FANDOM


Ahsoka Tano, apodada por su Maestro como  SabiondaChulita o Mocosa, fue una  Padawan  Jedi togruta que, tras las Guerras Clon, ayudó a establecer una red de células rebeldes para combatir al Imperio Galáctico. Tano fue descubierta en su planeta natal Shili por el Maestro Jedi Plo Koon, quien la llevó al Templo Jedi de Coruscant para que fuese entrenada en las artes Jedi. Después del estallido de las Guerras Clon, el Gran Maestro JediYoda asignó a la joven Tano como Padawan del Caballero JediAnakin Skywalker, a quien se unió durante la Batalla de Christophsis. Mientras que Tano estaba ansiosa por probarse a sí misma, Skywalker tenía una reputación de imprudente, y ambos tuvieron un complicado inicio en su relación como maestro y aprendiz. Pronto, trabajaron juntos para rescatar a Rotta, el hijo del señor del crimen Jabba Desilijic Tiure, y lograron su objetivo, facilitando una alianza crucial entre el Cártel Hutt y la República Galáctica.

Como comandante en el Gran Ejército de la República, Tano encontró a un mentor en el Capitán clon Rex de la Legión 501, quien junto a ella y Skywalker colaboró liderando a sus tropas en numerosas campañas bélicas contra la Confederación de Sistemas Independientes. En su primera labor como comandante durante la Batalla de Ryloth, Tano desobedeció las órdenes de sus superiores y perdió a un escuadrón de pilotos entero, aunque finalmente colaboró decisivamente para alcanzar la victoria en Ryloth. Tano hizo frente a una gran variedad de oponentes, desde el General Grievous y la Aprendiz Sith Asajj Ventress hasta cazarrecompensas como Cad Bane y Aurra Sing. Con el tiempo, Ahsoka maduró hasta convertirse en una respetada líder, contribuyendo en batallas clave como la Segunda Batalla de Geonosis y la Batalla de Mon Cala. Tano incluso murió durante una serie de eventos ocurridos en Mortis, pero la portadora de la Fuerza conocida como la Hija se sacrificó para resucitar a Ahsoka.

Tano ganó mucha experiencia en el frente de batalla y también lejos de él, liderando a un grupo de Iniciados Jedi para rebelarse contra sus captores trandoshanos, ayudando a rescatar una colonia de togrutas condenada a la esclavitud, y sirviendo como consejera de los Rebeldes de Onderon - con su gran amigo Lux Bonteri entre ellos - mientras liberaban a su planeta de la presencia de la Confederación. En un dramático giro de los acontecimientos, Tano fue acusada de bombardear el hangar del Templo Jedi y de haber cometido actos homicidas, por lo que escapó a los bajos fondos de Coruscant para demostrar su inocencia. Aunque formó una alianza con Asajj Ventress, fue detenida por la República y expulsada de la Orden Jedi. Finalmente, Skywalker descubrió al verdadero culpable, la amiga de Tano y también Padawan Barriss Offee, de modo que evitó que Tano fuese condenada por sedición. Sin embargo, la actitud del Consejo Jedi hizo que Tano perdiese la fe en los Jedi. Ahsoka rechazó la oferta de unirse de nuevo a la Orden Jedi y se marchó, en busca de un nuevo camino.

Cuando el Imperio Galáctico se hizo con el poder, Tano se convirtió en una figura clave para un conjunto de células rebeldes que ella había reunido junto al senador Bail Organa. Bajo el sobrenombre de "Fulcrum", Tano proveyó de información a varias facciones insurgentes, incluida una célula establecida en Lothal que estaba liderada por Hera Syndulla. Tano se interesó particularmente en la célula de Syndulla porque uno de sus miembros, un antiguo Jedi llamado Kanan Jarrus, había empezado a entrenar a su propio Padawan, Ezra Bridger. Además, los esfuerzos de Tano contra el Imperio la pusieron en contacto con Skywalker, quien se había convertido en el Señor Oscuro de los Sith Darth Vader, así como con los inquisidores conocidos como Quinto Hermano y Séptima Hermana.

Biografía

Vida temprana
Ahsoka Tano fue una togruta nacida en el planeta Shili treinta y seis años antes de la Batalla de Yavin. Tres años más tarde, el Maestro Jedi Plo Koon descubrió a Ahsoka y se dio cuenta de su sensibilidad a la Fuerza. De este modo, a sus tres años de edad, Ahsoka fue aceptada en la Orden Jedi. Como todos los Jedi de su época, Tano fue criada en el Templo Jedi de Coruscant.

Alrededor del momento en el que comenzaron las Guerras Clon, Ahsoka fue ascendida al rango de Padawan por la Orden Jedi.

Guerras clon
En construcción
Los tiempos oscuros
Como Fulcrum

Después de la instauración del Imperio Galáctico, en el 5 ABY, Tano se había convertido en parte de un movimiento rebelde contra el dominio imperial. Ella trabajó con el senador Bail Organa de Alderaan y asumió el nombre en clave "Fulcrum", que utilizó para comunicarse con células rebeldes repartidas por toda la galaxia. Una de estas células era la tripulación del Espíritu, que operaba alrededor del mundo del Borde Exterior llamado Lothal. Tano sólo hablaba con Hera Syndulla, la dueña y piloto del Espíritu, y se identificaba sólo como "Fulcrum". Como "Fulcrum", Ahsoka proporcionó a los Rebeldes de Lothal información para sus misiones con el fin de atacar intereses imperiales, y a su vez, esas misiones eran parte de un plan más amplio que sólo Syndulla conocía. La información de Ahsoka era generalmente precisa, pero a veces sólo parcialmente. 

En una de las misiones que encargó Tano, Syndulla, junto con Ezra Bridger y Sabine Wren, atacó un convoy Imperial. La información de Ahsoka fue correcta sobre las rutas y horarios del convoy, pero subestimó las defensas imperiales. Como resultado, el Fantasma sufrió daños, siendo perseguido por un escuadrón de cazas TIE.

Poco después, Syndulla junto con Wren, quien insistió en saber más acerca de "Fulcrum", fue enviada a Fort Anaxes, un asteroide utilizado como base para el Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon, con el fin de recoger varias cajas de suministros para Tano. Ahsoka contactó con Syndulla mientras estaba en ruta e informó a Syndulla de que los suministros habían sido descargados y estaban listos para ser recogidos. Sabine, ansiosa por saber más sobre Ahsoka, sugirió a Tano que se esperase en Fort Anaxes para poder verla, lo que provocó que Tano preguntase si algo iba mal. Syndulla convenció a Tano de que Wren estaba allí para ayudar con la misión. No obstante, Wren siguió queriendo saber por qué las misiones de los rebeldes se estaban volviendo tan peligrosas, a lo que Syndulla respondió que no lo sabía. Una vez llegaron a Fort Anaxes, Ahsoka ya se había ido.

Algún tiempo después, los rebeldes rescataron a Tseebo, un disidente imperial rodiano que poseía información vital para el Imperio, incluyendo un plan de cinco años para todo el Borde Exterior. Después de huir de Lothal, el Espíritu se reunió con la nave de Ahsoka. Syndulla llevó a Tseebo ante Tano, para que analizara la información que contenía Tseebo.

En el 4 ABY, después de la captura de Kanan Jarrus, líder de la célula rebelde de Lothal, a manos del Imperio, Tano contactó con Syndulla y la disuadió para que no intentara rescatar a Jarrus. Después, recordó a Hera que Jarrus sabía a los riesgos que se exponía actuando contra el Imperio, y añadió que Bridger era demasiado importante para que su vida fuera arriesgada. Tano informó a Hera que sus actividades habían atraído la atención de los altos cargos del Imperio. Tano instó a Syndulla a pasar a la clandestinidad para evitar poner en peligro su misión. La tripulación ignoró la advertencia de Tano y puso en marcha una misión para rescatar a su líder cautivo.

Los rebeldes pronto descubrieron que Jarrus se encontraba en el Destructor Estelar personal del Gran MoffTarkin, en la órbita de Mustafar. La tripulación se dispuso a rescatarlo y tuvo éxito, pero se vio desbordada por las fuerzas imperiales. El droide de la tripulación, C1-10P, contactó con Ahsoka y pidió refuerzos. Tano y una flota de naves rebeldes llegaron a Mustafar y ayudaron a la tripulación del Espíritu a escapar; pilotando Ahsoka el Espíritu. Cuando los rebeldes estuvieron a salvo y lejos de Mustafar, Tano les reveló su identidad y les informó de que formaban parte de un movimiento rebelde mucho más amplio.

Percibiendo a Darth Vader

Más adelante, Tano participó en una reunión estratégica de la Red Rebelde. A media reunión, C1-10P apareció con un mensaje de la ministra de Lothal, Maketh Tua, que ante las amenazas de Wilhuff Tarkin y Darth Vader planeaba desertar del Imperio Galáctico. Mientras Ahsoka permanecía en silencio, muchos de los rebeldes se negaron a ayudar a Tua.

Cuando la ministra ofreció revelar a los rebeldes una lista de simpatizantes rebeldes en Lothal y otros planetas cercanos, así como la existencia de un proyecto imperial en Lothal solicitado por el propio Emperador Palpatine, Ezra Bridger se mostró a favor de socorrer a la ministra. A continuació, Ahsoka y Kanan Jarrus aceptaron también rescatar a Tua. Por último, el comandante Jun Sato apoyó el rescate, y los Rebeldes de Lothal se dirigieron a rescatar a Maketh Tua.

En Lothal, Maketh Tua fue asesinada por el Imperio, y los rebeldes fueron acusados de ser responsables de su muerte. Tras un enfrentamiento con Darth Vader, los Rebeldes de Lothal se reunieron con la flota en la cual estaba Ahsoka. Una vez reunidos con Ahsoka, apareció el caza TIE avanzado x1 de Darth Vader, que comenzó a atacar a la flota rebelde. El comandante Jun Sato envió al Escuadrón Fénix a enfrentarse con Vader.

Cuando el Escuadrón Fénix comenzó a ser aniquilado por Darth Vader, Hera Syndulla decidió unirse a la lucha a bordo del Espíritu. El resto de Rebeldes de Lothal la siguieron, y tras preguntar a Ezra si podía unirse a ellos en el combate, Ahsoka subió también a bordo del Espíritu. Allí se sentó en el puente junto a Kanan y Hera, mientras el resto de rebeldes ocupaban las torretas de la nave.

Soprendida por lo fuerte que era la Fuerza en Vader, Ahsoka pidió a Kanan que se uniera a ella en un intento de descubrir la identidad de Vader mediante la Fuerza. Mientras Ahsoka y Kanan meditaban, Ezra percibió que Vader era el Lord Sith con el cual se habían enfrentado en Lothal. Entonces, tanto Darth Vader como Ahsoka, se percataron mutuamente de su presencia. Cuando Vader expresó en voz alta el descubrimiento de que Ahsoka estaba viva, Tano, horrorizada por ser consciente de que Vader era su antiguo maestro, Anakin Skywalker, perdió el conocimiento.

Kanan vigiló a Ahsoka durante el resto del combate, y finalmente, los rebeldes lograron escapar de Vader y los Destructores Estelares que habían llegado al lugar para apoyarlo. Luego Ezra y Kanan se reunieron con Ahsoka, que una vez recuperada se había puesto a meditar, y le preguntaron si conocía la identidad de Darth Vader. Ahsoka negó conocer quién era Vader, pero aseguró que lo que si sabía era que el Lord Sith volvería a por ellos.

Reencuentro con Rex

Tras el Asedio de Lothal, Ahsoka se reunió con los Rebeldes de Lothal y Jun Sato. Durante la reunión, Ezra Bridger propuso encontrar una base para la Red Rebelde, con lo que Sato se mostró de acuerdo. Sin embargo, Hera Syndulla recalcó que los rebeldes no poseían ninguna ubicación en la cual establecer una base con ventajas tácticas para proteger a la flota. Kanan Jarrus sugirió centrarse en ayudar a los necesitados en lugar de centrarse en la base, y Hera respondió que serían incapaces de ayudar a nadie si no podían ayudarse a ellos mismos. A continuación deseó tener más aliados.

Entonces, Ahsoka afirmó que conocía a un gran líder experto en estrategia y en los Territorios del Borde Exterior que podría unirse a los rebeldes y ayudarles a encontrar una nueva base con sus conocimientos. Sato preguntó cómo podrían localizar a ese líder, el capitán clon CT-7567, apodado "Rex". Ahsoka contestó que perdió su ubicación hacía mucho tiempo, y que no había logrado jamás contactar con él. Sin embargo, también informó de que había algo que aún no había intentado para localizarlo.

Sabiendo que Rex había sido visto por última vez en el Sistema Seelos, Ahsoka encomendó a los rebeldes seguir la pista de Rex usando la cabeza de un droide táctico. Antes de que los rebeldes partieran en busca de Rex, sin saber aún su identidad, Ahsoka informó a los rebeldes tras una pregunta de Ezra de que no les iba a acompañar. Luego añadió que debía atender asuntos más importantes.

Cuando Kanan dedujo que Ahsoka iba a ir en busca de información sobre Darth Vader, Tano se limitó a responder que había preguntas que necesitaban respuestas. Finalmente, abandonó el Espíritu para que los rebeldes pudieran partir a Seelos en busca de Rex. Justo antes de abandonar la nave, Ahsoka insistió a Kanan en que confiara en su amigo, Rex, pasara lo que pasara. Kanan respondió que si tan solo pedía eso, no habría ningún problema.

Al llegar a Seelos, Kanan descubrió que el amigo de Ashoka era Rex, un capitán clon que iba acompañado de los clones Gregor y Wolffe. Por causa del papel de los clones durante la Orden 66, Kanan fue incapaz de cumplir la petición de Tano de confiar en Rex en todo momento, y mantuvo una actitud hostil hacia los clones. Tras un conflicto con el Imperio, Rex y los clones decidieron unirse a la Red Rebelde, por lo que subieron a bordo del Espíritu con la intención de reunirse con la flota de la Red. Cuando los Rebeldes de Lothal regresaron de su misión, Ahsoka se reencontró con Rex. Al verla, Rex saludó a Ahsoka y comentó amablemente que Ahsoka había crecido. Ahsoka, respondió que algún día tenía que ocurrir. A continuación, abrazó a Rex, quien correspondió a Tano con otro abrazo. Rex dijo a Ahsoka que se alegraba de que siguiera con vida, a lo que Ahsoka respondió que ella también se alegraba de ver a Rex aún con vida.

Rex contestó que no seguiría con vida si no fuera por los Rebeldes de Lothal, por lo que Ahsoka agradeció a los rebeldes su labor. Ahsoka también agradeció a Kanan por haber confiado finalmente en Rex, a lo que Kanan respondió que no había sido fácil, ni aún lo era. Por último, Ahsoka dijo que nada que realmente merezca la pena es fácil.

Niños de la fuerza

Durante los días siguientes a su reencuentro con Rex, Ahsoka se dedicó a investigar al Lord Sith Darth Vader, con la esperanza de recavar más información sobre él que le permitiera afirmar o descartar que Vader era en realidad su antiguo maestro, Anakin Skywalker. Para ello, Ahsoka se dirigió al planeta Mustafar, donde no encontró información relevante sobre Darth Vader, pero sí descubrió que los inquisidores planeaban secuestrar a bebés sensibles a la Fuerza.

Por eso, Ahsoka se reunió con Kanan Jarrus en Garel para informarle de sus descubrimientos. Tras contarle todo a Kanan, Ahsoka le pidió que fuera a ayudar a un bebé sensible a la Fuerza mientras ella se dirigía a otras coordenadas para ayudar a un segundo bebé. También pidió a Kanan que se llevara consigo a Garazeb Orrelios y a Ezra Bridger.

Kanan respondió a Ahsoka que no le haría falta informar a Bridger de su misión, puesto que el chico había estado escuchándolo todo tras una puerta. Entonces Kanan abrió la puerta de la sala en la que estaban él y Ahsoka, y tras ella apareció Ezra. Ahsoka sin embargo, no se enfadó por lo que acababa de ocurrir, y miró a Ezra con cierta diversión.

Después, Ahsoka entró en una nave situada sobre la órbita del planeta Chandel, donde los inquisidores habían secuestrado a un bebé anteriormente. Al entrar en la nave, Ahsoka examinó las marcas de sable láser que habían dejado los inquisidores en las paredes de la nave. A continuación, Ahsoka escuchó un llanto y se dirigió hacia su origen. Allí, encontró a Darja, una mujer herida por los inquisidores cuando había tratado de impedir que su nieta fuese secuestrada. Darja contó a Ahsoka que su nieta, Alora, había sido secuestrada, y Ahsoka, tras prometer rescatar a Alora, recomendó a Darja reposar.

Mientras tanto, en el planeta Takobo, Ezra, Kanan y Zeb se habían enfrentado a dos inquisidores, la Séptima Hermana y el Quinto Hermano. Cuando los tres rebeldes fueron derrotados por los inquisidores, y el bebé que habían rescatado, Pypey, iba a ser secuestrado, Ahsoka llegó al lugar. Entonces, Ahsoka entabló combate con los inquisidores mientras los rebeldes huían hacia el Fantasma, donde se encontraba Alora, que ya había sido rescatada por Zeb.

Durante el combate, Ahsoka tiró fácilmente al suelo al Quinto Hermano, dejándolo momentáneamente fuera de combate. Después, mientras peleaba con la Séptima Hermana, Ahsoka dijo a la inquisidora que sabía por qué quería secuestrar a los bebés. Con ironía, la Séptima Hermana preguntó a Ahsoka que quién no quería ser madre. Entonces, el Quinto Hermano volvió a la carga, y Ahsoka lo arrojó contra una columna, dejándolo inconsciente. Acto seguido, se centró en la Séptima Hermana.

Tras un breve tiempo peleando con la Séptima Hermana, Ahsoka propinó una patada a la inquisidora y optó por apagar sus espadas láser. Cuando la Séptima Hermana volvía a atacar, Ahsoka agarró el sable láser de la inquisidora, pillándola por sorpresa, y consiguió quitárselo de las manos. Después, Ahsoka usó la Fuerza para arrojar contra una pared a la Séptima Hermana. Entonces, encendió su sable de luz y lo apuntó hacia la Séptima Hermana, comunicándole que había sido derrotada.

La Séptima Hermana, se rió de Ahsoka cuando comenzaron a llegar soldados de asalto a la zona, y dijo a Ahsoka que al final parecía que la derrotada era ella. Usando la Fuerza, la Séptima Hermana encendió su sable láser y lo dirigió hacia Ahsoka, que saltó para esquivarlo. Entonces, el Quinto Hermano despertó y se unió a la Séptima Hermana para volver a atacar a Ahsoka. Antes de atacar, la Séptima Hermana dijo a Ahsoka que su captura complacería a Darth Vader. Ahsoka, vio por encima de ella al Fantasma encendido, listo para huir de Takobo.

Por eso, Ahsoka dijo a la Séptima Hermana que informara a Vader de que debería esperar más tiempo para tenerla ante él, y a continuación saltó a bordo del Fantasma justo cuando el Quinto Hermano la iba a atacar. A bordo del Fantasma, Ahsoka dijo que un Lord Sith ya había tratado de secuestrar niños sensibles a la Fuerza durante las Guerras Clon, pero que la Orden Jedi lo había impedido. Kanan lamentó que la Orden Jedi ya no estuviera para seguir protegiendo a niños sensibles a la Fuerza, y Ahsoka permaneció pensativa.

Descubriendo la identidad de Darth Vader

En el 3 ABY, Ahsoka se dirigió a una de las habitaciones del Espíritu y allí, usó el holocrón de Kanan Jarrus para observar varias grabaciones en las que aparecía su maestro, Anakin Skywalker, enseñando como emplear la Forma IV de combate. Mientras Ahsoka contemplaba las imágenes de su maestro, Ezra Bridger entró en la sala, y al ver la grabación de Anakin, dijo a Ahsoka que era fantástico.

Ahsoka respondió a Ezra que Anakin había sido su maestro. Al saberlo, Ezra dijo a Ahsoka que Kanan Jarrus le había dicho que Anakin fue el Caballero Jedi más poderoso que había tenido la Orden Jedi. Ahsoka contestó que Anakin había sido muy poderoso, y que raramente había perdido una batalla durante las Guerras Clon. También añadió que lo que más sorprendía a la gente de Anakin era su simpatía, así como su profunda preocupación hacia sus más allegados, a quienes trataba de ayudar hasta el final.

Cuando Ezra preguntó a Ahsoka si sabía qué había sido de Anakin, ella respondió que la última vez que lo vio fue poco antes de que partiera a rescatar al Canciller Palpatine, que había sido secuestrado por el GeneralGrievous. Poco después de eso, los Jedi fueron acusados de traición a la República y fueron ejecutados uno a uno, por lo que Ahsoka no pudo saber nada sobre qué le había ocurrido a Anakin.

De pronto, Kanan irrumpió en la sala y preguntó a Ahsoka qué hacer con los inquisidores y con Darth Vader, puesto que apenas eran capaces de defender a los rebeldes de ellos. Ahsoka contestó que cuando ella y Anakin se encontraban en esas situaciones, lo que hacían era pedir consejo a Yoda o a Obi-Wan Kenobi. Recordando que Yoda había contactado con él en el Templo Jedi de Lothal, Kanan sugirió ir allí a tratar de comunicarse con Yoda.

Ahsoka estuvo de acuerdo y subió a bordo del Fantasma junto a Ezra y Kanan para dirigirse al planeta Lothal. Al llegar delante del Templo Jedi de Lothal, Ezra sugirió que Ahsoka y Kanan usaran la Fuerza para poder acceder al Templo. Sin embargo, Ahsoka consideró que lo mejor era que Ezra y Kanan fuesen quienes utilizasen la Fuerza para poder entrar en el Templo, puesto que ella ya no era una Jedi desde que eligió abandonar la Orden Jedi tiempo atrás.

Finalmente, Ezra y Kanan usaron la Fuerza y así Ahsoka pudo entrar en el templo junto a sus dos compañeros. Dentro del Templo, Ahsoka, Kanan y Ezra se pusieron a meditar. De repente, Kanan vio una puerta que tanto Ahsoka como Ezra eran incapaces de ver. Kanan pasó a través de la puerta, y desapareció ante los ojos de Ahsoka. Entonces, Ezra explicó a Ahsoka cómo Kanan le había descrito el aspecto de Yoda.

Ahsoka concordó con la descripción de Kanan sobre Yoda, y añadió que el Gran Maestro Jedi siempre había sido muy alegre cuando ella era joven. Sin embargo, Ahsoka dijo que desde que empezaron las Guerras Clon, Yoda fue volviéndose más serio, como si supiese que una era estaba llegando a su fin para dar paso a otra nueva. Mientras Ahsoka decía eso, Ezra también desapareció ante sus ojos. A pesar de eso, Ahsoka siguió meditando sin moverse de donde estaba.

Durante su meditación, apareció detrás de ella una visión de Anakin Skywalker. Anakin, preguntó a Ahsoka por qué abandonó la Orden Jedi. Entonces, recriminó a su padawan que lo hubiera abandonado cuando más la necesitaba. Ahsoka replicó que hizo su elección y no podía permanecer en la Orden Jedi. Anakin dijo a Ahsoka que fue egoísta, lo cual Ahsoka negó. Por último, la visión de Anakin gritó a Ahsoka que lo había fallado y abandonado. Finalmente, la visión de Anakin preguntó a Ahsoka si sabía en qué se había convertido él.

Entonces, la visión de Anakin se transformó en Darth Vader. Horrorizada, y consciente de que su maestro se había convertido en el Lord Sith Darth Vader, Ahsoka comenzó a llorar. Su llanto pronto acabó en un grito de desesperación por lo que acababa de descubrir. Nerviosa por el ruido de la respiración de Vader proveniente de su visión, Ahsoka encendió su espada láser y se giró dispuesta a atacar a la visión de Vader. Sin embargo, al girarse, su visión ya se había esfumado. A continuación, Ahsoka se dejó caer al suelo impactada por el destino de Anakin.

Pasado un rato, el Quinto Hermano y la Séptima Hermana atacaron el Templo Jedi de Lothal, que comenzó a temblar. Entonces se abrió una puerta ante Ahsoka, que decidió correr por el pasillo que había tras ella. Tras correr durante un rato, Ahsoka se encontró con Kanan y Ezra. Justo antes de salir del Templo Jedi, Ahsoka vio al Maestro Jedi Yoda, que desde Dagobah había conseguido poder ser visto físicamente por aquellos que él quisiera y que estuvieran en el Templo Jedi. Contento por ver a Ahsoka viva, Yoda la saludó desde la distancia. Contenta de ver a Yoda aunque conmocionada por lo que acababa de descubrir, Ahsoka también saludó a Yoda.

Al salir del Templo Jedi, Ahsoka, Kanan y Ezra fueron recogidos por C1-10P a bordo del Fantasma. Allí, Ezra explicó que había hablado con el Maestro Yoda en el Templo Jedi de Lothal. Cuando Ahsoka y Kanan le preguntaron qué le había dicho Yoda, Ezra respondió que el anciano le había encargado encontrar a Malachor. Ahsoka aclaró a Ezra que Malachor no era una persona, sino que era el nombre de un planeta.

Búsqueda en Malachor

Después de que los rebeldes hubieran establecido una base en Atollon, Ahsoka acudió al planeta para reunirse con Kanan Jarrus y Ezra Bridger e irse a continuación al planeta Malachor. En Atollon, Ahsoka se encontró en primer lugar con Ezra, quien le dijo que unos kryknas casi les impedían establecer la base. Cuando Ezra explicó a Ahsoka que no conseguía conectar mediante la Fuerza con los kryknas, Ahsoka le contestó que en su experiencia, cuando uno cree que comprende la Fuerza, pronto se da cuenta de que a penas sabe nada sobre ella. Acto seguido, ambos se fueron a reunir con Kanan.

Más tarde, cuando Ahsoka, Rex y Kanan estaban a bordo del Fantasma rumbo a Malachor, Rex contactó vía holograma con Ahsoka. Rex, preguntó a Ahsoka si estaba segura sobre su decisión de ir a Malachor sola, y se ofreció a acompañarla si ella así lo deseaba. Ahsoka recordó a Rex que iba acompañada de Kanan y Ezra, y le dijo que estaba segura de lo que hacía. Rex respondió que si hubiera querido, podría haberla ordenado que le permitiera acompañarla a Malachor. Ahsoka, amistosamente, dijo a Rex que él ya no la superaba en rango.

Repitiendo las palabras que había dicho a Ahsoka cuando la conoció en Christophsis, Rex contestó que en su opinión, la experiencia estaba por encima de todo. Ahsoka zanjó la cuestión afirmando mientras sonreía que ella también tenía ya más experiencia que Rex. Rex sonrió brevemente a Ahsoka y se despidió de ella deseando que la Fuerza la acompañara. Al acercarse a Malachor, Ahsoka y Kanan contaron a Ezra que Malachor tenía una mala reputación entre los Jedi, por causa de diversas leyendas. Ahsoka afirmó que siempre había algo de verdad en las leyendas y que en Malachor iban a encontrar conocimiento.

Sobre la superficie de Malachor, Ahsoka, Ezra y Kanan encontraron una roca con inscripciones escritas en una antigua lengua. Mientras Ahsoka intentaba leer las inscripciones, Ezra tocó la roca a pesar de que Ahsoka intentó frenarlo, de modo que se abrió un agujero a los pies del trío y todos cayeron hasta el subsuelo de Malachor. Allí, vieron que bajo el planeta había un Templo Sith. De camino al Templo Sith, Ahsoka y los demás comenzaron a ver cadáveres petrificados de un gran número de gente, así como un elevado número de sables de luz arcaicos.

Ahsoka dijo que muchos años atrás, una batalla había tenido lugar en Malachor entre Jedi y Sith. Ezra preguntó si eran los Jedi quienes habían ganado, y Ahsoka respondió que por lo que ella sabía, nadie ganó la batalla. De repente, la conversación de Ezra y Ahsoka fue interrumpida por la aparición de un inquisidor, el Octavo Hermano. Por culpa del Octavo Hermano, Ezra cayó a un nivel todavía más inferior al del subsuelo. Ahsoka y Kanan acordaron con Ezra reunirse de nuevo en la entrada del Templo Sith, y entonces, Ahsoka persiguió al Octavo Hermano con la ayuda de Kanan.

Finalmente, con la colaboración de C1-10P, Ahsoka y Kanan lograron arrestar al Octavo Hermano. Al preguntar al Octavo Hermano cuántos inquisidores había, éste se limitó a responder que suficientes para destruir a los Jedi. Kanan le preguntó qué hacía en Malachor, y el Octavo Hermano contestó que estaba cazando. Consciente de que el Octavo Hermano no sabía que ellos iban a venir hasta Malachor, Ahsoka le preguntó a quién había acudido a cazar. El inquisidor, resolvió la duda de Ahsoka diciéndole que estaba cazando a una sombra.

A continuación, Ahsoka y Kanan vieron que una parte de la cúpula del Templo Sith se estaba abriendo, por lo que pensaron que Ezra ya había llegado hasta allí. Aprovechando que Ahsoka y Kanan estaban distraídos, el Octavo Hermano logró enviar una señal pidiendo refuerzos imperiales. Al llegar a la entrada del templo, entraron en escena el Quinto Hermano y la Séptima Hermana, que habían sido avisados por el Octavo Hermano. La Séptima Hermana rompió las ataduras del Octavo Hermano y Ahsoka y Kanan tuvieron que prepararse para enfrentarse a los tres inquisidores.

A media lucha, salieron del interior del Templo Sith Ezra y Darth Maul, que resultó ser el individuo a quien el Octavo Hermano había venido a cazar. Kanan advirtió a Ezra de la peligrosidad de Maul, y Ahsoka permaneció callada. Entonces, Maul decidió ayudar a los Jedi y se enfrentó a los inquisidores junto a Ahsoka y Kanan. Finalmente, Ahsoka y los demás lograron ahuyentar a los inquisidores. Al acabar la lucha, Ahsoka preguntó a Maul a qué estaba jugando. Él respondió que ellos eran el enemigo de su enemigo, y como tenía sus propios motivos para desear la caída del Imperio, había decidido ayudarles.

Ezra confirmó las palabras de Maul mostrando el holocrón sith que el Zabrak le había ayudado a coger. Ahsoka informó a Ezra de que un holocrón sith sólo podía ser abierto por un sith, por lo que su información no estaba a su alcance. Maul sugirió que introdujeran el holocrón en una máquina situada en lo alto del templo, que les permitiría obtener su información a pesar de que no fuesen sith. Aunque Ahsoka y los demás confiaron en Maul, lo que el zabrak pretendía en realidad era que los Jedi metiesen el holocrón en la máquina para activar un arma de poder devastador.

Para llegar a lo alto del Templo, había dos ascensores para dos personas cada uno. Maul intentó subir en un ascensor con Ezra, pero Kanan se lo impidió, y Maul tuvo que subir en el otro ascensor con Ahsoka. Al salir del ascensor, Maul y Ahsoka vieron al Octavo Hermano atacando a Ezra y a Kanan. Ahsoka corrió a asistir a Kanan, que había caído al suelo, y Maul corrió a enfrentarse al inquisidor y logró espantarlo. Al encontrar nuevamente dos ascensores para dos personas cada uno, Maul subió esta vez con Ezra en el ascensor. Ahsoka y Kanan tuvieron que dirigirse a otro ascensor situado lejos de Maul y Ezra.

Al salir de nuevo del ascensor, Ahsoka y Kanan fueron emboscados por el Quinto Hermano y el Octavo Hermano. Mientras Ahsoka peleaba contra el Quinto Hermano y Kanan contra el Octavo Hermano, Ezra siguió subiendo por el templo para llegar hasta la máquina que había en su cúspide. Maul sin embargo, se dirigió a ayudar a Ahsoka y Kanan. Entonces, asesinó al Quinto Hermano, y junto a Ahsoka y Kanan, dañó la espada láser del Octavo Hermano. Acobardado, el Octavo Hermano decidió huir saltando por un acantilado, y usando su sable de luz como un helicóptero para no caer al vacío. No obstante, como su sable estaba dañado, éste explotó mientras el Octavo Hermano volaba por el acantilado, de modo que el inquisidor cayó al vacío.

De pronto, Maul atacó a Kanan, de modo que el golpe del sable de luz de Maul le dio de lleno en los ojos. Con Kanan ciego, Ahsoka se interpuso entre él y Maul, dispuesta a pelear contra él. Maul afirmó que Ezra se iba a convertir en su aprendiz, y que en cuanto accionase sin saberlo el arma de la cúspide del Templo Sith, iba a poder vengarse de todos sus enemigos, tanto Sith como Jedi. Acto seguido, Ahsoka y Maul se enzarzaron en una feroz lucha. En un momento dado, Ahsoka saltó fuera del alcance de Maul, y éste la preguntó si estaba huyendo.

Ahsoka se limitó a contestarle que si quería venir a por ella, primero debía vencer a Kanan, que se había recuperado de su aturdimiento, y a pesar de su ceguera estaba dispuesto a atacar a Maul. Siguiendo instrucciones de Kanan, Ahsoka le dejó solo peleando con Maul, y ella se dirigió hacia la posición de Ezra para tratar de ayudarle.

Lucha con Darth Vader

Al llegar a la cúspide del Templo Sith, Ahsoka se encontró con Darth Vader, que acababa de desarmar a Ezra Bridger y se disponía a matarle. Justo antes de intentar asestar un golpe final sobre Ezra, Vader le dijo que tal vez se había equivocado al decirle que iba a morir más valerosamente que muchas otras personas que se habían enfrentado a él. Antes de que Vader atacara, Ahsoka gritó a Vader, su antiguo maestro, para alertarle de su presencia y le dijo que no sería la primera vez que estaba equivocado.

Vader se giró e ignoró a Ezra, mirando fijamente a Ahsoka. Entonces le dijo que estaban predestinados a encontrarse en Malachor, y celebró irónicamente que su tan esperado reencuentro se hubiera producido al fin. Ahsoka contestó sarcástica que ella se alegraba de haberle proporcionado algo de lo que él esperaba. Vader trató de persuadir a Ahsoka y le dijo que no había necesidad de que fuesen adversarios, puesto que el Emperador se mostraría misericordioso con ella si proporcionaba información sobre Jedi supervivientes a la Orden 66.

Molesta, Ahsoka respondió que ya no quedaban Jedi, puesto que Vader y sus inquisidores habían tenido éxito en eliminarlos. Vader decidió entonces que Ezra le podría proporcionar toda la información que Ahsoka se negaba a darle. Ahsoka explicó a Vader que había estado empezando a saber quién era aquél que se ocultaba tras la máscara de Vader, pero que era imposible que Vader fuese quien ella sospechaba. Ahsoka, afirmó que Anakin Skywalker jamás podría haber sido tan cruel como lo era Vader.

Vader contestó que Anakin Skywalker había sido débil, por lo que le había destruido. Profundamente triste por oír las palabras de Vader, Ahsoka decidió que iba a vengar la "muerte" de su maestro. Vader replicó que la venganza no era el camino Jedi, y Ahsoka se limitó a murmurar que ella ya no era una Jedi. Entonces, Ahsoka encendió sus sables de luz y se abalanzó sobre Vader. Así, comenzó una larga confrontación entre quien había sido como un hermano para Ahsoka, y la propia Ahsoka.

Mientras Ahsoka y Vader peleaban, Ezra y Kanan Jarrus, que llegó poco después a la cúspide, lograron obtener el holocrón sith que habían colocado en la máquina, de modo que ésta se desactivó y el Templo Sith comenzó a desmoronarse. A media pelea, Vader tiró a Ahsoka mediante la Fuerza, y aprovechó que su antigua Padawan estaba lejos para tratar de recuperar el holocrón sith que tenía Ezra. Ahsoka, sin pensarlo dos veces, aprovechó que Vader estaba ocupado intentando recuperar el holocrón y corrió hasta él.

Al alcanzar a Vader, Ahsoka logró golpear su máscara y tirarle al suelo. Cuando Vader se reincorporó, Ahsoka vio la mitad de la cara desfigurada de Vader, que antes había estado cubierta por la máscara. Con los ojos rojos e inmerso en el poder del lado oscuro, Vader musitó el nombre de Ahsoka. Ahsoka, mirando fijamente la cara de Vader, pudo ver lo que había sido el rostro de Anakin en él. Entonces, mientras Ezra y Kanan volvían al Fantasma, Ahsoka decidió permanecer con Vader.

Ahsoka, gritó a Vader que esta vez no lo iba a abandonar, tal como había hecho años atrás cundo dejó la Orden Jedi. Vader, impasible, afirmó que entonces Ahsoka moriría, y encendió su sable de luz de nuevo. Ezra trató de correr hacia Ahsoka, pero ella lo alejó mediante la Fuerza y prosiguió su lucha con Vader mientras Kanan y Ezra abandonaban Malachor. Poco tiempo después, el Templo Sith explotó.

Vader salió de los restos del templo cojeando y herido, con su máscara rota. Por otra parte, Ahsoka fue vista descendiendo lentamente por unas escaleras de los restos del Templo Sith, con los brazos cruzados. No obstante, Kanan y Ezra regresaron a la base de la Red Rebelde e informaron de que Ahsoka había muerto, aunque realmente no habían llegado a ver cuál había sido su destino. Al oír la noticia, el capitán Rex, quien había mantenido con Ahsoka una gran amistad durante años, quedó devastado

Después de Malachor

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar