manifestarse por si solos contra el Jedi tusken. Anakin se sintió insultado y molesto cuando Hett habló sobre las similitudes entre ellos: ambos llegaron a Coruscant después de ser criados en un planeta desértico y solo conocieron uno de sus padres. La furia de Anakin se intensificó cuando Hett comentó que él habría sido un buen tusken.

Cuando alcanzaron la estación Separatista, empezaron a pensar en un transporte que les devolviera a su base. Podían tomar prestado uno, Hett le dio a Anakin la energía de las baterías del sable luz que fue propiedad del padre del Jedi tusken, para mover el vehiculo. Una vez hecho esto, empezaron a buscar armas para su defensa y mientras pasaban las horas, Anakin empezó a revivir todo lo que pasó en torno a la muerte de su madre. Cuando los guardias Separatistas localizaron al padawan, que se estaba deslizando hacía el lado oscuro, él los confundió con tuskens y lleno de furia los acribilló a todos. En una bruma sangrienta, Anakin apuntó a Hett, pero el Jedi tusken se las arregló para desarmarlo y hacerle entrar en razón. A'Sharad Hett le dijo a Anakin que él como tusken que era, entendía el vehemente deseo de vengarse, pero que gracias a su adiestramiento Jedi, aprendió que la venganza no tenía nada que ver con ellos. El Jedi tusken también conocía el atractivo del lado oscuro, sabiendo la necesidad de evitarlo. Después de contarle todos sus dolorosos recuerdos sobre la muerte de su madre, Anakin cayó en la cuenta que la muerte de su madre y la matanza que siguió a continuación fue algo que nunca contó a su antiguo maestro, Obi-Wan.

Viendo la confusión en la que se encontraba el muchacho, Hett llegó a la conclusión que si conseguían sobrevivir y continuaban estando juntos, Anakin debía verle como Jedi y no como bandido tusken. A'Sharad Hett se quitó la máscara, sorprendiendo a Anakin, que vio que era totalmente humano. Él insistió en que era tusken hasta la médula, pero también completamente Jedi. Anakin se disculpó, viéndolo finalmente como un aliado en vez de un enemigo. Los dos sobrevivieron al viaje de vuelta a las líneas de la República. Hett, reflexionando sobre este episodio, decidió que los demás le verían primero como Jedi y después como tusken. Tampoco reveló a nadie el secreto de Anakin, asumiendo que era una carga que él tenía que llevar y que tendría que enfrentarse a las consecuencias de lo que había hecho, creyendo que Anakin le contaría a su maestro sobre la masacre. Pero Anakin nunca lo hizo.

No mucho después, Anakin descubrió que su Maestro estaba vivo y que solo había sido capturado por Asajj y muy pronto se reunió felizmente con Kenobi que había escapado de su prisión.

Caballero Jedi

Después de sus heroicas acciones en la Batalla de Praesitlyn, Anakin fue dotado con el título de Caballero Jedi, a pesar del hecho de que nunca pasó por las pruebas tradicionales de los Jedi antes de ser Caballero. Más tarde envió su trenza de padawan, que había sido cortada ritualmente por Yoda, a su secreta esposa como una dedicatoria.

Poco después de su título de Caballero, Anakin participó en la Batalla de Rendili. Su idea era usar su caza estelar para colocar cargas explosivas en los puntos débiles de los cruceros clase-Acorazado de Rendili. Aunque el Maestro Jedi Saesee Tiin se opuso, el orgullo de Anakin no le dejó pasar la oportunidad de conseguir la victoria. Sin permiso, procedió a seguir adelante con su plan durante la batalla. Resultando ser un éxito total, ayudando a la República a conseguir la victoria e inflando su ego y engreimiento. Después de la batalla, Anakin regresó a Coruscant, donde fue atrapado por una emboscada de la Jedi Oscura Asajj Ventress en uno de los sectores de la Ciudad Galáctica.

Ella espió a hurtadillas a Anakin cuando estaba escuchando un holodisco secreto grabado por su bienamada Padmé, descubriendo así su relación. Ella destruyó el holodisco y se mofó de Anakin con amenazas de matar a Padmé, después de lo cual los dos se engancharon en un fierísimo duelo de sable láser. Fue durante esta lucha donde Anakin quedó marcado por el sable de Asajj, con una cicatriz vertical cerca de su ojo derecho y otras dos pequeñas en su mejilla izquierda.

A pesar de las mutilaciones, Anakin persistió. Asajj cometió el fatal error de desestimar el fiero deseo del joven Caballero Jedi, de proteger a aquellos a quien amaba de cualquier daño y durante la lucha, Anakin, usó la Fuerza para enredarla en unos cables eléctricos y enviarla en picado a las profundidades de Coruscant.

Durante los Asedios del Borde Exterior, Obi-Wan y Anakin se vieron puntualmente privados el uno del otro, siendo enviados como equipo a varios frentes de batalla, dirigiendo la Flota del Círculo Abierto. Poco después de la Segunda Batalla de Coruscant, Obi-Wan y Anakin fueron enviados al helado planeta Nelvaan para encontrar a Grievous. Los nelvaanianos aclamaron a Anakin como la “Mano Fantasma” y el chamán de la villa Rokrul lo envió en una expedición para salvar a su gente de la amenaza que había derrotado a todos sus campeones. Anakin accedió y entro en una cueva donde tuvo visiones de un gran cazador, que perdió su brazo en la batalla. Sin embargo, contraatacó y continuó matando monstruos con un nueva, negra y puntiaguda arma. Así como iba asesinando monstruos, su poder crecía hasta que estaba fuera de control, la negra arma puntiaguda se convirtió en un laberinto que rodeó y destruyó todo lo que el guerrero estimaba.

La voz de Padmé se oía gritando mientras el siniestro laberinto negro demoníaco que antes fuera una gran arma se puso sobre él y transformó lo que quedaba del gran cazador en un espeluznante rostro—el rostro de Darth Vader, en quien Anakin se convertiría muy pronto.

Cuando Anakin se recobró de su visión, dio con un laboratorio de la Tecno Unión en donde estaban experimentando con guerreros nelvaanianos, trasformándolos en zánganos brutos con cañones láser insertados en sus brazos. Con la ayuda de un nelvaaniano que todavía no estaba completamente trasformado por los científicos, convenció al resto para ayudarle a destruir la factoría, un acto que le costó su brazo robótico. Muchos científicos intentaron escapar, pero Anakin los apresó y los mató furiosamente. En una muestra de apoyo, los nelvaanianos se arrancaron sus brazos artificiales también.

La Transformación en Vader

Poco antes del fin de la guerra, la Primera Batalla de Cato Neimoidia sirvió en bandeja a Anakin y a Obi-Wan una importante pista para identificar al misterioso Darth Sidious: la silla mecánica de Nute Gunray. Este artefacto trasportaba un singular holotransmisor que llevaba datos e información capaz de dirigir las fuerzas de la República hasta su último objetivo, el escurridizo Darth Sidious. Mace Windu acotó el rastro en Coruscant, mientras Anakin y Obi-Wan rastreaban la pista en los Territorios del Borde Exterior. En ambos bandos les aguardaban aventuras conduciéndoles la pista del Borde Exterior devuelta a los Talleres en Coruscant, justo a tiempo para un ataque sobre el planeta perpetuado por la Confederación, haciendo volver inmediatamente a Anakin y a Obi-Wan a Coruscant después de su visita a Tythe. De vuelta en Coruscant, la identidad de Darth Sidious se barruntaba cada vez más cerca, la batalla aérea retrasó y disolvió la investigación. Mace Windu se unió a la batalla, enfrentándose con el General Grievous, que acabo escapando y aunque muy mal herido, capturó al Canciller Palpatine, llevándolo a su nave insignia, la Mano Invisible.

Sin embargo, antes de que el ejército Separatista fuese capaz de huir de Coruscant, Anakin y Obi-Wan llegaron por fin del Borde Exterior en un intento de rescatar al “cautivo” Canciller. Moviéndose entre la congestionada batalla, asaltaron la nave insignia en sus interceptores Eta-2 clase-Actiss. Los dos Jedi pelearon a su manera en el interior de la nave hasta que llegaron a los aposentos del General en lo alto de la torre de mando, en donde Palpatine estaba retenido, sus brazos sujetos con abrazaderas al asiento del General. Al acercarse para liberarlo, el Conde Dooku entró en la sala escoltado por dos súper droides de batalla B2 para enfrentarse a los Jedi. Palpatine les recomendó que pidieran ayuda ya que no podrían con él por tratarse de un Lord Sith, pero Obi-Wan, indiferente, hizo caso omiso de sus palabras de temor, contestándole confiadamente «Canciller Palpatine, los Lores Sith son nuestra especialidad.»

Al contrario que en su primer encuentro con Dooku, Obi-Wan y Anakin lucharon juntos contra él en un duelo muy bien coordinado, hasta que el Lord Sith usó la Fuerza de Choque contra Kenobi mientras simultáneamente empujaba a Anakin y lanzaba a Obi-Wan al otro lado de la sala, dejando al Maestro inconsciente e inmovilizándolo con un trozo de pasarela arracada mediante la Fuerza. Anakin continuó luchando, dejando al final que sus emociones sacaran lo mejor de si mismo tal y como se lo echó en cara Dooku. Anakin comenzó a desatar todo su miedo, ira y odio, superando con creces el Makashi de Dooku con su propio master de Djem So. El breve duelo, acabó abruptamente cuando Anakin segó las manos de Dooku, dejando al Lord Sith desarmado; un acto de venganza de su anterior duelo.

Satisfecho con el resultado, Palpatine urgió a Anakin que matara a Dooku. Después de dudar en ejecutar los deseos del Canciller, finalmente Anakin con sus dos sables láser (incluyendo el sable rojo de empuñadura curva de Dooku) cruzándolos alrededor del cuello de Dooku, lo decapitó al conmocionado Conde, matándolo instantáneamente. Anakin no sabía que estaba siendo usado por Palpatine para traicionar a Dooku y así poder adiestrar al joven Jedi en los caminos del lado oscuro, pero Anakin inmediatamente después se arrepintió de su acción, recordando que no era el estilo Jedi matar a un prisionero indefenso. Sin embargo, Palpatine, tranquilizó la conciencia de Anakin diciéndole que fue un “acto natural” de venganza de cuando Dooku le cortó el brazo, y le dijo que no era la primera vez, recordándole lo que le contó sobre su madre y los moradores de las arenas.

Anakin liberó a Palpatine de sus ataduras y salieron de la sala, cargando con el inconsciente Obi-Wan a la espalda, ignorando las exhortaciones de Palpatine de dejar al Maestro. Sin embargo su escapada fue breve, siendo rápidamente capturados y llevados ante el General Grievous en el puente de mando de la nave. A la orden de Anakin, R2-D2 distrajo de improviso a los presentes, permitiendo a Anakin y a Obi-Wan recuperar sus sables láser, liberarse de sus esposas y atacar a los escoltas y droides del general. Desafortunadamente, Grievous consiguió escapar de los Jedi y activar todas las cápsulas de salvamento ya que su buque insignia se empezaba a caer a trozos y a caer en picado hacía la capital galáctica, arrastrados por la gravedad del planeta. Anakin consiguió pilotar lo que quedaba de la nave y efectuar un violento aterrizaje forzoso en una pista de aterrizaje abandonada de una zona industrial de Coruscant.

A su regreso a Coruscant, Anakin se reunió con su mujer y le reveló que estaba en embarazada, al oír aquello, Anakin rebosó de alegría. Sin embargo, más tarde fue turbado por pesadillas de Padmé muriendo durante el parto. Siguieron malos tiempos. Para salvar a su mujer, Anakin deseó buscar e investigar en los holocrones de Maestros eruditos, holocrones que estaban restringidos para todos excepto para los Maestros Jedi. Cuando Palpatine designó a Anakin como su representante en el Consejo Jedi, fue como un sueño hecho realidad, naturalmente él suponía que le concederían el título de Maestro, dándole acceso para los restringidos holocrones. Sin embargo, aunque varios Jedi aceptaron de mala gana que Anakin estuviera en el Consejo, le negaron el rango de Maestro Jedi, enfureciéndole y frustrándole. Después de una tensa sesión, Anakin expresó su indignada opinión a Obi-Wan sobre el asunto, atormentándose con el hecho de que necesitaba ser un Maestro para salvar a su amada.

Más adelante cortando su confianza en ellos, el Consejo Jedi urgió a Anakin seguir de cerca de Palpatine, aunque Obi-Wan estaba en contra de esta decisión. Esto llevó a Anakin a perder el respeto por los miembros del órgano de gobierno, la desconfianza y la duda le acosaban y acabó por contárselo a su esposa.

Al continuar reuniéndose con Palpatine, el Canciller poco a poco fue sembrando las semillas del lado oscuro en Anakin. Jugando con su miedo de perder a Padmé, le contó la historia de un Lord Sith, Darth Plagueis, que llego a ser tan poderoso que podía evitar que los demás muriesen. Finalmente Palpatine le reveló su propia verdad y le ofreció a Anakin la oportunidad de aprender los caminos del lado oscuro y usar su poder para salvar a Padmé. Anakin se dio cuenta de que Palpatine era Darth Sidious y prontamente informó de esto a Mace Windu, aunque luego se arrepintió atormentándose con las palabras de Palpatine. Mace, después de ordenar a Anakin permanecer en las cámaras del Templo fue junto con otros tres Maestros Jedi—Agen Kolar, Saesee Tiin y Kit Fisto—para arrestar al Canciller. Palpatine se batió con los Jedi, matando a tres de ellos casi instantáneamente. Solo Windu resistió. Él y Palpatine continuaron luchando hasta que el Maestro Jedi gano ventaja, apuntando su sable a la garganta del encogido Sith (aunque Palpatine parecía haber perdido, esto podía ser una simulación para ganarse la compasión de Anakin, su prometedor protegido). Mientras en el Templo Jedi, Anakin estaba obsesionado con un insoportable tormento: con la muerte de Palpatine, perdería toda esperanza de salvar a su mujer del destino de sus pesadillas.

Atormentado por visiones de Padmé muriendo sin los conocimientos de Palpatine. Anakin salio disparado del Templo, tomando un aerodeslizador y corriendo al lugar de Palpatine. No tenía claro que es lo que iba a hacer, todo lo que sabía es que tenía que hacer algo. Coincidencialmente, Anakin llegó justamente a tiempo de ver a Windu prepararse para matar a Palpatine.

Como si estuviera previsto, Palpatine atacó a Windu con el relámpago de Fuerza mientras suplicaba a Anakin que le ayudase. A duras penas consiguió reflejar el relámpago de Palpatine, Windu gritó a Anakin que no le escuchase. Durante el auto-inflingido ataque violento, Palpatine comenzó a trasformarse físicamente mientras luchaba por intensificar sus poderes del lado oscuro con su propia energía vital, su rostro se deformó horriblemente y sus ojos se tornaron amarillos. Windu prevaleció y manifestó su deseo de matarlo y acabar con los Sith; sin embargo Anakin le rebatió, afirmando que Palpatine tenía derecho a un juicio, y que ejecutarlo no era el estilo Jedi. Esto estaba de acuerdo con su arrepentimiento de matar a Dooku antes en una situación opuesta, pero más claramente por su miedo a perder la oportunidad de salvar a su mujer de la muerte. Windu ignoró a Anakin preparándose para matar a Palpatine, pero en una imprudente precipitación, el aterrado Anakin desplegó su sable y cortó la mano derecha de Windu. Antes de que Windu pudiera responder, Palpatine uso el relámpago de la Fuerza para enviar al Maestro Jedi a través del destrozado ventanal hacia su muerte.

Dándose cuenta por completo de lo que había hecho, Anakin fue asolado por la culpa y cuestionado por sus acciones, pero estaba demasiado agotado emocionalmente y aturdido para resistirse a Palpatine, quien declaro que estaba cumpliendo con su destino. Al rato lo animó para abrazar el lado oscuro y convertirse en su aprendiz. Anakin dijo que haría cualquier cosa que Palpatine deseara; todo lo que quería era salvar la vida de Padmé y su ayuda para conseguirlo. Palpatine le prometió que juntos, encontrarían el secreto, admitiendo tácitamente que él no tenía la habilidad de engañar a la muerte. Anakin se comprometió con la Orden Sith y Sidious lo bautizó con un nuevo nombre: Darth Vader.

Palpatine ordenó a Vader que si quería ganar el suficiente poder en el lado oscuro para salvar a Padmé, debía dirigir la Legión 501 de tropas clon al Templo Jedi y realizar la Operación: Caída del Caballero que era matar a todos los Jedi y padawan que estuvieran dentro. Él cumplió con la orden sin cuestionárselo, masacrando venerables Jedi y niños aprendices también. Algunos niños Jedi se acercaron a él, inconscientes de que él iba a ser su destructor. Las atrocidades hechas por Vader y la Legión 501, resultaron en columnas de humo que se levantaban desde los pilares fácilmente visibles desde el Edificio del Senado.

Palpatine le ordenó después ir al planeta Mustafar, para acabar con el Consejo Separatista. Después de descuartizar a todos los miembros, se dirigió hacía el último que quedaba—Nute Gunray, el ex-aliado de Sidious que había invadido y ocupado Naboo antes de ser derrotado por Anakin trece años antes. Antes de morir, Gunray suplicó a Vader, clamando que Lord Sidious les había prometido harían las paces, sin embargo, Vader lo mató, contestando que el Lord Oscuro había querido decir que les harían piezas. El Lord Sith salió silenciosamente de la sala. Afuera, supervisando el turbulento terreno volcánico, Vader contempló su trasformación y se convenció a si mismo de que lo había hecho por el bien de la República.

Después de que Obi-Wan informase a la esposa de Vader sobre sus horribles actos y ofrecerle su compresión, ella se fue a Mustafar para tratar de entrar en razón a Vader, temiendo por él y deseando abandonar la vida pública y retirarse a vivir juntos y criar a su hijo. Cuando él escuchó esto, le dijo que era más poderoso que Palpatine y que lo podía expulsar cuando quisiera y que juntos gobernarían la Galaxia, algo que repetiría a su hijo, Luke. Padmé, conmocionada por esta revelación, rechazó su oferta, dándose cuenta de que su esposo se había ido realmente. Ignorado por ella, Obi-Wan se escondió en su nave para encontrar a Vader.

Al ver a Obi-Wan, Vader pensó que Padmé lo había traicionado trayéndole para que le matase. Abrumado por su ira y rabia, estranguló con la Fuerza a Padmé hasta dejarla inconsciente. Obi-Wan trató de razonar con su ex pupilo, pero fue inútil, convenciéndose de que estaba corrompido hasta más allá de la redención.

Vader y Obi-Wan lucharon en una intensa pelea en el complejo de explotación minera y abajo en el exterior, en el río de lava. Durante el duelo y los golpes, activaron por accidente el ordenador que controlaba las instalaciones provocando un gravísimo daño en ellas y desactivando los repulsores. La lucha acabó en las orillas de las corrientes de lava, donde Obi-Wan saltó hacía un lugar seguro, para alcanzar la altura del terreno y pedirle a Vader que aceptara la derrota y que regresara del lado oscuro. Ignorando su fatal desventaja táctica, junto con su aplastante orgullo, Vader en un intento de ponerse a su nivel y destruir a su antiguo Maestro, fue severamente mutilado e inmovilizado por el sable de Obi-Wan, que le cortó su piernas y su brazo orgánico izquierdo.

Con su cuerpo mutilado y su habilidad para usar la Fuerza abrumadoramente mermada, Vader trató de abrirse camino arrastrándose cuesta arriba por el talud, usando solamente su miembro protésico, mientras Obi-Wan y Vader se dijeron sus últimas palabras.

Poco después, el calor de la lava prendió las ropas de Vader, quemando gravísimamente su cuerpo. Estaba casi a punto de morir quemado mientras se deslizaba hacia el borde del incandescente río de lava. Obi-Wan recogió el sable láser de las cenicientas orillas del río de lava y se marchó, abandonándole a la voluntad de la Fuerza. El sable láser lo conservó hasta el año 0 ABY. Conforme las llamas se iban apagando, Vader se mantuvo con vida mediante la Fuerza y su inquebrantable determinación, agarrándose para subir hacia lo alto del montículo con su todavía intacto brazo mecánico, moviéndose a duras penas por sus extremas heridas.

Darth Sidious percibió que Vader se encontraba en peligro por lo que fue rápidamente a Mustafar, solo para encontrarse a un moribundo y abrasado Vader a las orillas del río de lava. Lo llevó de vuelta a Coruscant y reparó sus mutilaciones mediante una intensa reconstrucción cibernética en el Centro de Reconstrucción Quirúrgica del Emperador Palpatine, fue operado por los mismos androides médicos que habían transformado al General Grievous. Palpatine ordenó a los droides médicos que mantuvieran a Vader despierto durante la proceso para que el dolor avivase su rabia y por tanto su poder.Al termino de la operación, Vader preguntó a su Maestro por Padmé. Sidious le dijo que al parecer, él mismo llevado por la ira, la mató. Aunque ni Vader ni Palpatine sabían que ella había dado a luz a unos gemelos poco antes su muerte. La noticia destrozó a Vader, y no encontraría consuelo durante los siguientes años.

Abrumado por su desesperación en la creencia de que había matado a su mujer y a su hijo nonato, lo cual parecía una aparente profecía cumplida, Vader destrozó los droides médicos y las instalaciones mediante el uso de la Fuerza. Rompió sus ataduras en la mesa de operaciones y a duras penas pudo andar bajo el peso de sus nuevas prótesis y armadura. Palpatine sonrió al darse cuenta de que el odio de Vader le serviría muy bien. La única cosa que le quedaba a Anakin en su vida, era su servicio al nuevo Emperador.

La personalidad de Darth Vader se volvió incluso más distinta de Anakin Skywalker debido al gran daño físico y psicológico que cambió por completo su apariencia y su carácter. Su armadura limitó su visión, restringió sus movimientos y causó una frustración extrema en Vader (al menos en los primeros años), pero fue recobrando poco a poco su estilo integro de lucha, para compensar la carencia de movilidad por la coraza que llevaba.

Como Darth Vader, Anakin se convirtió en un poderoso recurso para el recién aparecido Imperio, sirviendo como un amenazante, Cazador de Jedis, Comandante Supremo de la Flota Imperial y Ejecutor del Nuevo Orden de Palpatine.

Al servicio del Emperador

Un año más tarde, mientras se recobraba de sus heridas, Vader fue obligado a volver al Templo Jedi en Coruscant. Fue para encontrarse al Inquisidor Malorum teniendo problemas con unos intrusos. Darth Vader lo ridiculizó por tener dificultades en capturar a los confirmados intrusos, para disgusto del Inquisidor, que planeaba reemplazar a Vader como mano derecha del Emperador. Darth Vader incluso llegó a sugerir que Malorum había volado el Templo para asegurarse de las muertes de los intrusos, aunque sabía bien que el Inquisidor no llegaría a tanto. Los dos discrepaban sobre la ineficacia de Malorum de tratar con el grupo secreto de resistencia, los Eliminadores. Cuando Malorum mencionó a Vader sus descubrimientos en Polis Massa, el Lord Sith lo sujetó con la Fuerza de estrangulamiento y con su cólera empezó a desmoronar las paredes de la sala, exponiendo a Ferus Olin, un antiguo enemigo suyo y su compañero Trever Flume. Para dejar en evidencia el fracaso de Malorum de capturar a los intrusos, Vader los dejó escapar.

Muchas de las misiones que Vader tuvo al principio fueron ordenadas por el propio Emperador. Estas misiones incluyeron asesinar a un grupo de los caballeros Jedi, que habían intentado montar una trampa para él en Kessel; detener al Senador disidente Fang Zar en Alderaan y un viaje al planeta Kashyyyk para supervisar el sometimiento de los wookiees, después de que Vader siguiera a un grupo de Jedis hasta allí. Una misión notable, fue en el planeta Honoghr, el cual había sido devastado por la toxina separatista Trihexalophine1138 durante las Guerras Clon. Vader prometió a los nativos noghris que el Imperio restauraría el ecosistema de Honoghr bajo la condición de que sirvieran al Emperador como asesinos. Vader pilotó un interceptor Eta-2 color negro clase-Actis durante algunas de sus misiones previas para Palpatine con la continuación de la Gran Purga Jedi, algunas veces flanqueado por cazas estelares Ala-V clase Nimbus Alfa-3. Su nave personal de mando durante este tiempo fue el Destructor Estelar Exactor clase-Imperial I.

Las tareas mas destacadas de Vader eran encontrar y eliminar a los supervivientes de la Orden 66. Entre estos se encontraban Empatojayos Brand quien se vio forzado a vivir dentro de un traje presurizado, An'ya Kuro, a quien había conocido en el Templo Jedi como la "Dama Oscura"; Echuu Shen-Jon, dado por muerto, aunque en realidad se retiró en el exilio después de usar el lado oscuro para derrotar al General Separatista Sev'rance Tann, durante los primeros días de las Guerras Clon y Halagad Ventor, a través de quien Vader obtuvo la situación de otros supervivientes Jedi, incluyendo a Qu Rahn. Poco después Darth Vader rastreo a tres Jedis desaparecidos del planeta Murkhana; los maestros Jedis Roan Shryne, Bol Chatak, y su el aprendiz Olee Starstone, quienes se las arreglaron para escapar y ocultarse. Sin embargo, el objeto de su ira más intensa era Obi-Wan Kenobi, quien logró eludirlo, pues Vader no volvió a Tatooine debido al temor de revivir el recuerdo de su madre a quien Anakin Skywalker enterró.

Aunque estaba en posesión de riquezas y poder, Vader se permitió muy pocas comodidades. Entre estos estaba su retiro personal en Coruscant y el Castillo Bast en Vjun. La Legión 501, la división de tropas de asalto que encabezó en la exterminación de los Jedi en el Templo, llegó a ser su guardia personal. Las acciones que ellos emprendieron en nombre de Vader durante el curso de la Guerra Civil les hicieron ganarse el apodo del “Puño de Vader”. Además de estas posesiones, Vader tomo un aprendiz para adiestrarlo en los caminos de los Sith de un grupo de Jedi a quienes él en persona, había matado salvajemente en el planeta Shumari. Sintiendo ira en el joven Tao, Vader lo escogió para dejarle con vida y ocultarlo del Emperador para protegerlo y tener su propio aprendiz.

En el 8ABY, Vader supervisó el asalto en Tanaab y la lucha con la milicia local, que en cuestion de 2 dias, fue totalmente arrasada, si bien algunos militares y civiles escaparon del planeta gracias al plan del Capitán Lando Calrissian.

En el año 1 ABY, Vader y Palpatine fueron objetivos de un grupo de oficiales Imperiales traidores dirigidos por el Gran Moff Trachta. Trachta veía a los Sith como algo tonto y arcaico y creía que el Imperio no debería ser regido por el culto de dos hombres. Así que planearon usar una tanda de tropas de asalto alteradas leales solamente a ellos para acabar con los dos Lores Sith. Mientras el Emperador estaba negociando con los conspiradores, Vader salió en una misión por si mismo para localizar a un poderoso Jedi. Viajó hasta un distante mundo para rastrear al Jedi misterioso. Pero, en vez de un Caballero Jedi, se encontró con un cuadro de caza recompensas que habían llegado a la conclusión de que atacando en grupo—y derrotándolo—les traería fama y fortuna. Darth Vader rápidamente se hizo cargo de ellos y regresó para encontrarse con el complot desmantelado, en parte debido a luchas internas entre los co-conspiradores.

La Guerra Civil Galáctica

2 años antes, una organización militar clandestina conocida como la "Alianza para Restaurar la República" comenzó a enfrentarse a las fuerzas del Imperio. Vader, como Comandante Supremo de la Flota Imperial, jugó un papel muy activo en el intento de desmantelar ésta organización rebelde, venciendo los ataques que éstos efectuaban pero sin vencerlos completamente (De hecho, la Alianza gana la guerra). En el año 0ABY, los rebeldes obtienen su primera gran victoria en contra del Imperio al robar los planos de la Estrella de la Muerte. Vader estableció como su máxima prioridad de localizar los planos de la Estrella de la Muerte así como la base oculta de los Rebeldes. Después de la misión fallida por parte de la Legión 501 para recuperar los planos en Polis Massa, los oficiales del Imperio descubrieron que habían sido enviados a la Tantive IV, una corbeta propiedad de la Princesa Leia Organa de Alderaan.

Una hora más tarde, capturó a la Tantive IV con Leia Organa abordo.

Sin embargo, a pesar de este revés, Leia fue capaz de grabar los planos de la Estrella de la Muerte en la memoria de R2-D2 y envió el droide a Tatooine. Aunque Vader perdió una vez más los planos, ganó una pequeña victoria capturando a la Princesa. Utilizando un droide de interrogatorio IT-O, Vader torturó a Leia intentando que confesara la localización de la base secreta de la Alianza Rebelde. Sin saber que en verdad, estaba torturando a su propia hija. Al mismo tiempo, Vader ordenó la ejecución de Owen y Beru Lars después de que la pareja rehusara dar cualquier detalle sobre los droides desaparecidos. Después, durante su cautiverio, Vader obligó a Leia a observar como el Gran Moff Wilhuff Tarkin destruía su mundo natal durante la destrucción del planeta Alderaan. Cuando Luke Skywalker, Han Solo y Obi-Wan Kenobi se infiltraron en la Estrella de la Muerte para rescatar a la princesa, Vader se batió en duelo con el anciano Obi-Wan Kenobi, su antiguo mentor, en su segundo duelo de sable láser. A pesar de la vaga advertencia de que si lograba abatirle le convertiría en «mucho más poderoso de lo que puedas imaginar», Vader lo derribó, y Obi-Wan se convirtió en un espíritu de la Fuerza que continuó guiando a Luke Skywalker. Vader había matado finalmente al hombre que había concentrado la mayor parte de su odio durante casi dos décadas.

Para determinar la situación de la base Rebelde, Vader permitió a Luke y a Han Solo rescatar a la princesa Leia y escapar con rastreadores de la Estrella de la Muerte. Durante la Batalla de Yavin, Vader se incorporó a la batalla en un prototipo de TIE Avanzado x1, flanqueado por dos cazas TIE y casi evita el triunfal ataque de Luke a la Estrella de la Muerte. Vader percibió que el joven piloto que perseguía en su punto de mira era sensible a la Fuerza y cuando estaba a punto de derribarlo, apareció de improviso el Halcón Milenario y disparó a uno de los dos cazas TIE, el piloto del otro caza sobrecogido por el pánico se desvió bruscamente hacía el prototipo de Vader, y lo expulsó de su trayectoria proyectándolo a la deriva lejos de la estación, el joven Luke se vio libre de los láseres de Vader y pudo acertar en el blanco, causando una reacción en cadena que aniquiló la Estrella de la Muerte. Vader efectuó un aterrizaje forzoso en Vaal donde fue atacado por unas feroces criaturas que interrumpieron su viaje hacía un puesto de avanzada imperial, pero finalmente encontró una lanzadera que lo llevó a Coruscant, donde fue reprendido por el Emperador por su fracaso en evitar la destrucción de la Primera Estrella de la Muerte. Desde entonces, Vader se centró en la meta personal de descubrir la identidad del piloto que destruyó la Estrella de la Muerte.

Fue una misión que le puso en contra de los Imperiales—desde el Gobernador Imperial Nox Vellam, hasta el propio Emperador Palpatine—y a los Rebeldes también. Su búsqueda lo llevó a Yavin 4, Ultaar, La Rueda, Centares, Fondor y definitivamente de vuelta a Centares. Finalmente, torturó a un piloto Rebelde que le reveló la identidad del individuo que buscaba: Luke Skywalker—el hijo que creyó haber perdido, información más tarde confirmada por otro Rebelde moribundo en una estación de abastecimiento.

Al descubrir esta información, Vader dejó que su aprendiz Tao se marchara libre. De todas formas, Tao había sido incapaz de mostrar el suficiente odio e ira necesarios para abrazar el lado oscuro y Vader planeó entrenar a su recién hijo descubierto en su lugar.

Durante este periodo, Darth Vader lideró un esfuerzo Imperial para reconquistar el sistema de Reytha, un importante centro de producción alimenticio de la Rebelión. Mató al Moff responsable de permitir a los Rebeldes prosperar en el planeta y ahuyentó la Rebelión de Reytha. Vader también fue enviado para sofocar la rebelión del Sistema Zaloriis, donde el gobernador se aproximo a Vader y declaró la independencia. La Fuerza de estrangulamiento de Vader lo llevó a la muerte, murmurando «Petición denegada, gobernador». Entonces Vader procedió a dirigir las fuerzas Imperiales para destruir al funesto movimiento independentista. También rescató al entonces Coronel Maximilian Veers de su cautiverio. Veers dispuso sus conocimientos a la obra y desarrolló la siguiente generación de andadores AT-AT, los cuales fueron usados con gran éxito en la Batalla de Hoth. Fue en Zaloriis donde Vader supo de posibles contactos Rebeldes en el Sistema Elrood.

Luego de éstos éxitos a Vader le fue otorgada una crucero prototipo para uso personal conocida simplemente como "la nave de Vader". Sin embargo, pocos meses despues de su inauguración, la nave fue destruida por los Comandos Rebeldes, luego de que este ejecutara a un importante miembro de la Alianza Rebelde. De todas maneras, Vader no estaba a bordo.

El Hijo de Skywalker

Vader creía que su hijo murió con su madre, Padmé Amidala, pero finalmente Vader dedujo que Luke era su hijo. El Lord Sith se obsesionó con atrapar a Luke, un objetivo que coincidía con la tarea de acabar con la Rebelión.

A partir de esta información, Lord Vader ingenió un gran número de planes para capturar al joven Jedi. Primero, lo siguió hasta Jazbina, pero fracasó en su captura cuando el planeta entero se sublevó contra el Imperio.

Cuando el Gobernador Bin Essada se enteró de que Skywalker y la Princesa Leia estaban en Mimban en el año 2 DBY con un grupo de rebeldes porque su nave se había descompuesto, él avisó al Lord Oscuro. Pero los rebeldes see las arreglaron para escapar nuevamente.

Vader envió droides sonda a las remotas regiones de la Galaxia, finalmente detectaron la base Rebelde en Hoth. El Almirante Kendal Ozzel provocó la ira de Vader cuando arruinó el sigiloso ataque del Escuadrón de la Muerte al salir del hiperespacio demasiado cerca del planeta, permitiendo a los Rebeldes detectar el ataque y protegerse con escudos contra el bombardeo planetario. Vader se vio obligado a un ataque terrestre; su despliegue concedió más tiempo para evacuar a algunas de las fuerzas Rebeldes. Vader en persona, entró en la Base Eco y alcanzó un hangar a tiempo de ver partir al Halcón Milenario. Cuando el hipermotor del Halcón falló, Vader ordenó su captura y siguieron al Halcón y a su aparentemente inestable piloto hacia un igualmente inestable campo de asteroides.

Mientras sus cazas buscaban entre los asteroides, Vader recibió una nueva misión del Emperador—capturar a Skywalker: su hijo y el piloto que había destruido la Estrella de la Muerte. El Emperador aparentemente ignoraba el complot de Vader, ya en marcha. Para engañar al Emperador y permitir así seguir con su plan, Vader sugirió que Luke podría ser atraído al lado oscuro de la Fuerza. El Emperador asintió, diciendo que sería «una gran ventaja». Mientras tanto, siendo ya una costumbre de los Lores Sith y particularmente del Emperador, Palpatine comenzó a planear deshacerse de Vader para sustituirlo por Luke como su nuevo aprendiz.

Vader continuó persiguiendo al Halcón, recurriendo a contratar a varios cazarrecompensas para conseguir su objetivo. Poco antes, el Halcón, había desaparecido rápidamente ocultándose en un punto ciego de la parte trasera del puente de la torre del Destructor Estelar Vengador, del Capitán Needa. El Capitán Needa pagó con su vida por perder a la nave. El Escuadrón de la Muerte se esfumó al hiperespacio, expulsando sus desechos cada nave antes de saltar. El Halcón, liberado de su amarre, flotó a la deriva entre los desechos y una vez se fueron las naves imperiales se puso en marcha a velocidad sub-lumínica en dirección a Bespin. Boba Fett, uno de los caza recompensas contratados por Vader, dedujo la estrategia de Solo, alertó a Vader de su destinación y siguió al Halcón Milenario hasta la Ciudad Nube, una colonia minera situada en la atmósfera del gigante gaseoso.

Vader aterrizó en la Ciudad de las Nubes y forzó al administrador, Lando Calrissian, un viejo amigo de Han,y el hombre que habia posibilitado ese escape en Tanaab tantos años atrás, pero ésto a Vader no le importaba, a llegar a un acuerdo mientras esperaban la llegada del Halcón, mediante el cual, Lando entregaría a su amigos a cambio de que el Imperio se mantuviese alejado de la explotación. Cuando la nave llegó, Vader apresó y torturó a Solo. Luke, que estaba siendo adiestrado por Yoda en Dagobah, después de tener la premonición de ver a sus amigos en peligro, salió inmediatamente hacia la Ciudad Nube para rescatarlos, a pesar de las severas advertencias de Yoda sobre el peligro de caer al lado oscuro, al ser incompleto su adiestramiento. Mientras, Vader congeló a Solo en carbonita usándolo como cobaya para probar si el método era adecuado para el joven Skywalker, para disgusto de Boba Fett, quien también estaba buscando a Solo para entregárselo a Jabba el hutt. Luke llegó a la Ciudad de las Nubes, justo a tiempo de tragarse el anzuelo y caer en la trampa que había sido preparada por Darth Vader.

Cuando Luke encontró a Vader, se enzarzaron en una lucha, el joven Luke no conocía la identidad de su oponente. Tal y como Yoda y Obi-Wan le advirtieron, el adiestramiento incompleto de Luke no era rival para el poderoso y experimentado Vader, quien acabó derrotándolo y cortándole su mano derecha. Llegando entonces el momento de que el Lord Sith cerrara la tapa de su trampa, entonces le reveló la verdad.

Vader pidió a Luke que se uniera a él para que juntos pudieran destruir al Emperador y gobernar la Galaxia como padre e hijo, reviviendo lo que él hubiera deseado hacer con la madre de Luke—gobernar en pareja. Él nunca quiso gobernar la Galaxia solo. Profundamente conmocionado por la revelación de que era el hijo de Vader, Luke rehusó unirse a su padre y se zambulló en el gas de ventilación de la Ciudad Nube. Luke consiguió sobrevivir el tiempo suficiente para ser rescatado por Leia y Lando en el Halcón Milenario. Vader, que se había asegurado de que el motor de hipervelocidad del Halcón estaba inutilizado, dio órdenes al nuevo Almirante, Piett, de capturar la nave. Sin embargo, no contaron con R2-D2. El que fuera el amigo de Vader una vez, invirtió el sabotaje, permitiendo al Halcón saltar al hiperespacio. Siendo que Vader ya había matado a dos de sus subordinados, dejó vivir al Almirante Piett incluso aunque hubiera fallado en la captura de Luke en el Halcón Milenario.

Redención

Meses despues, durante la Batalla de Endor (la que daría vuelta el curso de la guerra), Vader una vez más, intentó persuadir a Luke para pasarse al lado oscuro, pero esta vez la intención de Vader estaba matizada por un deseo de proteger a su hijo. Cuando su intento fracasó, Vader lo llevó ante el Emperador Palpatine en la inacabada segunda Estrella de la Muerte. Luke de mala gana luchó contra su padre en un duelo de sable láser, igualando la maestría de Vader de Djem So con su propio dominio en el manejo del sable en la Forma V, sin dejar en todo momento de intentar persuadir a su padre de que renunciara al lado oscuro de la Fuerza. En su intento para que esto sucediera, Luke Skywalker lo arriesgó todo para asegurar la victoria de la Alianza Rebelde y la redención de su padre.

Mientras, el Emperador, Darth Sidious, implacablemente intentaba atraer a Luke al lado oscuro, atormentándolo con la derrota de la Alianza y la muerte de sus amigos. Sin embargo, Luke continuó intentando dominarse para no luchar contra su padre. Vader, que ya había sondeado los pensamientos de su hijo, descubrió que además de Luke, tenía otra hija: Leia Organa, la hermana melliza de Luke, Vader, contento con el descubrimiento, lo usó contra Luke, amenazando con corromperla a ella. Luke, enfurecido, activó su sable láser y atacó ferozmente a Vader con ira y odio, convirtiéndose poco a poco al lado oscuro. Finalmente, Luke le seccionó la mano derecha robótica, derrotando al Señor Oscuro. Palpatine, vanagloriándose con el triunfo, instó a Luke a completar su destino, y a ocupar el lugar de su padre en el lado oscuro. Vader se dio cuenta de que había sido traicionado, tal y como lo fue el Conde Dooku décadas atrás.

Luke volvió la cabeza para ver el brazo cortado de su padre, y viendo que era mecánico como el suyo, se dio cuenta de que estaba a punto de convertirse en el sucesor de Vader. Horrorizado con lo que estaba a punto de hacer, Luke usó una combinación de las enseñanzas de Obi-Wan y el lado luminoso de la Fuerza le devolvió la calma. Arrojó su sable láser, rehusando la oferta del Emperador para unirse como su nuevo aprendiz y declarando que él era un Jedi como su padre antes que él. Enfurecido por el fracaso de sus planes, el Emperador desencadenó una tromba de relámpagos de la Fuerza sobre Luke. Habiendo desafiado ante el rostro del maligno, Luke sufrió la ira de Palpatine, y Vader no podía hacer más que mirar como Luke Skywalker yacía gritando de dolor mientras moría.

Pero Anakin nunca olvidó el dolor que el Conde Dooku le infringió una vez con el poder letal del relámpago de la Fuerza, y no pudo tolerar ver a su hijo en tal agonía. Él había sido incapaz de salvar a su madre, había dejado morir a Mace Windu bajo el poder de su Maestro muchos años atrás, había asesinado a cientos de Jedi, y había matado a su propia esposa, asegurando su propia perdición, pero podía salvar a su hijo. Anakin Skywalker no se quedaría de brazos cruzados mientras moría su hijo. Desde ese mismo instante en adelante Vader dejó de existir y Anakin Skywalker renació. En un heroico esfuerzo final de auto-sacrificio, rectificando su error por no ayudar antes a Windu a matar a Palpatine, Anakin emergió de la mente de Vader y con mucho esfuerzo salvó a su hijo del Emperador. En un acto de puro amor a su hijo, derribó literalmente a su Maestro Oscuro, levantándolo completamente del suelo con su gran fuerza y arrojándolo a la muerte, por el pozo del reactor de la Estrella de la Muerte II. Sin embargo, fue a costa de su propia vida. Anakin fue fatídicamente herido en el proceso por las sacudidas de los brazos del asustado emperador, que todavía seguían emitiendo relámpagos de la Fuerza, cortocircuitando su aparato de respiración, pero este único acto sirvió para redimirle de sus acciones pasadas.

De esta manera, destruyendo finalmente al Emperador y a sí mismo, Anakin cumplió con la Profecía que se la había adjudicado.

A punto de morir, Anakin le pidió a su hijo que le ayudara a quitarse la máscara, para que pudiera ver a su hijo con sus propios ojos y no a través del rojizo filtro sangriento de sus lentes. Luke le ayudó, desconectó la máscara y vio a su padre por primera vez. Anakin estaba calvo con la piel blanca por no haber sido expuesta a la luz natural durante veinte años. Sin embargo, sus ojos no tenían el fiero color amarillento de antes, si no que brillaban en un azul lleno de culpa y arrepentimiento por sus propios pecados. Después de ver a su hijo directamente, le dijo a Luke que tenía razón sobre él, al igual que su madre—todavía existía el bien en él, y que le dijera a su hermana, Leia, lo mismo. Con estas últimas palabras, Anakin Skywalker murió y se unió con la Fuerza.

Luke escapó de la explosión de la Estrella de la Muerte II en una lanzadera clase-Lambda junto con el cuerpo de su padre y alcanzó la Luna del Bosque de Endor donde la coraza de su padre fue incinerada al estilo Jedi, el cuerpo de Anakin había pasado a la luz. Durante la celebración, Luke vio lo que parecía ser una visión de un Anakin perdonado; completamente y sin el cuerpo artificial de Vader. Obi-Wan Kenobi y Yoda estaban al lado de él, sonriendo al joven. Con las muertes de los dos Lores Sith, Anakin había traído finalmente el equilibrio a la Fuerza. Su destino fue completado, Anakin Skywalker había pasado a abrazar el lado luminoso de la Fuerza.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar